Connect with us

Opinión

Ha llegado, once de noviembre, el San Martín

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Se puede caer más bajo – hasta lo ridículo, que lo raya- pero no más alto se puede decir por quién es el pueblo soberano, el que manda y del que emanan los mandatos y los cuartos que se pretenden malbaratar. Resistirse es morir del todo y cargarse el partido de los cien años de honradez. ¿Honrraqué?

Es tiempo de matanza, de morcillas, de adobos y de picadillos y eso lo entiende la ruralidad, e incluso el Tato, el remiso. No es tiempo de sorteos, ni de aprovechamientos comunales en plan finquita. ¿Se lo tendrán que decir en Europa, en Bilderberg, o en Asia, o simplemente en Ferraz?

Loading...

Lo ha intentado todo, sin dejarse las escurriduras, ni las raspaduras, con una cohorte de puta pena. No le queda a quién desenterrar, al jodío. Ha quedado como un cochero por hacerse fotos y selfis, y encima copiando y plagiando, profanando, desvergonzado, sin ambages, sin dignidad, ni nada que no sea farfolla y puñetera farsa de peseta. ¿Reina por un día? ¿A qué precio? ¿No hay nadie en el PSOE?

¿Qué coño le queda al andoba? ¡Capri, c’est fini, caradura!

¡No hay cama pa’ tanta gente! Como diría Celia Cruz, con Tito Puente, Willy Rosario y su orquesta.

¡Azúcar!

¡Pa afuera, pa la calle!
¡Se llenan las manos de lechón!
Después se limpian con la cortina.
Y por eso, tírenlo pa’ abajo,
que son un peligro arriba.
¡Qué esa trulla (¡Eh!) es peligrosa (¡Eh!)
¡Afuera, pa’ la calle!
Tírenlo pa’ abajo
Que son un peligro arriba,
Oye, antes de que pueda.
Oye, son una amenaza.

¿Quieren más combo?


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

El Coronel Díaz Casal, uno de los firmantes de la carta al Rey, asegura que el JEMAD dimitido, Miguel Ángel Villarroya… está inhabilitado «para dar lecciones de ética o de moral»

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

Díaz Casal considera que la crítica del Jefe de Estado Mayor de la Defensa saliente a la carta remitida por un grupo de militares retirados a Felipe VI sobre la situación actual de España resultaba injuriosa.

Reproducimos el artículo remitido por el coronel de Infantería, Efrén Díaz Casal, acerca del JEMAD destituido, Miguel Ángel Villarroya. Díaz Casal considera que la crítica del Jefe de Estado Mayor de la Defensa saliente a la carta remitida por un grupo de militares retirados a Felipe VI sobre la situación actual de España resultaba injuriosa.

Entre las injuriosas declaraciones contra los militares retirados firmantes de las cartas al Rey, que desde nuestro amor a España y sin vulnerar ningún precepto legal hemos intentado alertar a la sociedad española para que rescate a la Patria de su actual postración institucional, política, económica y sanitaria, figuran las del ya exjefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), General del Aire Miguel Angel Villarroya Vilalta que, en un servil ejercicio de obediencia mal entendida, ha compartido opiniones políticas incompatibles con su profesión y cargo.

En un irresponsable ejercicio de locuacidad digno de mejor causa, el personaje en cuestión ha arremetido solamente contra los militares retirados firmantes de las cartas al Rey sobre los que no le corresponde autoridad alguna, respetando a los firmantes civiles en clara discriminación contra los primeros indicadora de un rencor tan improcedente como incomprensible.

Loading...

Con un inconfundible y egoísta espíritu de conservación, el sujeto de marras se ha vacunado contra la Covid-19, amparado en un protocolo al margen del aprobado por el Ministerio de Sanidad, sin informar previamente a la Ministra de Defensa que se ha enterado del asunto por los medios de comunicación, al tiempo que se ha suspendido la vacunación en el Hospital Central de la Defensa “Gómez Ulla” por falta de vacunas, concitando con ello el malestar y la repulsa de colectivos políticos, civiles y militares.

La actuación de este elemento constituye una afrenta a los imperativos éticos y de conducta proclamados por las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas, como su disposición permanente para defender a España, incluso con la entrega de la vida cuando fuera necesario, primer y más fundamental deber de todo militar del que existen numerosos ejemplos, su constante deseo de ser empleado en las ocasiones de mayor riesgo y fatiga, el respeto a las personas y al bien común, la preocupación constante velar por la protección y seguridad del personal a sus órdenes, o el trato al militar retirado con el respeto y consideración que merecen su dedicación y servicios prestados, guardando las muestras de compañerismo y cortesía pertinentes…

En el improbable caso de que en la hoja de servicios de este individuo, figure su valor como “acreditado”, como en el más probable de “se le supone”, parece que las circunstancias de su vacunación aconsejan el oportuno cambio de calificación en consonancia con su actuación al respecto.

La carencia de representatividad del colectivo castrense que el interfecto nos atribuye es totalmente extemporánea puesto que nunca la hemos invocado, agregando que dañamos la imagen de las Fuerzas Armadas y confundimos a la opinión pública, sin expresar motivos, circunstancias y detalles de tales acciones, es decir que acusa por el mero hecho de acusar: cualquier abogado que actúe de la misma forma es preferible que se dedique a otra cosa antes que morir de hambre ejerciendo la abogacía.

Esta sabandija declara igualmente que, las nuestras, son opiniones de ciudadanos particulares, por otra parte con todo derecho a expresar lo que consideremos oportuno: es evidente que su incomprensible berrinche le ha provocado un cruce de cables que le ha impedido expresarse coherentemente, ya que si somos ciudadanos particulares con todo derecho a expresar lo que consideremos oportuno, su agresiva actitud hacia nosotros carece de toda lógica.

Este gratuito fiscal de causas perdidas menciona asimismo la Constitución como “la norma que los militares hemos jurado o prometido defender, que inspira todas las actuaciones y exige el compromiso de neutralidad política de las Fuerzas Armadas”, es decir que nos asigna el papel de militares en situación de actividad o reserva sujetos por tanto a la limitación de derechos civiles, falsa afirmación huérfana del propio ejemplo que demanda consiguientemente una buena dosis de seriedad y coherencia.

El colofón de tamaños desatinos lo pone el B.O.E de hoy, miércoles 27/01/2021, con la publicación del cese de este renegado previa solicitud del mismo a la ministra de Defensa que lo ha aceptado de inmediato, apoyado en “preservar la imagen de las Fuerzas Armadas y en su honesta actuación dominada por el espíritu de servicio y amor a España”, asegurando que “siempre se ha esforzado en servir de ejemplo a sus subordinados y en hacer lo correcto”, lo que revela una conciencia elástica que estira y encoge a su conveniencia, a la par que unos hechos que, desmintiendo sus afirmaciones, le inhabilitan para dar lecciones de moral y ética y acreditan más como representante de los ejércitos enemigos que de los españoles.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

La cobardía de los católicos españoles alimenta la creciente cristofobia de la izquierda

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos

La historia se repite. La Cruz de los Llanitos de la localidad andaluza de Aguilar de la Frontera, provincia de Córdoba, derribada por orden del Ayuntamiento gobernado por Izquierda Unida, fue arrojada a un vertedero de escombros de obra. Me pregunto si la jueza que ordenó mi detención por «ofender» a los señores yihadistas habrá notado un posible delito de odio por parte de la alcaldesa.

A muchos les ha indignado el suceso. A mí me ha indignado mucho más la cobardía de los católicos españoles. Ni uno sólo tuvo el valor de encadenarse a la cruz para evitar su derribo. Algunas organizaciones recogen firmas contra el derribo, como si tal cosa fuese a ablandar el odio de la izquierda hacia los símbolos cristianos. A veces me pregunto si estas entidades supuestamente católicas, lo que en el fondo persiguen es lo mismo que hace Vox en el terreno político: contener la rabia de los católicos con campañas inofensivas, para que nunca rebase las esclusas del sistema y pueda convertirse en desbordante riada que arrase con todo a su paso. Es decir, tontos y tontas útiles del sistema con la mascarada de la defensa del Cristianismo.

Loading...

La Iglesia, entre tanto, nos impele a poner la otra mejilla. Y lo hace en nombre de Aquel que echó del templo a los mercaderes que profanaban la casa del Padre. No estaría de más que los católicos nos preguntáramos si el declive que sufre nuestra fe no tendrá que ver con la pérdida de la auténtica moral guerrera, heroica, noble y fiel del cristianismo y no la de ahora que es débil, amanerada, hipócrita y cobarde, a imagen y semejanza del pueblo español.

La clave no está en modernizar el cristianismo, sino todo lo contrario, en volver a buscar otra vez las raíces de lo que nos hizo grandes. En lo antiguo está lo genuino, lo puro. Actualmente la palabra modernidad está asociada a los degenerados; y la élite lo sabe. Por eso los católicos han sucumbido al pozo negro de mentiras, egoísmo, materialismo, falta de fe y aberraciones contra la naturaleza, que es lo más sabio y bello que hizo Dios en este mundo.

Los medios informativos, por su parte, han pasado a la fase de intoxicación con un descaro que incluso a nosotros nos sorprende. Muchos de ellos hasta han calificado el acto blasfemo de ayer como un gesto reivindicativo contra «los muertos de la dictadura». Los medios han sido una pieza esencial en la creación de una sociedad acabada, histérica, irracional, hortera, inculta e intrascendente como la nuestra.

España se ha mantenido hasta hace pocos años como bastión solitario del Catolicismo en Europa, y ha caído en una situación alarmante. Es difícil que los fieles puedan sostenerse en la batalla cuando sus propios pastores arrojan dudas sobre la doctrina perenne de la Iglesia. Cuando durante tantos años, dentro de la propia Iglesia, se ha estado alimentando el relativismo ante el Mal y el rendicionismo frente a otras creencias, termina siendo lógico que decenas de católicos reaccionasen con la cobardía que ya es habitual ante incidentes similares.

Es esta cobardía la que me aleja más cada día del rebaño católico lanar y del amilanamiento ante los lobos de la mayoría de los pastores.


Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

La Cruz de Aguilar de la Frontera (Córdoba). Por el General de División Juan Chicharro

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

En junio del año 2018 escribí un artículo titulado “ la Cruz” . Los sucesos acaecidos ayer en Aguilar de la Frontera me han llevado a releer el citado artículo. Hoy, reedito aquellas líneas sin más modificación que la relacionada con este último ultraje.

LA CRUZ

 Hace 17 años la milicia ultraortodoxa islámica afgana talibán destruyó dos colosales esculturas de Buda esculpidas en roca, entre los siglos III y IV, en la provincia central de Bamiyán. Una barbaridad desde todos los puntos de vista.

Loading...

En occidente contemplamos entonces aquella “proeza” con el mismo  estupor con el que observábamos, también, sus crueles asesinatos y torturas  a quienes no profesaban sus ideas radicales. La verdad es que no sé porque aquí nos extrañamos tanto pues en España hace 80 años sucedió algo parecido cuando la caza de religiosos y seglares católicos fue el deporte preferido de comunistas, socialistas y anarquistas  en la España roja. Miles de españoles, seglares y religiosos fueron simplemente asesinados por sus creencias.

Han pasado 17 años de aquella salvajada de los talibanes y, hoy,  asisto atónito, y con gran dolor,  a un continuo espectáculo en el que estamos viendo como una tras otra se derriban cruces en los pueblos de España. Son, o mejor dicho eran, cruces en las que figuran o figuraban los nombres de hombres y mujeres asesinados en la contienda civil española de hace 80 años. Y en muchos casos, todo hay que decirlo, la tropelía la  propician descendientes de quienes les asesinaron. En los pequeños pueblos se sabe todo. Las cruces se derriban con un odio desatado cuando no inexplicable; y además al amparo de una Ley de Memoria Histórica en la que por cierto no se dice nada de derribar o destruir cruces. La citada Ley sólo habla de la retirada de insignias, placas, escudos y otros objetos que ensalcen la sublevación militar de 1936. ¿ Desde cuando los nombres de unas personas asesinadas y una Cruz ensalzan sublevación alguna ? Curiosa manera la de algunos jueces de interpretar las leyes.

Lo vimos en el pueblo castellonense de Vall d,Uxo, en Callosa de Segura y ayer en Aguilar de la Frontera. Da igual el hecho de que incluso se hayan retirados los nombres de los asesinados. Sí, da igual. Lo que de verdad pretenden es ir directamente contra la Cruz, símbolo cristiano por excelencia. La Cruz es el símbolo del misterio cristiano redentor, pues en la Cruz quiso libremente morir Jesús.

Observar como una máquina  tritura con saña una Cruz o como se descuelga otra como si fuera un ahorcado produce esperpento y sorpresa, hecho llevado a cabo, además, ante el regocijo de unos miserables que aplaudían entusiasmados la gloriosa acción ; protegidos además por Fuerzas de seguridad del Estado. Me pregunto que sentirían estos guardias y policías que supuestamente rezan a la Virgen del Pilar o al Sto Angel Custodio protegiendo a estos miserables mientras se profana lo más sagrado de la religión cristiana ante sus narices.

La situación desde luego es esperpéntica.

Nos encontramos ante unos hechos de destrucción que constituyen otros tantos gestos de autoafirmación, en los que previamente se ha proyectado sobre el ‘otro’ todas las frustraciones sociales, económicas e individuales. Tocamos así el fondo del integrismo marxista. Hechos que no son otra cosa que la obra de regímenes que, como en este caso, compensan con la vocación punitiva su propia debilidad política. La violencia desplegada frente al credo cristiano, o contra el adversario interior, es vista como un recurso imprescindible para alcanzar la vocación hegemónica de la teoría marxista  que es la que está detrás de todos estos actos. Algo nada difícil de alcanzar en una España desestructurada moralmente que asiste impávida ante estas barbaridades como si la cosa no fuera con ella. Aquí cabe preguntarse donde está la opinión de la propia Iglesia católica española representada por la propia Conferencia Episcopal, que calla, o la de una parte de la propia jerarquía eclesiástica, que se cuelga lazos amarillos, pero que ante la destrucción de las cruces mira para otra lado. Va a ser verdad lo que le oí decir recientemente a Elvira Roca Barea de que la Iglesia católica española está en proceso de autodestrucción.

Y cuando hablo de talibanes hispánicos – es lo que son – el lector podría pensar que me refiero a grupos radicales minoritarios, más no es esa la realidad, toda vez que el partido impulsor de estos desmanes no es otro que el PSOE,  propiciador de la LMH en el 2007, y hoy con su proyecto de ley de Memoria Democrática ahondando  en su ataque directo contra las cruces ante la que se acogen por su simbolismo quienes cayeron en su día por Dios y por España.  Si no lo ven así, lean lo que exponen : “La Iglesia Católica será requerida para la retirada de simbología de exaltación de la Guerra Civil Española en templos y cementerios, cruces de los caídos, o cualquier otro lugar de propiedad eclesiástica. En el caso de que la Iglesia no cumpliera el requerimiento que se le haga en el plazo de seis meses desde su notificación será obligación del Ayuntamiento la retirada de dicha simbología, a costa de aquélla”.

¿Cabe mayor odio o sectarismo totalitario?

Y si hablamos de cruces, en el fondo nos encontramos con la monumental Cruz que domina el valle de Cuelgamuros y que es objetivo final de toda esta tropelía porque, ¿qué diferencia a esta en su simbolismo de las más humildes de Callosa, de Agular de la Frontera o de Vall d,Uxo? Nada. Ambas son la expresión máxima del amor fraterno. Diferentes tamaños pero en el fondo es lo mismo. Y bien lo sabemos si leemos a Carrillo, Anasagasti, Rufián , Sinde y un  sinfín más de abyectos personajes llenos de odio y sectarismo cuando han dicho claro que era necesario dinamitar el Valle.

La España que se forjó en la lucha contra el Islam y que conquistó y colonizó un nuevo mundo con la Cruz en una mano se encuentra enferma y a merced de doctrinas totalitarias que dominan los medios y se ha adueñado de la calle.

Sí, una calle dominada por talibanes salvajes que es lo que son y punto.

¿ Habrá alguien en España que empiece a darse cuenta de la ofensiva marxista en todo su esplendor que pretende destrozar las esencias de nuestra Patria?

¿ Habrá alguien en España que empiece a darse cuenta de que nos encontramos ante una ofensiva contra nuestra libertad de pensamiento y creencias cuando vemos derribarse cruces con la saña con que lo vemos?

Me temo con pesar que pocos son los que ven este peligro y simplemente sucede que como dicen los jóvenes en su argot particular: una gran mayoría de la sociedad española pasa de todo. Simplemente les da igual .


Comparta este artículo.
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos
Continue Reading

Opinión

Ante la amenaza a la libertad. Por Santiago ABASCAL, Presidente de VOX

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 34
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    36
    Compartidos

 

En las últimas semanas se ha puesto de manifiesto lo que venimos denunciando de manera reiterada en la tribuna del Congreso de los Diputados, en el Parlamento Europeo y en todos aquellos espacios públicos en los que hemos tenido oportunidad. Aún así, nos ha sorprendido la prepotencia e impunidad con la que las grandes corporaciones tecnológicas han censurado al presidente de Estados Unidos. Han llegado a eliminar un vídeo en el que Donald Trump condenaba la violencia y hacía un llamamiento a la paz y a la convivencia. Este hecho supone una grave vulneración de la libertad de expresión, un ataque inaudito a los derechos fundamentales y al concepto de libertad de las democracias occidentales.

Loading...

No podemos permitir que las corporaciones se crean que están por encima de nuestra soberanía o de nuestra legislación

Si el presidente de la primera potencia del mundo es censurado por Twitter, Facebook, Amazon, YouTube, Google o Apple, ¿qué no le harán a un español de a pie o a cualquier ciudadano de otra nación? La situación es tan grave, que incluso Angela Merkel, que no ha simpatizado nunca con Trump, transmitió su preocupación por un acto que atenta contra la propia soberanía de las naciones. Pero no ha sido la única. También ha sido críticos con la red social Thierry Breton, comisario europeo de Mercado Interior, y Bruno Le Maire, ministro de Economía de la República Francesa, quien ha llegado a afirmar que la regulación de las corporaciones digitales “no puede ser realizada por la propia oligarquía digital”.

Y no le falta razón a ninguno en sus denuncias, porque lo que está en juego trasciende los colores políticos o las ideologías. No podemos permitir que las corporaciones se crean que están por encima de nuestra soberanía o de nuestra legislación. Menos aún que actúen como empresas editoras, porque no lo son ni querrían nunca regirse por la fiscalidad que padecen las editoras. Porque sobre este tema, la fiscalidad de este tipo de multinacionales, habrá que hablar en profundidad en otro momento. Su principal capital son los datos de sus usuarios, de la información que obtienen de ellos y con la que comercian. Deben entender que esos usuarios son ciudadanos con derechos y libertades, y que tienen gobiernos que tienen la obligación de defender esos derechos y esas libertades. Debemos afrontar sin demora la protección de la soberanía personal de los datos y de la soberanía nacional de los datos. Los gobiernos y los organismos internacionales democráticos tienen el deber ineludible de velar por los derechos fundamentales de las personas. Y entre ellas la libertad de expresión.

Esta censura es (…) más escandalosa cuando se permiten las directrices y soflamas de tiranos y partidos totalitarios condenados

Debemos, por tanto, exigir a las grandes corporaciones digitales la absoluta neutralidad tecnológica. Hacer lo contrario es como poner en manos de las empresas armamentísticas la potestad de declarar las guerras. No podemos permitir que se comporten como censores globales pisoteando la soberanía de nuestras naciones. Internet, que nació como un nuevo ámbito de libertad y una alternativa a los medios tradicionales, no puede convertirse en un espacio uniforme donde no tiene cabida la discrepancia ni el derecho a disentir. Esta censura es más grave aún cuando se aplica a gobernantes elegidos democráticamente, y más escandalosa cuando se permiten las directrices y soflamas de tiranos y partidos totalitarios condenados en innumerables ocasiones por la comunidad internacional como es el caso de los líderes o gobiernos de Irán, China, Venezuela o Cuba.

VOX planteará (…) iniciativas para revertir los abusos del oligopolio tecnológico

Nuestras constituciones, nuestros derechos y nuestros jueces no pueden someterse al dictado de media docena de multimillonarios a los que nadie ha elegido. ¿Para qué somos convocados a las urnas si hay unas corporaciones que actúan como legisladoras de nuestras vidas y de nuestro pensamiento? Nos jugamos la libertad y la democracia. Nos jugamos nuestra soberanía. Las naciones que han construido con éxito estados de derecho, que amparan los derechos y libertades de los ciudadanos, deben actuar con urgencia y contundencia ante esta nueva amenaza. VOX planteará en todos los organismos donde los ciudadanos le han dado representación iniciativas para revertir los abusos del oligopolio tecnológico.


Comparta este artículo.
  •  
  • 34
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    36
    Compartidos
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ALERTA NACIONAL RECOMIENDA:

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »