Connect with us

Hispanoamérica

La batalla por Bolivia y la España bolivariana

Published

on

Comparta este artículo.

Héctor Schamis. No paran de maldecir en la Plaza de la Revolución de La Habana. A sí mismos, desde luego, por haber dejado las cosas en manos de Evo Morales y la pandilla de incompetentes que, todavía hoy, lo acompaña. No imaginaban semejante torpeza a la hora de orquestar un fraude, tal como debería ser con un partido hegemónico que se precie de tal.

Pues lo de Bolivia fue un grosero robo a mano armada, perpetrado por amateurs lanzados a la aventura. Ello sin tener control policial ni militar y sin el apoyo de la base social—base social “natural”, pensaba la nomenclatura cubana—de Evo Morales: el MAS, los movimientos indígenas y el sindicato de trabajadores de la minería, quienes se distanciaron en el acto. De ahí que, una vez demostrado el fraude, la caída haya sido como un castillo de naipes. Nada en pie y sin un ruido.

Loading...

Además, ahora tampoco les sirve a las marionetas castristas seguir insultando a Almagro y llamar a la OEA “Ministerio de Colonias” por su demoledor informe. Pues el Parlamento Europeo también reconoció dicho fraude citando, precisamente, la auditoria de la OEA. Y lo propio hizo el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell. El canciller de Pedro Sánchez cae entonces en la vereda opuesta a la del próximo gobierno de Pedro Sánchez. Una deliciosa paella que habremos de degustar a su tiempo.

Entre las marionetas está el gobierno de Argentina. La figura del canciller está desdibujada desde antes de comenzar. Por su falta de conocimiento de las relaciones internacionales y porque la política exterior la formula la Vicepresidente. Previa consulta con La Habana, claro está, donde pasó el año nuevo acompañando a su hija, quien vive allí un poco como paciente de Climeq, hospital de la elite del partido y sus amigos, y otro poco como prófuga por una causa de lavado.

No es noticia que la hospitalidad del castrismo nunca fue gratis. El canje por alojar a Evo Morales en Buenos Aires no es exactamente por la tarifa hotelera. Y qué casualidad, apenas concluyó la visita de Cristina Kirchner a La Habana, el presidente Fernández anunció que apoyará a Fernanda Espinosa para enfrentar a Almagro en la OEA. “Ministerio de Colonias”, pero no de Washington precisamente.

Perdón por la digresión. Ocurre que la tenían tranquila los cubanos hasta el fiasco de Bolivia, con Ortega-Murillo igual de resilientes, la oposición venezolana en la cohabitación acostumbrada, y Evo en un recorrido predecible para reelegirse. El “cordón sanitario” estaba sólido pero de repente cayó una ficha, la menos pensada, poniendo a todo el andamiaje de poder castro-bolivariano en estado de alerta. De ahí Bolivia como la madre de todas las batallas.

Lo cual se confirma por los recientes eventos en la embajada de México en La Paz, de donde saltó un gran enjambre de culebras políticas, judiciales y diplomáticas. Pues resulta que en dicha embajada “residen”, subrayo comillas, una decena de integrantes de aquella pandilla de incompetentes. Entre ellos Juan Ramón Quintana y Héctor Arce, exministros de la Presidencia y de Justicia respectivamente. Quintana había ocupado el mismo cargo entre 2012 y 2017, y además fue embajador en Cuba entre 2017 y enero de 2019, tómese nota.

Dos ministros claves de Evo Morales, los mencionados ahora le deben su súbita fama internacional al gobierno de Pedro Sánchez. Ello por la operación ilegal de cuatro funcionarios del Grupo Especial de Operaciones de España, quienes encapuchados y armados—y habiendo ingresado a Bolivia pocos días antes con pasaportes falsos—trataron de irrumpir junto a la Encargada de Negocios de su país en la residencia de la Embajadora de México. El gobierno español informó que se trataba de una “visita de cortesía”.

La cortesía, frustrada por la policía boliviana, en todo caso era tal para con los exministros, denunciados por lavado, narcotráfico y financiamiento de grupos ideológicamente afines en España, entre otros cargos. Es decir, a todas luces, una operación planeada como un rescate de quienes podrían incriminar a Podemos, a punto de ser gobierno el 7 de enero.

La conexión “orgánica” de Podemos (un poco de Gramsci así lo entienden mejor) con el castro-bolivarianismo está documentada sobradamente. En diciembre pasado, un juzgado de Madrid dictaminó que Pablo Iglesias recibió un depósito de 272 mil dólares del gobierno de Maduro en una cuenta bancaria a su nombre radicada en San Vicente y las Granadinas, en concepto de “asesorías para el desarrollo social”. La recepción de dicha suma ocurrió dos meses después de la fundación del partido Podemos, en 2014.

Se trata de la punta del iceberg. En 2016 Rafael Isea, ex ministro de Finanzas de Venezuela, ya había declarado ante la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de España que Chávez pagó siete millones de euros a la Fundación Podemos. Pues algunos de esos pagos habrían pasado por Bolivia y Quintana habría estado involucrado en el trámite. Desde cualquier punto geográfico, cuando se tira del hilo bolivariano rápidamente se llega a Caracas y La Habana, esperemos que no sea también Madrid. A propósito, San Vicente y las Granadinas, paraíso fiscal caribeño, es un fiel cliente de Petrocaribe y ALBA.

Bolivia también es una batalla para México, por ende. Como ya ocurrió con Evo Morales, el hospedaje e intento de rescate de funcionarios bolivianos tiene sentido si es que, como se ha denunciado, además Quintana maneja información sobre el envío de cocaína desde El Chapare a los carteles mexicanos. Al respecto, México acaba de concluir su año más violento en los últimos 90, pero recuérdese que su presidente liberó al hijo de Chapo Guzmán.

Todo esto cae en un momento por demás delicado a ambos lados del Atlántico. La alianza del proyecto castrista de partido único con la narco-dictadura venezolana se basa en el intercambio de recursos materiales por información e inteligencia, evitar otro Periodo Especial de penuria en la Isla y estabilizar al régimen. La batalla de Bolivia es por efecto de demostración, mucho peor sería la caída de Maduro. Con lo cual, la transición boliviana es también un test de litmus de la viabilidad democrática del continente.

Para España la amenaza es doble. De formarse gobierno con Pablo Iglesias como Vicepresidente, una serie de peligros avanzarían sobre la democracia constitucional española. Ocurre que el PSOE de Sánchez también ha pactado con Esquerra Republicana, el independentismo catalán. Resulta inverosímil, Pedro Sánchez forma gobierno con fuerzas que ponen explícitamente en riesgo la fuente de la legitimidad que lo puso allí en primer lugar: la vigencia de la Constitución de 1978 y la integridad del Estado español.

No es casual entonces que algunos lo acusen de traicionar al PSOE de Felipe González. Se parecería mucho a los típicos autogolpes latinoamericanos: llegar al poder bajo un cierto ordenamiento constitucional y una vez allí, destrozarlo. Así lo han hecho Fujimori, Chávez, Correa, Evo Morales y otros. En defensa de estos últimos, sin embargo, debe reconocerse que al menos jamás han puesto en riesgo la unidad del Estado.

España con un Vicepresidente bolivariano dilatará aún más la democratización de Venezuela. Es llamativo, en este sentido, el silencio de Juan Guaidó y la Asamblea Nacional ante lo sucedido en La Paz y la divulgación judicial de los estrechos lazos de Podemos con el chavismo y con Evo Morales. Ocurre que Leopoldo López, líder de Voluntad Popular, el partido de Guaidó, es huésped de la Embajada de España en Caracas.

Es decir, a partir del 7 de enero será huésped, y Venezuela rehén, de Pablo Iglesias. La tan repetida secuencia “cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres” habrá partido de Venezuela. La buena noticia es que en el camino la encontraron los bolivianos y la pusieron en práctica con gran éxito. El 3 de mayo darán el tercer paso: ese día habrá elecciones libres, justas y transparentes.


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Hispanoamérica

Venezuela: El narcogobierno de Maduro utiliza la valija diplomática para enviar cocaína a España, Francia, Alemania, Holanda e Italia

Published

on

Comparta este artículo.

Por Joaquín Abad/Mil21.-

Un antiguo miembro de las FARC, Alexander Duque González, ahora colaborador de la DEA, ha realizado unas declaraciones a los periodistas Roberto Granda, de España, y Herbin Hoyos, de Colombia, en el programa Estado de Alarma, donde narra las vinculaciones de Venezuela y Ecuador en el tráfico de cientos de toneladas de cocaína a Europa y Estados Unidos.

Loading...

Según este testigo de la Corte Sur del Estado de Nueva York, en el sumario donde el Fiscal General William Barr solicita la extradición de la cúpula del gobierno venezolano por narcoterrorismo, Rafael Correa fue financiado por las FARC para la presidencia de Ecuador, con el compromiso de que les facilitara el paso de la droga procedente de Colombia y Perú por su país y la utilización de los puertos del Pacífico en las costas ecuatorianas.

Incluso se llegó a colocar un alijo de 50 kilos de cocaína en uno de los barcos del candidato contrario, Álvaro Novoa, para que el escándalo lo apartara de la presidencia y despejar la llegada de Rafael Correa.

El propio Alexander Duque fue el encargado de entregarle a Correa el dinero que necesitara para su campaña electoral.

Declara que el personalmente facilitó setenta toneladas de cocaína por encargo del gobierno de Venezuela, siendo el Jefe de la Inteligencia Miliar, en persona, Hugo Carvajal, quien se hizo cargo de la mercancía que era transportada en aviones y que se repartía a diferentes plazas con destino Europa, Estados Unidos y Canadá.

Alexander Duque dice que mucha de la droga que se suministraba a Venezuela, era enviada en maletas de 40 hasta 60 kilos cada una, en valija diplomática a las embajadas de Madrid, Paris, Berlín, Roma y Ámsterdam, para sobornar a autoridades y políticos. Esto lo comentó cuando se le preguntó su opinión sobre las famosas maletas que acompañaban a Delcy Rodríguez, en el pasado mes de enero, a su paso por el aeropuerto de Barajas acompañado del ministro Ávalos, que como se publicó, cambió su versión unas ocho veces hasta reconocer que facilitó el tránsito de la vicepresidenta a su llegada a España, a pesar de que tenía prohibido el ingreso en territorio de la unión europea.

El periodista colombiano Herbin Hoyos sostiene que cuando Hugo Carvajal huyo de Venezuela se refugió en España hasta que la justicia estadounidense solicitó su extradición, que no pudo cumplimentarse porque desapareció de su domicilio, y que fue protegido por el sector de Podemos que tiene vinculaciones con Venezuela, señalando directamente a Pablo Iglesias, actual vicepresidente del Gobierno de Pedro Sánchez.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Hispanoamérica

Hacinados y sin alimentos: así son tratados por la dictadura de Maduro los inmigrantes venezolanos que volvieron al país por el coronavirus

Published

on

Comparta este artículo.

Por Lucas Goyret.- A principios de mayo, la vicepresidenta de la dictadura chavista, Delcy Rodríguez, resaltó en conferencia de prensa “las bondades del modelo venezolano” para frenar la pandemia de coronavirus. Las autoridades del régimen, además, denuncian casi a diario las condiciones en las que son presuntamente tratados los migrantes venezolanos en otros países. Sin embargo, cada vez son más los reportes de tratos “inhumanos” que reciben los venezolanos que decidieron volver al país por la pandemia.

Según ACNUR, la agencia para los refugiados de la ONU, a fines de abril eran casi 6.600 los venezolanos que regresaron pese a las catastrófica situación humanitaria y sanitaria que atraviesa el país. ¿Entonces por qué decidieron volver? “Yo he tenido contacto con varios de ellos. Una de las razones por las que vuelven es que quieren estar cerca de sus familias. Tienen mucho miedo de los que les pueda pasar en Venezuela por la pandemia, viendo que otros países, con mejores sistemas de salud, se han visto afectados seriamente”, explicó David Smolansky, comisionado de la Organización de Estados Americanos (OEA) para la crisis de refugiados y inmigrantes venezolanos.

Loading...

“Las consecuencias en Venezuela por el coronavirus, si golpea como golpeó a otros países, pueden ser inimaginables. Entonces ellos quisieran estar cerca de sus familiares ante esta situación. También hay casos de personas que fueron desalojadas, se quedaron sin su hogar, y no tienen otra opción que volver a Venezuela. También tenemos casos de personas que han perdido su trabajo, y no les queda otra que volver. Hay otros que tienen mucho miedo, mucha incertidumbre, mucha ansiedad, y ante eso prefieren estar en su país”, agregó.

No obstante, las condiciones en las que son recibidos distan mucho de lo promocionado por el régimen, que se esfuerza en mostrarse como un “ejemplo mundial” ante la pandemia.

Smolansky sostuvo que al llegar a suelo venezolanos, los inmigrantes “son seriamente maltratados por el régimen”. En esa línea, detalló las vejaciones a las que son sometidos: “Muchos de ellos han dormido días en el piso, han estado en albergues hacinados, aglomerados, donde se rompe cualquier tipo de protocolo de distanciamiento social para evitar el contagio. Hemos tenido denuncias de que a muchos no se les ha dado la comida constantemente como se le ofreció. Y peor aún, obviamente no todos ellos viven en la frontera venezolana, muchos van a otras ciudades del país, por ejemplo a la capital Caracas, y han denunciado que efectivos de la Guardia Nacional les cobran moneda extranjera, específicamente 30.000 pesos colombianos, para poder trasladarlos”.

“Esto de trato humanitario no tiene nada. Las autoridades colombianas han hecho un esfuerzo importante en permitir ese corredor humanitario en el puente internacional Simón Bolívar, y en el puente de Tienditas. Pero una vez que llegan a Venezuela están en manos de la dictadura. Está recibiendo tratos crueles y degradantes. Ya de por sí los inmigrantes son una población vulnerable, y ante este trato que están recibiendo en Venezuela para su retorno, se hace más vulnerables. Muchos me han dicho que una vez que pase la pandemia y se reabra la frontera quisieran volver a Colombia; incluso si tienen la oportunidad de llevarse a su familia se la llevan”, relató el ex alcalde del municipio El Hatillo, quien se encuentra exiliado en Estados Unidos por la persecución de la dictadura de Maduro.

Smolansky compartió con este medio uno de los tantos videos que le hicieron llegar los venezolanos que volvieron a su país para afrontar la pandemia cerca de sus familias. Desde la terminal de pasajeros de San Antonio, en el estado fronterizo de Táchira, uno de los inmigrantes, cuya identidad no reveló, mostró y relató la difícil situación que debieron atravesar: “Hay alrededor de mil personas. Aquí nos están usando como escudo por temas políticos. No nos están dando alimentación, dormimos todos aglomerados, en plena pandemia. Lo que están haciendo es llenar un bus, sacan un video de cuando la gente se monta, le dan la vuelta a la terminal, y vuelven y bajan a la gente para usarlo como tema político”.

El joven, con un barbijo cubriendo su rostro, agradeció el trato de las autoridades colombianas, y desmintió la versión del chavismo que indica que los inmigrantes venezolanos han recibido malos tratos en el país vecino: “Intentan decir que en todos los países nos tratan mal, que nos echaron a la calle. Eso es mentira. Colombia nos trató muy bien, nos ayudó, nos dio de comer. Nos trajo gratis hasta nuestro destino que era Cúcuta. Ahí nos volvieron a dar comida y nos acompañaron hasta que cruzamos el puente”.

Smolansky contó que muchos de estos venezolanos que vuelven al país tienen miedo de hacer este tipo de denuncias por temor a represalias de los brazos armados de la dictadura: “Los cuerpos de seguridad del régimen, específicamente el SEBIN y el DGCIM, llegaron a donde ellos estaban, por algunas horas les secuestraron el teléfono, y los amenazaron con llevárselos detenidos si seguían denunciando los tratos recibidos a su retorno”.

Además, sostuvo que al regresar a Venezuela “ni siquiera les realizar los tests, simplemente les tomaron la temperatura”: “A algunos los aislaron por dos semanas, pero es algo aleatorio del régimen; algunos simplemente fueron aislados uno o dos días”.

El comisionado de la OEA para la crisis de refugiados y inmigrantes venezolanos indicó que “el régimen, desde su carácter criminal, ha utilizado esta pandemia para militarizar mucho más el país, para profundizar la represión, y sobre todo sofisticar el control social, apoyándose de actores externos como Rusia, Cuba y China”.

La semana pasada la ONG Provea denunció que muchos migrantes “son reclutados bajo engaño y forzados a trabajar por grupos armados, paramilitares colombianos” y al menos 12 bandas criminales.

También aseveró que las cifras reportadas por la dictadura “no son transparentes”: “Yo creo que hay muchos más casos de los que conocemos”.

En los últimos días el régimen de Maduro reportó que la cifra de contagios ya supera los 800. El dictador, que acusó al presidente colombiano Iván Duque de querer “contaminar” a Venezuela con el coronavirus, indicó que el aumento de casos se debe a contagios “importados” de otros países, como Colombia.

José Manuel Olivares, diputado de la Asamblea Nacional (AN), rechazó los datos y acusaciones del régimen: “Venezuela sigue siendo el país que menos pruebas realiza en América Latina. Pese a las reiteradas mentiras de Jorge Rodríguez, Delcy Rodríguez y Nicolás Maduro, Venezuela hoy es el país menos eficiente en el diagnóstico del COVID-19. El tiempo promedio en el interior del país para recibir el resultado de la prueba va de 12 a 14 días: dos semanas para recibir un diagnóstico fuera de la ciudad de Caracas”.

Además, el gobierno interino alertó en los últimos días, en medio del aumento de casos de contagios, que la situación podría tornarse “catastrófica”, mientras los hospitales del país siguen con desabatecimiento de agua, insumos médicos, y hasta elementos básicos como batas, máscaras y anteojos para tratar a pacientes con COVID-19.

(Infobae)


Comparta este artículo.
Continue Reading

Hispanoamérica

Los hijos de los líderes chavistas se saltan la cuarentena en fiestas lujosas

Published

on

Comparta este artículo.

Muchos de los hijos de los altos cargos y ministros del régimen Nicolás Maduro, conocidos como los «bolichicos», se saltan la cuarentena del coronavirus para ir alegremente de fiesta en fiesta, incluso estando infectados, y ni siquiera acatan la orden de su comandante en jefe.

Maduro se vio obligado a reclamar en público este viernes por la noche por la estatal Venezolana de Televisión (VTV) que «todos los participantes a una fiesta realizada en una isla dieron positivo en el virus Covid-19».

Loading...

Recomendó a todas las personas que han estado en contacto con los contagiados y con los sospechosos que «se aíslen voluntariamente para cortar la cadena de contagio».

Este viernes Maduro omitió dar las cifras oficiales de infectados después de las últimas 42 personas del miércoles. Sin embargo la diputada opositora Delsa Solorzano afirmó que «no sabemos si está incluida la fiestecita de enchufados en Los Roques. Cifras que Maduro no quiere dar: Van 65 casos positivos por Covid-19, según monitores internacionales».

La fiestecita en cuestión, que tuvo lugar en las islas de Los Roques, un archipiélago paradisiaco caribeño de cristalinas y turquesas aguas situado al norte de Venezuela, fue organizada por Jesús Amororo, alias «El Duque», hijo del contralor y ex constituyente chavista Elvis Amoroso, se celebró hace aproximadamente ocho días.

El Duke quiso celebrar a lo grande su regreso por todo lo alto y por ello costeó una súper fiesta en la isla de Los Roques, donde varios cantantes internacionales hicieron su respectiva aparición. Y según rumores en las redes sociales, entre los invitados destacaron Zion, J. Quiles y la nueva cantante en ascenso Nakary; las fotografías de estos compartiendo en Los Roques se difundieron por Twitter.

El Duke, el polémico hijo de Elvis Amoroso, positivo por coronavirus tras fiesta en Los Roques. Otros cuatro invitados suyos de la fiesta, sospechosos del contagio, fueron buscados por los oficiales de inteligencia (CICPC), acompañados de funcionarios de Sanidad, en la residencia Country de Campo Alegre.

La cuarentena de Maduro

Desde hace tres días Maduro no aparece encabezando el consejo de ministros en Miraflores sino que habla por teléfono con Delcy Rodríguez o su hermano Jorge. Dice que «estoy cumpliendo la cuarentena con Cilia a mi lado». Sucede que Cilia Flores, a la que llaman la primera combatiente, se ha reunido cuatro veces con Elvis Amoroso, el padre de El Duque, y estaría guardando el aislamiento.

Tres días antes, el jueves pasado, otro caso de un «bolichico» chavista que se salta la cuarentena, es el hijo del exministro Luis Motta Dominguez, que fue a una fiesta y acabó con tres tiros en su pierna.

Luis Alfredo Motta Vegas, de 34 años de edad, hijo del exministro de Energía Eléctrica Luis Motta Domínguez, fue herido de bala el jueves durante una discusión en una fiesta celebrada en la residencia Alto De Villa en la exclusiva urbanización La Lagunita, municipio El Hatillo, al sureste de Caracas.

Maduro ha reclamado a los suyos cumplir la cuarentena que durará hasta el 13 de abril. «El cumplimiento es del 95% y esperamos que llegue al 100%».


Comparta este artículo.
Continue Reading

IMPORTANTE.

Elija el idioma / Choose your language

ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish