Connect with us

Cultura

La Universidad de Zaragoza recibe un fuerte varapalo judicial

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Nuestro colaborador, el prestigioso abogado aragonés Ramiro Grau Morancho, ha conseguido recientemente una gran victoria judicial frente a la dura sanción impuesta por la Universidad de Zaragoza a uno de sus profesores titulares, nada menos que un año de suspensión de empleo y sueldo por una presunta falta muy grave, y un mes más por otra falta grave.

La instructora del expediente disciplinario, profesora doña Ruth Vallejo Dacosta, titular de Derecho, ¡encima!, acreditó a lo largo de la instrucción su total desconocimiento del derecho administrativo sancionador, o lo que todavía sería peor, una total falta de respeto a las normas jurídicas que regulan los derechos de los expedientados.
Nuestro colaborador solicitó y obtuvo la suspensión de la sanción, en tanto en cuanto no hubiera un pronunciamiento judicial firme sobre el asunto, habida cuenta de los graves perjuicios económicos, personales y sociales que se le ocasionarían al expedientado, al dejarle durante trece meses sin ingreso alguno.

El magistrado don Luis Carlos Martín Osante estimó la adopción de la medida cautelar solicitada, basándose en que:
“Tratándose de una suspensión de funciones de un profesor de universidad, con la categoría de profesor titular de universidad…, concurre el requisito de pérdida de la finalidad legítima del recurso, por cuanto la eventual estimación del recurso contencioso-administrativo no podría hacer desaparecer los efectos de la ejecución de la sanción.

Ciertamente, se puede compensar económicamente a un profesor de universidad en caso de la estimación del recurso contencioso-administrativo, pero resulta complejo restablecer completamente su situación académica, personal y laboral.

Para la propia Universidad de Zaragoza puede resultar conveniente que se espere para la ejecución de la sanción disciplinaria, ya que en caso de estimación del recurso contencioso-administrativo, el profesor de universidad no habría trabajado durante 13 meses, pudiéndose dedicar a otros menesteres, pero la Administración debería abonarle el sueldo íntegro por nada.

Por todo lo expuesto, procede acceder a lo solicitado, y acordar la suspensión de la ejecutividad del acto impugnado”.

Tras la celebración de la vista correspondiente, la presunta sanción por falta muy grave, que suponía un año de suspensión de empleo y sueldo, se convirtió en una simple falta leve, únicamente sancionable con un apercibimiento, mientras que la falta grave, de un mes, desapareció al no haber existido nunca.

Ante la contundencia de la sentencia, la Universidad de Zaragoza, pienso que con muy buen criterio, prefirió no recurrirla, por lo que devino firme.

Felicitamos a nuestro colaborador y amigo, el ilustre abogado don Ramiro Grau Morancho, y consideramos que situaciones como las aquí descritas, de auténtica persecución y ensañamiento contra un profesor titular, exigen la necesidad de una “ley de transparencia universitaria”, que abra las puertas de ese cenagal en que se han convertido la mayoría de las universidades españolas, públicas y privadas.

Como dice don Plinio Apuleyo Mendoza en su libro “Fabricantes de miseria”:

“Nuestras universidades, en el siglo que se avecina, también deben afinar sus objetivos, sus métodos y su filosofía de trabajo, hasta que cumplan la función para la cual fueron creadas. Las universidades no deben seguir siendo cámaras mortuorias en las que se mantienen artificialmente vivas ciertas momias ideológicas, como el marxismo, pulverizadas por la realidad.

Es estremecedor saber que contamos desde hace siglos con universidades que no investigan, que no piensan con originalidad, que apenas tienen conexión con el entorno social en el que existen, y que ni siquiera alcanzan una calidad media aceptable. Es tremendo que, como regla general, además de prestar tan pocos y tan malos servicios, exijan autonomía para no rendir cuentas a quienes sufragan sus gastos y cultiven una especie de aislamiento corporativo que las separa aún más de la sociedad”. (Ed. Plaza Janés, Barcelona, 1999, pág. 313).


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Cultura

El abogado de La Manada lamenta que le hayan “vetado” de un curso sobre sexualidad de la Universidad de Cádiz

Published

on

El abogado de La Manada lamenta que le hayan «vetado» de un curso sobre sexualidad de la UCA
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El abogado defensor de los cinco condenados de La Manada, Agustín Martínez, ha lamentado que le hayan «vetado» una intervención que iba realizar mañana en un curso sobre «sexualidad» organizado por la Universidad de Cádiz (UCA) en el que se iba a referir a la sentencia del Tribunal Supremo que ha condenado a 15 años de prisión a sus representados por un delito de agresión sexual ocurrido en los Sanfermines de 2016.

En declaraciones a Europa Press, Martínez ha explicado que uno de los organizadores del curso le ha notificado en la mañana de hoy que no iba a participar en ese curso, titulado «Hablemos sobre el sexo y la sexualidad: el hombre y la mujer como seres sexuados», en base a unos motivos que se han plasmado en un correo electrónico que ha sido remitido entre los organizadores.

En dicho correo electrónico, al que ha tenido acceso Europa Press, un catedrático de la Facultad de Enfermería y Fisioterapia que organiza el curso expone que el Gabinete del ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, quien acudirá como ponente de otro seminario, ha reiterado que «no se puede asegurar la seguridad, incluso de los propios alumnos» por lo que reafirma «la prohibición por motivos de seguridad de cualquier tipo de intervención del letrado». No obstante, «dice que organizaremos algo ‘ad hoc’ con la seguridad ‘asegurada’ y con su intervención».

Ante esta situación, Martínez ha indicado que le produce «una profunda desazón y un sentimiento de desasosiego pensar que la universidad, como centro del saber, se convierta en un lugar donde pueda existir vetos ideológicos». «Más sectarismo no cabe», ha puntualizado.

Por su parte, fuentes de la UCA han apuntado a Europa Press que no han podido vetar a un ponente «que no aparece» en la programación de un seminario que, como todos los de los cursos de verano, son aprobados por el Consejo de Gobierno.

De ese modo, se han referido a la programación del curso en el que no aparece el nombre del letrado y sí el de otros participantes como Francisco Javier Gala, Mercedes Lupiani, José Manuel Jareño y Julia Cano, tal y como indica la página web del referido curso, consultada por Europa Press.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cultura

Vox pide la relación de colegios de Madrid en los que si dieron charlas LGTBI y los nombres de quienes las impartieron

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La portavoz de Vox en el Parlamento regional, Rocío Monasterio, ha registrado este jueves una solicitud a la Mesa de la Asamblea pidiendo una relación de colegios públicos y concertados donde COGAM ha realizado acciones “informativas, formativas y de otra índole”.

En el escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, Monasterio solicita la fecha de la actividad, el centro, el temario impartido y una breve descripción de la acción desde 2015.

La petición incluye “el nombre y apellidos del ponente y cuáles han sido las clases destinatarias”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cultura

Fernando Sánchez Dragó arremete contra Vox y su amigo Santiago Abascal

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Sánchez Dragó provoca el pánico en Vox con un portazo: “Quédense el país, sus tribus y sus partidos, por lo que me atañe, donde ya están: en vía muerta, en la Morgue, en el limbo, en el infierno… Se lo merecen”, dice el escritor de 82 años.

Fernando Sánchez Dragó asegura en el diario El Mundo que a él no le van a volver preocupado ni implicado en política después del poco edificante espectáculo político al que se está asistiendo y que puede acabar con nuevas convocatorias electorales.

Asegura el escritor que:

“Se acabó, en lo que a mis columnas se refiere, la política nacional. La internacional, no, pues en ella no sólo pulsa el débil latido de la actualidad, sino también el de la historia e incluso el de la filosofía, infinitamente más vigorosos. Cierto es que lo he anunciado en otras ocasiones. La última fue el 1 de octubre del 17. Regresaba yo ese día de París, y me topé de frente con el bochinche catalán, el 155 con sifón, la espantada de Puigdemont y todas esas vainas. Tan rica era en aquel momento la paleta de colores puesta a disposición de los columnistas que me sentí vagamente obligado a mojar la pluma en ella”.

Recuerda que cayó más de una vez en la tentación de escribir sobre política:

“La penúltima vez fue a comienzos del último verano, pero la victoria de Casado en las primarias de su partido, la tan por mí anhelada defunción del rajoyismo y, sobre todo, la evidencia de que el membrudo Sánchez estaba dispuesto a desguazar lo poco que iba quedando del país en que los dos nacimos me movieron a seguir dando la tabarra con efímeras consideraciones sobre la res pública. Después llegó el rompimiento de gloria de Abascal en Vistalegre y su campanada en Andalucía, y cedí al impulso de seguir haciéndolo”.

Sin embargo, parece haber llegado ya al hartazgo:

“Ya está bien. Cuatro consultas en cuatro semanas, con sus respectivos pasacalles mitineros y las sórdidas negociaciones posteriores, es uno de esos aludes de oclocracia y demagogia que tumban al más pintado. Comprendo que mi credibilidad, si vuelvo a decir que la política no sólo me aburre, sino que me asquea, es escasa, pero aun así lo reitero, porque es verdad. Los míos lo saben. El 12 de marzo leí en este periódico una entrevista de Luis Alemany con Matilde Asensi, que acababa de publicar una novela (Sakura). Decía en ella la escritora a cuento de su forma de vivir: «No permito que nada indigno entre en mi vida, y eso incluye la política». Fue un redoble. Me obligó a reflexionar. No hay nada más rastrero, más inútil ni más fatuo que la política, reducida ahora a tedioso juego de algoritmos y sórdida esgrima de chantajes, y yo, desde que estuve, allá por el pleistoceno, en el parque jurásico del partido comunista, lo sabía”.

Y lanza un mensaje al líder de Vox, Santiago Abascal:

“Han sido veinte meses de pedaleo por el extrarradio de mi mundo. Ya me vale. Esta vez sí que sí. No permitiré que la política (la española, insisto) vuelva a ser objeto de atención en mis columnas. Quédense el país, sus tribus y sus partidos, por lo que me atañe, donde ya están: en vía muerta, en la Morgue, en el limbo, en el infierno… Se lo merecen”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: