Connect with us

España

La izquierda y los separatistas se afianzan en las grandes capitales

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Las grandes ciudades darán la espalda al PP en las elecciones municipales del 26-M y ratificarán el avance de la izquierda que anticiparon los comicios generales celebrados hace solo tres semanas. Madrid, Sevilla, La Coruña, Zaragoza y Valencia seguirán en manos de la izquierda, según los resultados que arroja la encuesta de 40dB. para El País. El PP cae en picado, principalmente en Madrid, donde perdería casi la mitad de sus concejales. La estabilidad de Bilbao, donde el PNV roza la mayoría absoluta, contrasta con la complejidad que se dibuja en Barcelona, capital en la que ganará ERC y en la que se necesitarán previsiblemente acuerdos a varias bandas para gobernar.

El color político de España vuelve a teñirse de rojo, con el PSOE como fuerza principal, pero también por la aportación que hacen otras formaciones como Más Madrid, impulsada por la alcaldesa Manuela Carmena y el fundador de Podemos Íñigo Errejón, Compromís en Valencia, Zaragoza en Común o Marea Atlántica en La Coruña. Los llamados Ayuntamientos del cambio que surgieron de las elecciones de 2015 han resistido la prueba de gobernar. El caso más significativo es Madrid, donde se está librando la gran batalla para medir hasta qué punto la izquierda crece y la derecha se debilita. Carmena, siempre según la encuesta de 40dB., ganará las elecciones (subiría de los 20 concejales que tiene en la actualidad a 21 o 22) y necesitaría el respaldo del PSOE (ocho ediles, uno menos que hace cuatro años) para la investidura. La mayoría en Madrid se logra con 29 concejales (en total se eligen 57).

La victoria de Carmena pende de un hilo

Este resultado, no obstante, es muy ajustado. La participación y los acontecimientos de la última semana de campaña pueden ser decisivos para que Carmena siga como alcaldesa o para inclinar la balanza del lado de la derecha. Si finalmente PP, Ciudadanos y Vox suman más concejales, Madrid seria la única gran ciudad en el que el partido de extrema derecha será clave para formar gobierno. En Sevilla, el socialista Juan Espadas seguirá gobernando sin problemas ya que subiría entre uno y dos concejales (obtendría 12 o 13), en un municipio en el que el umbral de la mayoría absoluta se sitúa en 16. El mismo viento favorece al PSOE en A Coruña, que se situaría como primera fuerza en un Consistorio gobernado ahora por Xulio Ferreiro, candidato de Marea Atlántica.

Zaragoza vivirá un escenario similar. La socialista Pilar Alegría lograría el poder con el apoyo del actual regidor, Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común, que sufre la consecuencia de la ruptura con Podemos. En cualquier caso, la unión de PSOE, Zaragoza en Común y Podemos garantiza el Gobierno a las fuerzas de izquierda. Joan Ribó, de Compromís, conservará la alcaldía de Valencia con el respaldo de PSOE y Podemos.

La caída libre del PP de Pablo Casado se visualizará de forma nítida. El escaso poder municipal que obtuvo el PP en 2015 (Málaga es la principal capital que gobierna) se reducirá aún más el 26-M. En Madrid pasará de los 21 concejales a tener entre 11 y 12. Este batacazo es extensible a Sevilla (de 12 a siete), Valencia (de 10 a seis), La Coruña (de 10 a siete) y Barcelona, donde ahora tiene tres concejales y podría quedarse sin representación. Tal es la caída que Ciudadanos podría dar un golpe de fuerte simbolismo en su lucha por el voto de la derecha si lograse el sorpasso en Madrid. La encuesta le otorga hasta 12 concejales. Cs igualaría a seis ediles con el PP en Valencia, su otro gran feudo histórico.

Todo abierto en Barcelona

El escenario más endiablado que dejarán las elecciones será Barcelona, donde el candidato de ERC, Ernest Maragall, logrará una mayoría muy precaria (11 de los 41 concejales), la misma que obtuvo la actual alcaldesa, Ada Colau. La candidata de Barcelona en Comú se quedaría en esta ocasión con 9 o 10 ediles, mientras que el PSC podría doblar su representación (pasarían de cuatro a siete u ocho ediles). El aspirante de Junts per Catalunya, el exconsejero preso por el procés Joaquim Forn, obtendría entre cinco y seis ediles, casi la mitad de lo que obtuvo en 2015 Xavier Trías, evidenciando la pérdida de influencia de Carles Puigdemont. El ex primer ministro francés y candidato de una plataforma apoyada por Ciudadanos, Manuel Valls, alcanzaría los seis concejales. La fragmentación política abrirá con seguridad un periodo de incertidumbre para la ciudad en la que influirán tanto claves de afinidad ideológica como la deriva del independentismo.

En el lado opuesto se sitúa Bilbao, una plaza en la que el alcalde del PNV, Juan Mari Aburto, podría obtener la mayoría absoluta tras cuatro años de gobierno de coalición con el PSE.

La principal novedad de la política española en el último semestre, la ultraderecha de Vox, obtendría representación en cuatro de las grandes ciudades. En Madrid lograría cuatro ediles, mientras en Sevilla, Zaragoza y Valencia, dos, insuficientes para influir o decantar gobiernos en la España municipal que saldrá del 26-M.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

España

La España ingobernable

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Francisco Gómez Valencia*.- Es notorio y palpable que la situación política actual de nuestro país se ve inmersa en una inestabilidad crónica, fruto de la sucesión de tantos acontecimientos que una y otra vez ha dejado en entredicho a nuestros políticos.

Pues bien, partiendo de esta premisa la cual creo que será admitida por todos, trataré de explicar sucintamente los motivos.

Decir que desde el punto de vista de cualquier politólogo y por lo tanto desde la Ciencia Política, no es una situación nueva ya que hay numerosa bibliografía sobre situaciones similares en otras democracias tan avanzadas como la nuestra, no obstante y adaptándola a España, hay que comenzar diciendo que la situación de inestabilidad actual no es más que el fruto de la estrategia política o también llamado marketing político, el cual no es más que una serie de técnicas que ayudan a los partidos a tratar de entender a su mercado electoral de la forma más eficaz posible, con contenidos poderosos que desarrollan las identidades históricas de sus organizaciones, respetando la propia personalidad de sus líderes o candidatos.

Partiendo de la base de que la mercadotecnia política se desarrolla desde los años 50 del siglo pasado en Estados Unidos, imagínense la cantidad de escenarios posibles que ya se han estudiado y barajado hasta nuestros días.

Pues bien, pongámonos en situación partiendo de la base de que acabamos de celebrar en democracia, la decimotercera convocatoria para elegir Presidente del Gobierno, de las cuales, las últimas cuatro han sido en un espacio de tiempo record si nos comparamos con lo sucedido en países de nuestro entorno más cercano.

Los GAL, las Guerras en el Golfo Pérsico, los atentados de Madrid, el 15M, el fin de la banda armada ETA, la gran crisis económica mundial, el nuevo amanecer independentista sin complejos, la corrupción de los partidos y así hasta el preacuerdo de PSOE y Podemos con el monarca en Cuba.

Ante esta sucesión de los acontecimientos debemos preguntarnos, porqué han respondido nuestros políticos como lo han hecho y que han aportado para que España dentro de su ámbito europeo y mundial haya bajado tantos enteros, manteniendo el tipo solo en contadas ocasiones.

Francisco Gómez

Comentar que la sucesión de convocatorias tan seguidas, no han permitido que los plazos de preparación de las mismas hayan seguido su cauce necesario, viéndose en la necesidad de improvisar temáticas edulcoradas sin duda poco prácticas e interesantes para el electorado por lo manido de sus argumentos. Por este motivo los candidatos han centrado su debate, en menospreciar a sus adversarios atacando sus debilidades programáticas e incluso a veces personales, en vez de ir a la línea de flotación de sus rivales, es decir, hacia lo que mejor han hecho, para enriquecer el debate y la diferente información aportada desde distintos puntos de vista para los votantes. Se han limitado tanto a hablar de los demás que los han hecho estrellas de las campañas como hemos visto en las últimas más recientes, llegando a encumbrarlos en sus mensajes (con la inestimable ayuda de los medios de comunicación controlados por periodistas muy mediáticos nada sospechosos de ser de izquierdas) Consiste en enaltecer al adversario indirecto para debilitar al directo, despreciando al electorado del rival sin molestarse en estudiarlo, no demográficamente sino psicológicamente para lograr entenderlo.

Atacar las debilidades del rival es una obviedad (p.ej. perdida de libertades) a la que el votante por sí mismo llega solo, sin embargo desmontar con argumentos lo que mejor ha hecho el rival (p.ej. medidas sociales a costa del déficit) es capital para captar o volver a convencer a aquellos que o bien no te votan o lo dejaron de hacer. No consiste en crear emociones nuevas sino despertarlas (p. ej. exhumación de Franco, emigración ilegal, aborto, los menas…)

Consiste en detectar las necesidades de tu electorado y potenciarlas y no recriminar al adversario lo que hace o deja de hacer, ya que eso no potencia el discurso de quien quiere llegar al poder desde la oposición. Empleo, gestión, libertad (por unos), Amancio Ortega y los 60.000 millones de € de la banca (por el otro); si está perfecto; pero, si tu electorado fundamentalmente es de mediana o avanzada edad ¿De qué te sirve en el caso de los azules? De poco, como se ha visto cuando la nueva derecha capta perfectamente emociones virales como el miedo y el cabreo y tus contrincantes a la izquierda hacen lo mismo pero cargados de ideología y además en el caso de Podemos con un preacuerdo de Gobierno firmado entre bambalinas.

Se dice en política, que el que se enfada pierde y así se ha visto por la izquierda a tenor de la pérdida total de diez escaños y por lo visto con el centro bisagra, casi desaparecido como adelanté en mi anterior artículo en este medio digital. Sin embargo vemos como la derecha ofendida y el nacionalismo encabritado sube dentro de sus posibilidades; los primeros porque han detectado un nicho de mercado basado en el nacionalismo patriótico tan olvidado desde el centro y los últimos por la inacción cómplice del bipartidismo, al ser clave para las configuraciones de sus anteriores gobiernos.

En fin hay dos opciones a día de hoy; Gobierno de once fuerzas a cada cual más egoísta o que no salgan las cuentas en la investidura y el Presidente se nos vuelva a mostrar como el hombre de Estado que cree ser, dejando una vez más en evidencia a Podemos y manteniendo el problema catalán a más ver, por si se pierde para que lo resuelva otro.

En cuanto al centro-derecha, pues “España Suma” está claro, salvo que Vox quiera seguir creciendo para acabar con su odiado enemigo natural a medio plazo, desentendiéndose irresponsablemente (como ya ha dicho su líder al declararse oposición sin responsabilidades) de España y dando respiración asistida al PSOE y Podemos, que como todos saben no son sus enemigos reales sino el Partido Popular.

Solo cabe decir para terminar, que la opinión pública siempre está manipulada por los grandes medios de comunicación, que la mayoría de los votantes no se molestan en leer los programas electorales de los diferentes partidos, para saber si son realizables a corto plazo y que en este país mientras se vote con las vísceras en vez de con la cabeza fría, el movimiento de los votos seguirá siendo cada vez más pendular y con mayor protagonismo de los extremos, los cuales son egoístas, cortoplacistas y en modo alguno partidos de Estado y si a ello le sumamos que el Presidente en funciones también es un extremista, apañados vamos salvo que el simpatizante moderado si queda escondido en el PSOE y el gran e inmovilista electorado de centro, vuelva a la cordura y reunifique su voto en el partido mayoritario del centro-derecha español por antonomasia, es decir, el Partido Popular de Pablo Casado, sin fisuras, sin disidentes y con el objetivo claro que es crecer, aglutinar y gobernar.

*Politólogo
@Sr_Gomez_


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cataluña

Identifican el coche de una de las hijas de Torra en el intento de ocupar las vías del AVE en Gerona

Published

on

Quim Torra, con su hija, en una imagen de 2016 - TWITTER
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Una nueva voz independentista, denominada “Segona Onada” parece que quiere tomar la alternativa a Tsunami Democràtic. Surgida desde Gerona, ayer intentó cortar las vías del AVE, en el término municipal de Bàscara.

La intención era seguir con el colapso de las infraestructuras que se había iniciado hacía tres días y que Tsunami Democràtic había dado por concluidas con éxito. Sin embargo, el operativo de esta Segona Onada acabó antes de empezar gracias a la rápida intervención de los Mossos.

Furgonetas del ARRO y de la BRIMO, las unidades antidisturbios, cortaron los accesos a las vías e impidieron así que los manifestantes pudiesen interrumpir la circulación normal de trenes. El operativo policial inició una serie de controles en los que identificaron un chevrolet Cautiva de color negro, cuya matrícula estaba a nombre de la hija del presedente de la Generalitat, Quim Torra. Carola Torra Miró era la responsable del vehículo, tal y como informa El Nacional.

Sin embargo, el vehículo no llegó a pararse en el control y no se pudo identificar quién iba al volante del mismo. En el dispositivo policial identificaron a varias personas más y confiscaron material que los CDR querían utilizar para mantener el corte de las vías efectivo el máximo de tiempo posible. Encontraron a sus responsables escondidos en el hipódromo de Bàscara, junto a las vías de alta velocidad.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

España

Iglesias ofrece a Puigdemont una mesa de diálogo sobre Cataluña a cambio del apoyo de JXCat a la investidura de Sánchez

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha mantenido en las últimas horas contactos múltiples con las fuerzas independentistas y el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, en busca de apoyos para sacar adelante la investidura de Pedro Sánchez y el gobierno de coalición con la izquierda radical.

Iglesias habría propuesto a Puigdemont una mesa de diálogo sobre Cataluña en la que estuvieran todos los grupos nacionalistas del Congreso. Podemos pretende que elJunts per Catalunya (JXCat) tenga un papel destacado en esta mesa.

Iglesias y Puigdemont abordaron también la situación política en Cataluña y en España, el escenario político creado tras las elecciones, las nuevas correlaciones de fuerzas parlamentarias y la situación de los presos políticos catalanes y los exiliados.

El líder de Podemos siempre ha reconocido al expresident huido como un «interlocutor importante». “Pienso que el líder político de JxC es un interlocutor importante independientemente de su situación procesal y de haberse exiliado”, escribió en sus redes sociales.

Lastra se reúne con Rufián

Por otra parte, Adriana Lastra y Gabriel Rufián, portavoces del PSOE y ERC en el Congreso de los Diputados se reúnen este jueves en Madrid. Dos días después de que Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, y Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos, firmasen el acuerdo para un Gobierno de coalición, los negociadores trabajan en lograr el resto de apoyos (o abstenciones) necesarias para el éxito de la investidura.

La alianza PSOE-Unidas Podemos (155 diputados) queda condicionada a los apoyos de otras formaciones minoritarias. El BNG (un diputado), Coalición Canaria (2), PNV (6 tras perder uno en Vizcaya en favor del PP), Más País (2) y Compromís (1) ya se han mostrado dispuestos a apoyar el pacto.

Este miércoles, los socialistas contactaron con PNV, Más País, Compromís y ERC. Pere Aragonès, vicepresident de la Generalitat, ha insistido esta mañana en una entrevista en Onda Cero en “una mesa de diálogo sin condiciones previas” y en que se reconozca que “el conflicto catalán es político y no un problema de convivencia” como condición para hacer valer sus 13 escaños.

Ambos líderes han coincido en «abrir espacios de diálogo» sin vetar ningún asunto y han reconocido que estos espacios «hoy por hoy no existen», a pesar de que a su juicio «son condición de posibilidad de cualquier tipo de acuerdo en el futuro». Puigdemont ha invitado a Iglesias a una reunión presencial, pero el líder de Podemos ha evitado comprometerse: «Se lo agradezco y lo consideraré, pero por el momento pienso que lo importante es mantener el contacto».

La agenda de Pablo Iglesias en lo que se refiere a la búsqueda de apoyos para el acuerdo presupuestario firmado con el PSOE también incluye a Iñigo Urkullu. El secretario general de Podemos visitó el pasado viernes al líder de ERC, Oriol Junqueras, en la prisión de Lledoners donde, lejos de sumar el apoyo de los independentistas a las cuentas, optó por pedir, al igual que ERC, «movimientos» al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para que los de Junqueras pudieran sentarse a negociar.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: