La Iglesia a la defensiva - ALERTA NACIONAL
Connect with us

Opinión

La Iglesia a la defensiva

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Creo en la Iglesia, que es una, santa católica y apostólica (del Credo niceno-constantinopolitano)

Efectivamente, en los primeros siglos, la Iglesia tuvo que emplearse a fondo en las tácticas defensivas, es decir en la Apología. Al tiempo que se construía la Iglesia hacia dentro, empleó ésta a sus mejores efectivos en defenderse del acoso exterior: porque era sumamente difícil que el mundo la dejase desarrollarse. Ahí están las catacumbas, y ahí las sangrientas persecuciones. El rechazo de la sociedad era tremendo. Como el que sufre hoy, pero más visceral. Hoy predomina entre los adversarios de todo género la táctica de la tolerancia: te soporto, pero sepas que no sólo no me gustas nada, sino que hasta te odio. En este sistema hemos de sufrir también la guerra a muerte pero incruenta. Una guerra que está desgastando a la Iglesia de una manera tremenda: porque la táctica pastoral dominante es no oponer resistencia, antes al contrario, mimetizarse todo lo posible con el enemigo. Y no, es evidente que esta táctica no es nada buena. La prueba está en que no para de retroceder y de menguar hoy la Iglesia; mientras que las persecuciones de los primeros siglos (y sobre todo la valiente respuesta de los cristianos) la hicieron crecer y robustecerse. Prueba evidente de cuál es la táctica correcta y cuál la incorrecta.

Hemos de ser conscientes de que somos odiados, despreciados, vilipendiados. No sólo los católicos del establishment, sino también los fieles y los curas de a pie. Y la pregunta que surge ante esta situación, es: ¿no tendría que atender tanto la doctrina (catequesis, homilías…) como la pastoral, a este factor tan decisivo a la hora de vivir nuestra fe, de manera que seamos percibidos como católicos, dando así un claro testimonio? Porque si el entorno es hostil, la primera reacción natural es la ocultación, el procurar que nuestro entorno no note que somos católicos. Si no tenemos ningún género de defensas ante la hostilidad ambiental, esa es la reacción inevitable. Si vamos desarmados, ¿no será lo más prudente evitar cualquier roce? ¿Dónde estamos pues? ¿En una Iglesia clandestina, que sólo tiene derecho a desenvolverse en la más absoluta privacidad de las iglesias, o mejor aún de las sacristías?

Tan escandalosa es esta situación, que los católicos del staff, curas y monjas, frailes y obispos, procuran ocultar su condición de eclesiásticos porque les incomoda que los identifiquen como tales, que los vean como gente de Iglesia. Hasta hay quien se guarda la cruz pectoral en el bolsillo para no desentonar. Nos lo muestran las fotos. ¿Qué puede hacer pues, un católico de a pie ante este panorama?

Eso significa que a la pastoral de hoy le falta el elemento apologético. El católico ha de saber defender su fe ante los que la atacan y ante los que la ridiculizan. No parece una buena táctica seguir con la misma estrategia y con la misma pastoral de cuando el catolicismo era la religión universal, no puesta en duda por nadie, y cuando lo raro era que alguien no fuese a misa los domingos o pasase de la asignatura de religión. No es un acierto actuar como si nuestra moral siguiese siendo la moral universal. Si te han arruinado el campo derramando en él toneladas de sal, no puedes seguir sembrando como si tal cosa. Milagro será que esa siembra no resulte totalmente estéril. Por eso los hay (y no pocos) que ni siquiera se molestan en sembrar. La solución obvia no es dejar de sembrar, como hacen tantos, ni tampoco seguir sembrando como se venía haciendo antes de envenenar el campo (son muchos los instalados en esa táctica), sino volver a roturar, aún más hondo, para hacerlo fértil de nuevo.

Si bien los miembros de la Iglesia deberíamos estar en el pensamiento único, hay que entender que el mundo en que hemos de actuar no es ya de pensamiento único cristiano, como hasta hace medio siglo, sino que está luchando con enorme virulencia por imponer incluso a la Iglesia, su propio pensamiento único y su propia moral, una auténtica inmoralidad desde la perspectiva de la moral católica.

Hoy ya no basta el esfuerzo ciertamente meritorio que viene haciendo la Iglesia desde hace decenios por armonizar razón y fe, ciencia y fe. Ni el empeño por la unión de las distintas confesiones cristianas bajo la autoridad del Sumo Pontífice romano (crec en l’Esperit Sant, la santa mare Església catòlica, apostòlica i romana, seguimos cantando en Cataluña). Tal como está hoy la comunidad eclesial es mucho más lo que necesitamos. Hemos de volver a la apología -lo que hoy se llama Teología Fundamental-, a la defensa de la Iglesia, de su doctrina y de su moral ante el mundo.

Hoy, un cristiano bien preparado, con la clase de catecismo y de teología que hoy se necesita, ha de ser capaz de defender con coherencia y firmeza su posición antiabortista, su defensa del matrimonio cristiano indisoluble, su posición contra la eutanasia, su posición contra la sodomía, su convicción de que la Iglesia es uno de los grandes dones que nos ha dado Dios no sólo a los católicos, sino a toda la humanidad. Todo esto, añadido a lo que se le enseña en la catequesis ordinaria (en la que se incluyen las homilías). Porque si hoy el cristiano no es capaz de responder con claridad y firmeza a los ataques que le vienen por esos flancos todos los días, mostrando la credibilidad de su fe, anda bien perdido: más le vale pasar inadvertido, no hacerse notar, callar y disimular. Porque no es el caso de dar la cara para que te la partan. Y ésa no es una forma demasiado acertada de ser cristiano. No hemos de avergonzarnos de la cruz, no hemos de esconderla.

¿Pero qué posibilidades tenemos de que la Iglesia asuma una actitud apologética ante el mundo que se esfuerza en aniquilarla? ¿Y posibilidades de que esta actitud se traslade a la catequesis ordinaria, que sea parte de la formación de todo cristiano, empezando por los niños de primera comunión, continuando por los adolescentes de confirmación, siguiendo en la preparación matrimonial y rematando en la predicación? ¿Son altas las posibilidades de que esto sea así?

La respuesta no es nada alentadora. Porque, volviendo al credo, et unam, sanctam, cathólicam et apostólicam ecclesiam. ¿Una? La división interna respecto a todas esas doctrinas contra las que combate el mundo, es de escándalo. Lo de cathólicam, frente a tantos particularismos, deberíamos obviarlo aquí Cataluña. Tampoco en esto hay unidad. Y lo de apostólicam… Están prácticamente censuradas para la predicación no pocas páginas del mismo apóstol Pablo. Páginas demasiado explícitas y transparentes.

La gran pregunta es por tanto: ¿Qué puede o qué debe enseñar hoy la Iglesia? Al menos eso deberíamos saberlo los curas.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

El esperpento de sus ”señorías”, “la Tómbola El Cubo” y una inocentada que podría ser fatal

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Recuerdo que hablaba de “esperpento” tras la formación del Congreso saliente de las elecciones del 20-D-2015, en las que se tambaleó por primera vez el bipartidismo que, cierto que más mal que bien, “funcionó” hasta entonces en España, siempre con la inentendible dependencia de los dos grandes partidos, PP y PSOE, de los nacionalistas-para cualquiera que conociera un poco la Historia de España del último cuarto del Siglo XIX y los años 30 del XX-. Evidentemente, después del poco paliativo resultado de la repetición electoral del 26-J-2016; la falta de decisión para rematar al Partido Siempre Opuesto a España -que en mi opinión se hubiera producido de haber ido a unas terceras, como expuse en su día en otro artículo-; la pantomima de intervención de Cataluña tras el desafío del fugado y sus compinches; la moción de censura del resucitado doctor Plagio cum Fraude, al que sus compañeros no “remataron” -políticamente hablando, claro-, apoyado por los partidos anticonstitucionalistas y enemigos de la Unidad -y algo más- de España; la ingobernabilidad del “triunfador” de la moción; la convocatoria anticipada -aunque mucho más tarde de lo que había prometido cuando presentó la mencionada moción- de elecciones generales, 28-A-2019, que no sirvieron para nada; dos investiduras fallidas y nueva llamada a urnas, seis meses y medio después -previa sentencia descafeinada del Tribunal Supremo por el golpe de Estado secesionista-, que sirvieron para menos aún, excepto para desdecirse el eterno aspirante de lo que “le quitaba el sueño” unas semanas antes y fundirse con el causante del insomnio, menos de 48 horas después, en un falso abrazo de “enamorados”; el descarado guiño a ERC con reuniones discretas y secretas para disfrazar la venta de España a las exigencias separatistas; una nueva constitución de las dos Cámaras -la Baja o Congreso y la inexplicablemente llamada Alta o Senado-; la nueva ronda de consultas de Don Felipe VI -que al final le va quitar el puesto a Elena Francis o a Encarna de noche-; la decisión de las juntas penitenciarias catalanas de conceder el segundo grado a los políticos presos y condenados -en mala hora se transfirió esa competencia a Cataluña, don Felipe González y sucesores, que no hicieron nada al respecto-, etc., etc., no cabe duda de que el bueno de don Ramón del Valle Inclán se queda en autor aficionado del género que él creó y que esta casta política ha desbordado con creces.

Recuerdo también, de pequeño, adolescente y joven -muy lejos ya esas tres etapas de mi edad actual-, una “institución” que nunca faltaba en las Ferias de Mayo y Septiembre de mi querida Córdoba, que algunos recordarán, como era la famosa “Tómbola El Cubo” y su no menos popular eslogan “Siempre premia”, cuyo “emblema” más característico era la que ellos publicitaban como la “Muñeca Chochona” -posiblemente hoy serían condenados por las hordas feminazis por este nombre-, una pepona inocente que bien podrían representar hoy, entre otras -no por lo de “inocente”, claro- Ada Colau, Adriana Lastra o Carmen Calvo que, como cordobesa, tal vez hasta la recuerde. Y digo que recuerdo aquello porque, el hoy convertido en generosa ONG, antes Estado Español, parece la versión Siglo XXI de aquella “fábrica de regalos”. No de otra forma se explica que su brazo ejecutor, el Ministerio de Hacienda -hoy en manos de una “miembra” de aquellos corruptos gobiernos socialistas de la “Unta” de Andalucía- publicara las subvenciones a partidos políticos por sus logros electorales.

Así, el citado ministerio concedió en las inútiles elecciones del 28-A la cantidad de 21.167,64 € por escaño -Congreso o Senado-, además de 0,81 € por cada voto al Congreso, siempre que se consiga al menos un escaño, 0,32 € por cada voto al Senado, con la misma condición de alcanzar un escaño y, por si fuera poco, “el Estado subvencionará a partidos, federaciones, coaliciones o agrupaciones, los gastos electorales originados por el envío con 0.21 € por elector en cada circunscripción en la que haya presentado lista al Congreso y al Senado, siempre que la candidatura hubiera obtenido el número de Diputados o Senadores, o de votos, preciso para constituir un Grupo Parlamentario en una u otra Cámara”. Todo esto para unas cámaras que no consiguieron cumplir su primera obligación, formar Gobierno para la Decimotercera Legislatura -treceava, hubiera dicho aquel ministro socialista de Educación, Javier Solana, en los comienzos de lo que después sería una dilatada trayectoria internacional-, sino que dieron lugar a una segunda convocatoria de elecciones que ya dije que no sirvieron para aclarar nada el panorama, pero eso sí, sus “señorías” se apresuraron a recoger su “equipo de trabajo” de última generación, nombrar asesores, formar grupos parlamentarios y las correspondientes comisiones antes de las vacaciones de verano, para añadir a su poco meritado sueldo de parlamentario, los pluses derivados de formar parte de alguna como cargo o simple miembro “de cuerpo presente”, que todo deja algo.

Esta “generosidad” del papá Estado benefactor de la casta política, se vio recortada en un 30 % para las elecciones del 10-N pasado, lo que no se sabe es si ante el fiasco de la legislatura que ni siquiera empezó a andar por la falta de acuerdos citados, se haya procedido a devolver algo de lo recibido, medios materiales personales -en cualquier caso por los que salieron de tan efímero puesto- o económicos por los partidos, al menos proporcionalmente al periodo desde que se disolvieron las Cámaras “sin estrenar” hasta los cuatro años teóricos de legislatura. Sería lo lógico ¿no? Pero sigamos con las subvenciones para las nuevas Cámaras de la Decimocuarta Legislatura. En este caso serán 14.817,35 € por escaño de diputado o senador más 0,57 € por voto al Congreso y 0.22 € por voto al Senado, siempre en las mismas condiciones de conseguir al menos un escaño, de acuerdo con la Orden del Ministerio de Hacienda publicada en el BOE. Lo que no cambia es el importe de 0,21 euros por elector para cubrir gastos de envío directo -papeletas, propaganda y publicidad- con los mismos requisitos anteriores de “…constituir Grupo Parlamentario en una u otra Cámara”. Grupos que, una vez validados por la Mesa, cobrarán 29.026 € al mes, además de una cantidad variable en función del número de escaños que se fijará sobre la base de 1.670,17 €/mes por diputado. ¿Se entiende ahora el interés de los partidos por conseguir como sea formar grupo parlamentario propio o con escaños prestados? Por cierto, se fijaba para ayer, día 11, la formación de los grupos y en breve conoceremos la de las correspondientes comisiones y sus componentes que, a la asignación básica de 2.981,86 €/mes sumarán las que se fijen, que para la Mesa del Congreso oscilarán entre 3.257 € para el presidente y 1.002 € para los secretarios y algo parecido para el Senado, aparte de gastos de representación y de libre disposición, así como 1.921 €/mes en concepto de “indemnización” que recibirán los diputados de circunscripciones de fuera de Madrid -muchos residentes en la capital- o los 917 €/mes los “madrileños”. Todo ello desde el día 3, que se constituyeron las Cámaras. Que no les falte de “ná” a sus “señorías” para la Navidad, esa en la que un 70 % de los “elegidos” no creen.ç

Y para que el esperpento sea completo, los representantes del PP y de VOX en la Mesa del Congreso -por supuesto los de PSOE y Podemos también- parece que votaron a favor de que ERC y EH Bildu tengan grupo parlamentario propio pese a los “particulares” acatamientos que emplearon los diputados de estos partidos al jurar o prometer sus cargos.

Mientras tanto, siguen los juegos de trileros entre PSOE y su director PSC con ERC, presionada por el Junts per Cataluña desde Waterloo. Los tres primeros han celebrado ya tres reuniones, dos de ellas en Barcelona, saldadas con fórmulas híbridas de entendimiento. En la primera se hacen públicos dos comunicados, ERC decía que su postura en relación a la eventual investidura “sigue siendo negativa” y que hay que “abordar políticamente un conflicto que es, esencialmente de naturaleza política”, mientras el PSOE hablaba de “Encauzar el conflicto político de Cataluña”. En la segunda, teóricamente “secreta”, los primeros insistieron en que “hay un conflicto político que debemos resolver políticamente” mientras los segundos hablaban de “activar la vía política” y, por último, la tercera se resume en un comunicado conjunto de siete líneas para la “Definición de los instrumentos necesarios para encauzar el conflicto político” y “Abordar el acuerdo desde el respeto y el reconocimiento institucional mutuo”, o sea ¿iguales?.  Es decir, el guión dictado desde Cataluña y Bélgica a la marioneta fraudulenta que sólo quiere seguir en el colchón de la Moncloa el tiempo que sea posible y a costa de lo que haga falta, “comprometiéndose” -que ya sabemos lo que para este personaje significa- con su postureo característico a que , “en caso de que se alcance un acuerdo con ERC para desbloquear la investidura, éste se hará “público” y será “dentro del marco de la Constitución”. Ya se encarga el que manda en ese partido, el “bailón” Miguel Iceta en preparar el terreno con su visión de “naciones” dentro del Estado español: “Las he contado. Según los Estatutos de Autonomía, ocho, y si sumamos el preámbulo de Navarra, nueve. Los Estatutos de Galicia, Aragón, Valencia, Baleares, Canarias, Andalucía, País Vasco y Cataluña dicen que son nacionalidades, o nacionalidades históricas. Nación y nacionalidad son sinónimos” ha dicho tan pizpireto, como es él. O sea que ni leer sabe el ahora “diplomado” en Geografía e Historia. Pues verá, Sr. Iceta, nuestro diccionario de la RAE en ningún caso establece como sinónimos esos dos términos como sí lo son “estulticia” y “necedad”, que le vienen que ni pintados a ustedes. Para su conocimiento, Nación tiene tres acepciones: “1.- Conjunto de los habitantes de un país regido por el mismo gobierno. 2.- Territorio de una nación. 3.- Conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común”. Tres condiciones que no se ajustan precisamente a la realidad de Cataluña, que por mucho que quieran los separatistas está bajo el Gobierno de España, incluso el actual, mal que les pese; siempre fue parte de algún territorio perteneciente a otra nación, ya sea la milenaria Hispania romana, Aragón, Francia o España desde hace más de quinientos años y por mucho que insista el condenado y “visionario” Oriol Junqueras, ni los catalanes tienen el mismo origen y mucho menos superior ni su lengua y costumbres son únicas. Por su parte, Nacionalidad también tiene otras tres, las dos primeras, “condiciones” de formar parte de una nación, que ya hemos visto que no lo es Cataluña:

“1.- Condición y carácter peculiar de los pueblos y habitantes de una nación.N2.- Vínculo jurídico de una persona con un Estado, que le atribuye la condición de ciudadano de ese Estado, en función del lugar en que ha nacido, de la nacionalidad de sus padres o del hecho de habérsele concedido la naturalización”. Y la tercera, creada ad hoc, por la absurda cesión hecha en la Constitución Española a los nacionalistas: “3.- Comunidad autónoma a la que en su Estatuto, se le reconoce una especial identidad histórica y cultural”, que se reduce al corto periodo que la Segunda República permitió la perversión del lenguaje que ahora se quiere continuar por la vía de los hechos, muchos de ellos delictivos, sin razón ni fundamento histórico alguno.

Ante todo eso, la irrelevancia en que ha quedado Ciudadanos y, por tanto, el último mensaje de Inés Arrimadas, el silencio preocupante de Pablo Casado y las dudas sobre si el Rey tendrá el valor de tomar la decisión que necesita España, en lugar de encomendar la investidura al que quiere apoyarse en los que pretenden precisamente acabar con la Monarquía, ofrecen un oscuro panorama en lo que podría ser una fatal “inocentada” si, como pretende el aspirante, se cerrase un acuerdo in extremis el próximo 28 de diciembre, que parece improbable porque los de ERC están pendientes del calendario judicial de aquí al 19 de diciembre, con tres incógnitas judiciales por resolver, una vez conocida ayer la resolución de instituciones penitenciarias sobre la concesión del segundo grado a los políticos condenados por sedición, la vista sobre la Euro Orden respecto a la posible inmunidad o no de Carles Puigdemont, la sentencia definitiva del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la de Oriol Junqueras y la inhabilitación de Quim Torra que pide la Fiscalía por su delito de desobediencia por no quitar los lazos amarillos de las instituciones catalanas. Y mientras, algunos barones socialistas -modernos (González, Guerra, Corcuera, Vázquez o Leguina) y antiguos (García-Page o Lambán)- amagan sin dar, por si acaso, desde su “preocupación” sobre las peligrosas alianzas de su todavía Secretario General.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

Feminismo y Greta

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Es evidente que a las mujeres les conviene el patriarcado. Imaginen lo que sería de ellas bajo el dominio de las histéricas feministas. Como los obreros bajo el dominio de los comunistas.

Si observan ustedes las consigna de las feministas, verán que todas giran en torno a lo genital (bolas chinas, almejas, etc.). Su pensamiento radica ahí.

Una de las consignas de las feministas es: «prender fuego a la conferencia episcopal». Dado que esa conferencia (con alguna excepción) se ha convertido en una banda de cacos, más o menos como el PSOE, la consigna podría ser aceptable para el ciudadano no feminista.

El caso de la Greta: adolescentes histéricas las hay por miles o millones en el mundo. Lo significativo es que desde el papa a los grandes dignatarios –tan poco dignos– mundiales, finjan tomarla por un oráculo. Toda una revelación de por dónde va el mundo.

Nada más eficaz contra los estafadores del «cambio climático», hasta hace poco «calentamiento global», que recoger sus predicciones a lo largo de los últimos 50 ó 60 años.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

Filmografía del Profanador: más dura será su caída en el crepúsculo de los dioses

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Tuco se volvió hacia el gordinflón soldado yanqui que le custodiaba, y le dijo: «Los gordos como tú me gustan, porque cuando caen de espaldas hacen mucho ruido».

Gran verdad, porque, aprovechando que el gordinflón le quitó las esposas para que pudiera orinar, se arrojó del tren en marcha, tirando de su carcelero. Una vez en las vías, remató al soldado, y le dijo al cadáver que le acababa de demostrar que era verdad eso de que haría estrépito al caer.

Esta escena es de la película «El Bueno, el Feo, y el Malo», obra maestra del «spaghetti western», escrita y dirigida por el mítico Sergio Leone en 1966: gran título para metaforizar la actual situación política española, en la cual es innecesario explicar qué personajes desempeñan los roles de esa trilogía.

Parafraseando las palabras de Tuco, yo podría decir que a mí me gustan los políticos ambiciosos, megalómanos, ególatras y con trastornos psicopáticos como el Profanador, porque también hará mucho ruido cuando caiga, no por gordinflón, sino porque, cuanto mayor sea su poder y su ambición, más dura será la caída, que, mira por dónde, es el título de otra película, dirigida en 1956 por Mark Robson, protagonizada por Bogart, que narra una historia de corrupción en el mundo del boxeo. Película que viene pintiparada, pues en ella aparece el personaje de «El Toro Moreno», un luchador de peso y estatura impresionantes pero de nula habilidad para el boxeo, a pesar de lo cual es contratado por el promotor Nick Benko como su nueva estrella, quien le encarga a Bogart que le haga una campaña publicitaria. ¿A qué personaje de la política española les recuerda este «Toro Moreno»? Y les doy una pista: está enamorado de la luna de la Monkloa.

No hay que ser ningún profeta para vaticinar que El Profanador caerá más pronto que tarde, con todo su equipo de hierofantes y tiorras perturbadas, y no solo porque no hay Profanador que cien años dure ni cuerpo que lo resista, sino porque este tipejo va de dios, y todos los dioses tienen su ocaso, su crepúsculo, su caída en las ciénagas pestilentes del olvido, en las cloacas justicieras del karma-que-no-perdona. ¿Con cuántos decibelios de ruido atronará el Profanador a España en su caída? ¿Equivaldrán a las que hace su Falcon cuando cruza los cielos caminito de Mojácar?

El crepúsculo del dios de los profanadores será apocalíptico, sin duda… Imperial como se cree, su caída se puede ilustrar haciéndole protagonizar una variada filmografía sobre caídas y ocasos. Para empezar, el Profanador me recuerda a la estrella cenicienta que protagonizó Gloria Swanson en la película «El crepúsculo de los dioses» ―bajo el nombre de Norma Desmond―, donde encarna a una famosa actriz del cine mudo que enloquece envuelta en las tinieblas de una mansión ruinosa, soñando con volver a ser la estrella que fue. Y ahí tenemos al Profanador, bajando con ademanes de estrella por la gran escalera de su mansión de Pozuelo, como un triste orate, imbuido de la creencia de que todavía es presidente del Gobierno tras su castañazo.

También podría encarnar el personaje de Joe Gillis, el guionista sin talento que siempre había soñado con tener una piscina, a lo mejor como aquella en la que apareció su cadáver, asesinado por la loca Norma Desmond. Como dice una voz en off, «un precio demasiado alto por una piscina». El Profanador siempre quiso una Monkloa, lo cual es muy arriesgado, porque las Monkloas son mucho más caras que las piscinas.

Y si le dijeran al Profanador que, antes de su caída, era un tipo grande, respondería algo como esto, parafraseando a la Desmond: «Soy grande: es España la que se ha hecho pequeña». Y su programa político también podría resumirse en estas palabras de la loca, explicando la superioridad del cine mudo sobre el sonoro: «No necesitábamos diálogo: teníamos rostro». Pues eso: cara dura tiene, pero al fin y al cabo es un rostro.

Siguiendo con la filmografía del Profanador, es inevitable hacerle también protagonista de la película «La caída de los dioses», dirigida en 1969 por Luchino Visconti, la cual está inspirada en la ópera wagneriana «El ocaso de los dioses», donde se muestra la decadencia de una familia aristocrática alemana durante el III Reich sobre un fondo tremendo de incesto, pedofilia, homosexualidad, travestismo, prostitución, ambiciones desmedidas de poder y traiciones, desnudos masculinos y femeninos… Como se ve, un ambiente parecidillo al de la España de hoy, con lo cual la caída del Profanador tendrá una escenografía de verdadera película.

La única diferencia está en que, si en la ópera de Wagner el anillo maldito hecho con oro robado al Rhin por el enano Alberich ―«¡mi teshoooorooo!»―, perteneciente a la raza de los nibelungos, causa la muerte de Sigfrido, y también la destrucción del Walhalla ―la morada de los dioses, donde moraba Odín―, la caída del Profanador supondrá la destrucción de justo lo contrario.

Y si ponemos un cucurucho con estrellitas al Profanador, ahí le tenemos, protagonizando «El aprendiz de brujo», solo que sustituyendo a Merlín por George Soros, y a Morgana por la Carmen Calvo: mola cantidad ver la Monkloa convertida en el «Grimhold», la prisión en forma de muñeca rusa, solo que en nuestro caso con la apariencia de muñeca miliciana, con gorrilla y todo.

Y hasta podríamos poner al Profanador a protagonizar algún mito griego, como el de Ícaro, el que se pegó un colosal batacazo porque pretendió volar cerca del Sol con sus alas de cera… o el de Narciso, el que se ahogó en un estanque absorto en la contemplación de su belleza.

Pero, hasta que llegue el ocaso, hasta que un crepúsculo justiciero provoque la caída de los dioses y diosas que atormentan la Patria, recuerdo las palabras de Norma Desmond, que parafraseadas vienen a decir: «Han hecho una cuerda con las palabras y han ahorcado España. Hay micrófono para captar los últimos suspiros, y tecnicolor para fotografiar la España destruida».


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: