Connect with us

España

Las íntimas relaciones de Pablo Iglesias y familia con organizaciones terroristas

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los padres de Pablo colaboraron con el FRAP

Pablo Iglesias nunca ha ocultado que su padre perteneció a una sangrienta organización terrorista. Es más, posiblemente le ha servido para escalar posiciones en la izquierda radical. Padre e hijo se enorgullecen de esa militancia terrorista que llevó a Javier Iglesias a la cárcel en 1973 por su pertenencia al FRAP. El mismo Javier Iglesias cuenta en su blog cómo estando en la cárcel le van a visitar, en el locutorio de abogados, Enrique Tierno Galván, Gregorio Peces Barba y José Bono, al que Javier Iglesias define como “un oscuro pasante del despacho de Tierno”.

María Luisa Turrión, madre de Pablo Iglesias e hija del fundador de la UGT, militó en el Partido Comunista Español. Su pareja, Javier Iglesias, tuvo también relación con Izquierda Unida, en cuyas listas por Zamora se presentó como candidato en varias oportunidades.

Loading...
(PULSE SOBRE LA IMAGEN)

A comienzos de los setenta tanto Javier Iglesias como María Luisa Turrión, militaron en el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), una organización formada al amparo del Partido Comunista y que contó con la colaboración activa de laUnión Socialista Española, entonces dirigida por el ex ministro de Estado durante la II República, Julio Álvarez del Vayo.

Los Iglesias y la izquierda radical

El padre de Pablo Iglesias fue condenado a muerte por participación en actos subversivos. Finalmente, José Bono lo salvó de la pena máxima.

Hay que recordar que el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP) se dedicaba fundamentalmente a segar la vida de policías y guardias civiles. Según la Asociación de Víctimas del Terrorismo, esta organización de extrema izquierda asesinó a:

  1/05/1973     Juan Antonio Fernández Gutiérrez    Policía Nacional-Madrid

27/09/1973   Francisco Jesús Anguas Barragán      Policía Nacional-Barcelona

14/07/1995   Lucio Rodríguez Martín                          Policía Nacional-Madrid

16/08/1975   Antonio Pose Rodríguez                        Guardia Civil-Teniente-Madrid

14/09/1975   Juan Ruiz Muñoz                                     Policía Nacional-Barcelona

29/09/1975   Diego del Río Martín                              Policía Nacional-Barcelona

La participación de Javier Iglesias en “acciones subversivas” contra el régimen de Franco lo llevaron a la cárcel. José Bono fue su abogado y consiguió librarlo de una condena. Y aunque hay quienes están convencidos de que Javier Iglesias llegó a cometer delitos de sangre, su hijo Pablo asegura que lo encarcelaron por “repartir propaganda antifranquista”, tal y como recoge Iván Gil en su libro Pablo Iglesias. Biografía política urgente.

(PULSE SOBRE LAS IMAGENES)

Javier Iglesias, un alto funcionario jubilado

Actualmente, el padre del líder de Podemos es un alto funcionario del Estado jubilado, que trabajó como Inspector de Trabajo y Seguridad Social y Delegado del Ministerio de Trabajo en varias provincias. Ejerció en Soria, Guipúzcoa, Zamora y Almería antes de recalar en Madrid. Fue profesor de Historia Contemporánea e Historia de Relaciones Laborales en la Escuela de Relaciones Laborales de Zamora, dependiente de la Universidad de Salamanca.

(PULSE SOBRE LA IMAGEN)

Javier Iglesias  contó en mayo de 2015 en una entrevista concedida a La opinión de Zamora que “Pablo vino a verme en las Navidades de 2013 y me dijo: ‘Padre vamos a dar el paso’. Me explicó con la gente que contaban, grupos que habían surgido a partir del 15-M. Como a mí me preocupaba en un primer momento que el proyecto se hiciera al margen de Izquierda Unida -Javier Iglesias era, hasta entonces, militante-, me dijo: ‘No, vamos a invitarla a que hagamos un proceso de primarias, yo me presento con el candidato que ellos quieran. Enseguida me di cuenta de que aquello no iba a ser aceptado por IU’. Lo que me sorprendió enormemente fue el fenómeno en que se convirtió Podemos”.

Cuando Javier Iglesias inició a su único hijo en la lectura de Maquiavelo sabía perfectamente lo que hacía: empujar una herencia a la generación siguiente.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Advertisement
2 x COMMENTS

España

Pablo Casado: fachada de hombre, interior de traidor, nauseabundo comportamiento. La deposición de la Derechita Cobarde de ayer: «Las cargas del 1-O no debieron producirse»

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Compartidos

Profundo asco y ominosa sensación de traición: eso es lo que provoca Pablo Casado cuando abre la boca para vomitar sus berreas incoherentes. Ayer, la señora Macarena Olona, de VOX, se lo ha dicho a la cara; a él y al PP en su conjunto: «TRAIDORES». Y Vive Dios que tal cosa es cierta y veraz. Porque traición es lo que comete un ciudadano al ponerse de parte de los enemigos de su Patria.

Esto, y no otra cosa, es lo que ha hecho Pablo Casado. Vergüenza. Asco. Traición.

Loading...

Macarena Olona, secretaria general del Grupo Parlamentario VOX en el Congreso de los Diputados ha respondido a Pablo Casado después de que en declaraciones en Rac1, haya criticado las cargas policiales del 1-O. «Lo que se estaba viendo en la televisión era algo que, en mi opinión, se tenía que haber evitado«, dijo Pablo Casado en referencia a las cargas policiales que fueron ordenadas por el Ministerio del Interior del Gobierno de Mariano Rajoy.

Casado ha insistido en que las actuaciones policiales no le sentaron bien: «Eso lo dijimos todos esa misma semana; ni ésas ni las del 1 de octubre de después, incendiando Cataluña en plena campaña electoral de las generales».

«Ni estaba de acuerdo con los que estaban diciendo que se estaba votando en unas elecciones homologables, porque eso no eran unas elecciones homologables; ni estaba de acuerdo con los que decían que ahí no se estaba votando», ha añadido.

Esto ha provocado la indignación de Macarena Olona. La dirigente de VOX ha llamado a Casado y al PP «traidores»: «Las cargas policiales del 1-O no debieron producirse».

«Pablo Casado cortejando el voto nacionalista catalán. Sin principios. Lo que no tendría que haber hecho el Partido Popular es enviar a nuestras FYCSE en el barco PIOLIN a una ratonera. Traidores».


Comparta este artículo.
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Compartidos

Continue Reading

España

10 de Febrero en la URSS. Cuando los héroes son nuestros. Por Francisco Torres (Memoria Histórica REAL)

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

Hace unos días anoté en mi agenda mental que llegaba el 10 de febrero, aunque Juan lleve días recordándomelo con añoranza de distancia.

A la mayoría de mis lectores, probablemente, no les dirá nada la fecha, pero es una fecha trascendente en el calendario heroico de España, aunque ser héroe no esté de moda. Mis múltiples obligaciones habían dejado en el desván de la memoria los propósitos de sentarme ante el ordenador y escribir algo. Sin embargo, esta mañana, sobre las seis, me ha despertado, como si oyera cadenas y hierro en movimiento, el recuerdo de la fecha. En un par de horas me esperan mis alumnos, pero antes he querido dejar estas líneas en vez de las escasas frases de un comentario en la red a las que nos hemos acostumbrado en demasía.

Loading...

Desde hace muchos años, el 10 de febrero está sombreado en mi calendario, es una cita inexcusable. Hoy también lo será. Casi nunca he faltado a la cita anual con quienes nos reunimos en Alicante para honrar la memoria de quienes dejaron su vida, hace 78 años, luchando en una helada y ondulada planicie ante la aldea de Krasny Bor. Terreno aún hoy cerrado, pendiente de limpiar de restos, donde aún aguardan los cadáveres de nuestros soldados caídos en primera línea.

También, desde hace unos años, nos reunimos para rezar por los muchos divisionarios o amigos que nos han dejado clareando nuestras filas en la tierra pero poblando las del cielo eterno. Ha sido nuestro último recuerdo y homenaje a una larga lista de guripas a los que Dios, por razón de edad, ha ido llamando a su presencia. Recuerdo aquellas jornadas donde había mesas llenas de divisionarios, muchos responsables de acciones heroicas, dicharacheros, contando decenas de anécdotas, dando escasa importancia a que la muerte les acompañara en Rusia, contentos por que la Historia aún no había borrado su rastro y porque tenían un relevo en la batalla en defensa del recuerdo y la verdad, por ello aún no son páginas muertas o papeles perdidos en un almacén de legajos.

Se que este año, solo a última hora, la pandemia nos ha hecho faltar a la cita común. Hoy, Carlos, Juan, Luis, Emilio, Jorge, Alfredo, José Manuel… se levantarán -a estas horas ya lo habrán hecho- con un peso en el alma, porque podemos desafiar el griterío de la “memoria histórica” -siempre bromeamos esperando que nos metan en la misma prisión que la vamos a liar-, pero solo los elementos son capaces de parar nuestras naves, aunque nos quede el recurso de subir a un falucho de estas líneas, rezar una oración o acudir a una Iglesia en solitario.

A estas horas, en que el deber me ha sentado ante el teclado, hace 78 años, pocos dormían aún en las líneas españolas establecidas entre el Ishora y la línea férrea que discurría al otro lado de Krasny Bor. Pocos ignoraban que iban a ser atacados dado el movimiento enemigo. Lo que sí desconocían es que estaban en el punto de ruptura de la Operación Iskra, diseñada por el mismísimo mariscal Gueorgui Zhukov, al que difícilmente se puede arrebatar el título de ser uno de los grandes generales de la II Guerra Mundial. Una acción de largo alcance, con una maniobra a realizar por los Frentes de Leningrado, Voljov y Noroeste, con el ambicioso objetivo de liberar Leningrado y Novgorod, empujando a las fuerzas alemanas hasta la frontera de Estonia y Letonia.

Se planificaba un durísimo combate en una zona muy amplia. En ella se libraría la que se iba a convertir en la última gran batalla, con protagonismo relevante, en la que han participado fuerzas del ejército español. Es así, porque, como no me canso de repetir, la División Española de Voluntarios fue constituida por el Estado Mayor hispano como una unidad del ejército español.

El movimiento general de los tres Frentes se iniciaría en Leningrado, con el ataque y ruptura de la línea alemana en Krasny Bor, para abrir de forma definitiva la carretera y la línea férrea que comunicaba Moscú y Leningrado, estableciendo un amplio pasillo, en un paisaje difícil, con masas boscosas, que permitiera el paso de blindados y grupos mecanizados hacia el sur para enlazar y permitir el segundo movimiento con el avance en el Voljov.

El general Esteban Infantes había trazado planes de defensa para corregir una línea que carecía de la necesaria profundidad, porque unos meses antes era punto de partida para el asalto a Leningrado. El 15 de enero el general Lindeman, falto de hombres, ordenó a la División Azul extenderse hasta sobrepasar las vías del ferrocarril, dejando a los españoles prácticamente sin reservas y con la necesidad de preparar el terreno para una batalla defensiva que les sorprendió sin poder culminar sus fortificaciones. Esteban Infantes estaba aplicando la doctrina táctica para grandes unidades que Franco había trazado en plena guerra y sobre la que volvería a teorizar.

La desproporción de fuerzas combatientes el 10 de febrero era abrumadora. Los españoles disponían en la zona de combate de entre 4.000 y 5.000 mil hombres, el resto de sus fuerzas estaban manteniendo la línea al otro lado del Ishora. Exprimiendo la División, recurriendo a pedir voluntarios entre los que ya estaban preparados para volver a España -entre ellos mi buen amigo José Antonio Ramos, que se dijo “yo voy” y con el calzado de regreso volvió a su unidad 4ª/263 a combatir en un terreno helado y caer prisionero el 11 de febrero-, pudo constituir una reserva de unas pocas compañías, casi un Batallón. 5 ó 6 Baterías de artillería hispanas y otras dos alemanas con pequeñas unidades Flak se desplegaban; más allá, el fuego de cobertura alemán y el español en la otra orilla del Ishora. Tampoco el mando alemán disponía de grandes reservas.

Los soviéticos, para la ruptura y progresión inicial, iban a lanzar cuanto habían acumulado: 3 Divisiones completas (63º, 43°, 72°), junto con unidades de la 45°, dos Brigadas de esquiadores y unos 80 carros de combate, más de 33.000 hombres. Fuerzas apoyadas por un centenar de aviones y unas mil bocas de fuego, que lanzarían 95.000 proyectiles de más de 75mm desatando un infierno sobre los españoles. La preparación artillera debería haber borrado a los divisionarios azules del mapa o al menos destruido su capacidad de resistencia. Pero…

A las seis y cuarto de la mañana, la hora a la que me ha despertado el deber para que me pusiera a escribir estas líneas, empezó la preparación artillera. Esta convirtió la zona en un mar de lodo e hizo subir la temperatura varios grados. A las 8 de la mañana la infantería soviética avanzó por el gran pasillo natural que llevaba hasta el ferrocarril. De la tierra salieron los españoles del 262°, del Batallón de Reserva 250, del Grupo de Exploración, zapadores y esquiadores junto con los artilleros de Santos Escarza (caído con su Plana Mayor al iniciarse el combate el mando lo asumió el Comandanre Reinlein).

El resto es conocido, la moral de combate de una fuerza voluntaria, las resistencias hasta la muerte, la ausencia de pérdida de voluntad de combatir por la brutalidad del ataque, la capacidad de reorganizar hombres en retirada, pequeños pelotones perdidos, y constituir puntos de resistencia hizo el resto, empantanando a los soviéticos en un enjambre de abejas.

Los soviéticos se encontraron con las ametralladoras y fusiliería de compañías de primera línea que no debían estar ahí. Pero estaban. Con oficiales y jefes impertérritos como: Palacios, Arampuro, Campos, Huidobro, Molero, Oroquieta, de la Iglesia, Castillo, Payeras, Rubio, Losada, Muñoz, Altura, Ulzurrún, Miranda, Díaz Cuñado, Auba, Arozarena… con los vitales sargentos personalizados en Salamanca y con una larga lista de soldados anónimos, con héroes como Ponte Anido. Hasta seis horas resistieron los soldados de la primera línea con pequeños contraataques desde atrás. 30° bajo cero.

La batalla defensiva que estaban riñendo los españoles estaba funcionando, aunque los alemanes estimaban que la ruptura progresaría y tendrían que intentar frenarla en otra línea. No fue así. El general Esteban Infantes, en una acción discutible, ordenó esa tarde a sus reservas avanzar para recuperar la vía de pentración que aún defendían fuerzas del 250. El resto de sus líneas también fueron atacadas para ser fijadas, aunque en el relato casi desaparezcan. El Comandante Blanco Linares defiende Podolovo y manda las reservas que van a entrar en combate, sus fuerzas deben asegurar la línea del Ishora. Se combate también en Staraia Mysa y en toda la zona de resistencia que llega hasta Krasny Bor. Es el espacio decisorio que Franco califica de vital zona de resistencia y centro de la batalla defensiva.

Los combates se prolongan de madrugada pero los rusos se han atascado, aún el día 11 continúan. Su mando que cuenta las bajas, algo más de un 30% de sus efectivos, toda una División, considera que ni el terreno ya les favorece, ni tienen más reservas. Solo han conseguido avanzar unos kilómetros. La ambiciosa operación debe detenerse. Los españoles impidieron al enemigo alcanzar sus objetivos. Los divisionarios eran incapaces de dejar sus puestos, perder su moral de combate o rendirse. Quizás habían fiado mucho en los informes que sobre ellos les llegaban y creían que aquella División renovada no combatiría igual que la de 1941.

Las bajas españolas podrían valorarse en un 45% de los efectivos empleados. Cerca de un millar de hombres dejaron la vida en Krasny Bor. El listado de desaparecidos fue amplio al igual que el de prisioneros, algunos morirían camino de las líneas rusas, asesinados, o perdidos en la soledad de un campo de prisioneros. Oficiales, sargentos y soldados que iban a seguir luchando contra el comunismo en los campos de prisioneros durante una década.

Desconozco, por no ser aficionado a ello, si alguna unidad hispana, en un solo día de combate, prolongado luego por algunos en el cautiverio, mereció tantas Medallas Militares Individuales y tantas les fueron concedidas; otra se quedaron en expediente porque no quedaban testigos para acreditar los hechos. Hoy, 10 de febrero, supongo que en ninguna unidad del ejército español, del mismo ejército al que pertenecían, recordará en sus efemérides del día lo sucedido. Da igual, porque aunque pase el tiempo y caiga el olvido seguirán siendo nuestros héroes.


Comparta este artículo.
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

Continue Reading

Cataluña

Las píldoras de Pío Moa: En Cataluña solo se presenta un partido que defiende la unidad y la independencia de España, VOX

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Compartidos

Casi todos los comentarios y análisis de los expertos sobre las elecciones catalanas prescinden de lo esencial: a ellas solo se presenta un partido que defiende la unidad y la independencia de España, VOX. Los demás han defendido siempre la disgregación o a los disgregadores, y la pérdida de soberanía nacional.

—Todos los partidos, excepto VOX, defienden la inmigración salvaje, el aborto masivo, las leyes de género y las de “memoria” antihistórica y antidemocrática.

Loading...

—Solo hay un partido en Cataluña que defienda la democracia y la constitución. Los demás han conducido, entre todos, a la actual situación de rebeldía regional, acoso a la idea de España, violencias y golpe de estado permanente.

—Aznar fue el principal conseguidor de los separatismos. Zapatero dejó en marginal la presencia del estado en varias regiones. Rajoy, que encara un posible horizonte penal, animó de muchos modos el impulso hacia el golpe separatista: “¡quién lo podía esperar!”, dijo el bobote, y no dimitió. El Doctor solo está llevando hasta el fin la misma política. Estos hechos definitorios  no deben olvidarse ni por un momento.

—Son millones los catalanes hartos de los separatismos y sus cómplices. Lo demostró Ciudadanos, que también demostró inconsistencia política.  No será fácil, pero VOX podría recoger los votos de esos catalanes, pese al boicot de la Triple M y a la campaña de falsedades de los demás partidos.

—Si el PP acaba de hundirse en Cataluña podría ser el primer paso para su disolución nacional, como la UCD. El PP gallego, por ejemplo, podría decidirse por una política explícitamente separatista: implícitamente ya la practica. Y dejaría espacio político para un partido auténticamente nacional.

—El  PP  de Casado el del Máster dice no tener nada que ver con el PP de Rajoy (se ha refundado sin que nadie se enterase), y al mismo tiempo amenaza a Bárcenas con que “actuará contra las calumnias”. ¿En qué quedamos? ¿Se ha refundado o no?

**¿Por qué sigue tanta gente votando al PSOE, al PP o a los separatistas a pesar de la evidencia de sus corrupciones e ilegalidades? Porque esos votantes creen que esos partidos “son los nuestros”, pase lo que pase: el PSOE sigue siendo el de los obreros, los separatistas los de Cataluña o Euskadi, el PP de no se sabe quiénes… a pesar de que todos ellos solo han traído los mismos problemas que hundieron a la república. Denunciar esas falsas identificaciones es crucial.
**Indicio de la debilidad de la historiografía en España  es que, pese a la importancia del problema separatista, mi libro Una historia chocante haya sido el primer estudio de conjunto de los separatismos catalán y vasco en estrecha relación con la evolución histórica de España desde principios del siglo XX. Y que siga siendo único en su enfoque y análisis. El libro tuvo una fuerte difusión, para quedarse parada antes de un año. Curiosamente ocurre algo parecido con Europa: todo el mundo es tan europeísta como poco interesado en el tema; la mayoría es antiseparatista, y asimismo sin ganas de superar su ignorancia sobre el asunto.


Comparta este artículo.
  •  
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Compartidos

Continue Reading

Ceuta

Las mil batallas de Mahbes, en el Sáhara Occidental

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Un campamento militar que ha sido de españoles, marroquíes y saharauis

 

La del Sáhara Occidental es una de las grandes epopeyas de los tiempos recientes, protagonizada por soldados y civiles magrebíes y recrudecida por las características de pasión, bravura y joven nacionalismo que caracterizan a saharauis y marroquíes. La gran diferencia es que la nación del desierto ha llevado desde el principio la peor parte con el exilio y la mayor cantidad de bajas civiles. Y nuestros amigos sobre el terreno nos envían muestras del entusiasmo revolucionario y nacionalista saharaui, reavivadas tras el último estallido del conflicto del Sáhara Occidental en diciembre de 2020:

Loading...

Dicen que ahora más que nunca lucharán por su patria. Que lucharán hasta la victoria. Y así es su día a día. Hasta que no vean el Sáhara Occidental libre como país no parar de luchar.

“Debido a los ataques de mis soldados se ven las llamas en el muro de mis enemigos y que así siga, que así siga, triunfaré a pesar de mi imposible revolución”.

 

Parece mentira que un discurso así pueda realizarse en un territorio bajo soberanía española, de iure, en pleno siglo XXI. Porque no estamos hablando de las guerritas de cartón de los separatistas autóctonos, sino de una guerra de verdad que en primera tuvo también a España como protagonista en el Sáhara Occidental. Y hablaremos de ello en este artículo, aunque por muchas décadas el Estado Español haya pasado bastante del tema. No fue siempre así. Pero lo que no cambia en esta historia es el empeño nacional de los saharauis, que se aferran a esta lucha de generaciones:

Nada es imposible en esta vida. Mira que después de 47 años luchando por nuestra patria, si Dios quiere, lo conseguiremos todos juntos.

Eso seguro, puesto que nada se podrá hacer sin el beneplácito del Señor. Y es que la actual campaña no es sino la última de una larga serie de guerras que os queríamos resumir aquí.

 

 

La derrota de Marruecos en Mahbes

 

Son muchos los rincones del Sáhara Occidental que han sido regados de sangre en tantas batallas y escaramuzas, pero hoy queríamos detenernos en uno en concreto donde españoles y saharuis obtuvieron grandes triunfos frente al Sultán.

La posición de Mahbes es uno de los enclaves estratégicos más importantes del Sahara Occidental. Domina la ruta entre Tinduf y Smara y es la puerta de entrada al Sur del Reino de Marruecos. De ahí que se hayan librado allí sangrientas batallas, ya desde los tiempos de la dominación española en la región, siendo Mahbes un nombre de pésimo recuerdo para las Fuerzas Armadas del Sultán.

En 1979, cinco periodistas y entre ellos un corresponsal de El País, visitaron los restos del gran desastre marroquí en Mahbes, a manos de las guerrillas del Frente Polisario. El olor a muerte era descrito como pestilente e insoportable por la gran cantidad de bajas que había sufrido el Ejército Real de Marruecos. Y es que la posición había sido arrasada por el sorpresivo ataque de los guerrilleros saharauis, que por entonces la controlaban a pesar del empeño de Rabat por negarlo todo. No era la primera vez que sufrían un revés semejante en esta misma localización y entonces, como hacen hoy, pretendían ocultar la realidad de una guerra que incomoda a demasiados intereses creados en el Sáhara Occidental.

 

 

Hassan II se puso chulo con los españoles, pero resultó humillado en Mahbes

 

Los primeros en recibir la visita militar de los ocupantes marroquíes en Mahbes fueron las tropas españolas y nativas, las ATN saharahuis, que repelieron una agresión del Sultán ya antes de la Marcha Verde.

El intercambio de frases altisonantes a lo largo de 1975 había sido la tónica entre el Sultán Hassan II y las tropas españolas, que mantenían la moral muy alta pese a la incertidumbre que suponía la agonía del General Franco. Y esperaban acontecimientos en sus barracones del desierto mientras las amenazas del Estado vecino, Marruecos, subían de tono cada día. El Sultán había llegado a decir que se tomaría el café en El Aaiún en dos días, en la capital del Sáhara Occidental, lógicamente después de echar de allí a nuestras tropas, pero sus planes de arrancárselo por la fuerza a los españoles se fueron disipando con el tiempo. En primer lugar, por un olvidado fracaso de su Ejército en ese mismo mes de junio de 1975, cuando pronunció esa famosa frase, pues su tanteo inicial en Mahbes resultó en la rendición de un buen contingente de sus soldados.

Mahbes es una de tantas localizaciones clave que el Ejército Marroquí ha pretendido siempre controlar y controla, pero no sin haber pagado un alto tributo de sangre. Y si el Sultán quiere controlar las rutas que conducen a los más importantes enclaves del Sáhara Occidental siempre tendrá que tener previamente el control sobre esta posición.

 

 

Derrota de Hassan II en Mahbes a manos españolas

 

En tiempos de la presencia española, había en Mahbes una considerable guarnición del Tercio, que compartía su acuartelamiento con las fuerzas nómadas de origen indígena. Y el Sultán intentó tomarlo por la fuerza, antes de la Marcha Verde, con el mismo modelo de operaciones que ya empleó en Ifni entre 1957 y 1958.

Sin embargo, sus hombres terminaron rodeados y pidiendo la rendición a los legionarios que había por allí, los cuales desmontaron un ataque sorpresa marroquí que estaba destinado a ser una humillación y una advertencia a los demás puestos fronterizos. Y los prisioneros no tardarían en ser devueltos a su país, por cierto, pero el Estado Español ocultó a la opinión pública esta muestra de superioridad militar española sobre Marruecos: convenía más y sigue interesando presentar a los españoles la gran amenaza del vecino del Sur, cuya economía es 9 veces más reducida, como un desafío frente al que vivir siempre acojonados.

Pero la victoria española en Mahbes en 1975 demostró, sin embargo, que ese primer guantazo que quiso darnos el Sultán se le volvió en contra. De hecho, no volvería a pensar en tomar el Sáhara Occidental con sus soldados, sino con escudos humanos de su propio país, en la maniobra de guerra sucia usando a civiles que se conoce como Marcha Verde.

 

 

División de los saharuis en la expulsión de España del Sáhara Occidental

 

¿Pensaba el Sultán que el Ejército Español se desbandaría sin más si conseguían tomar Mahbes, así como otras posiciones que él consideraba abandonadas por sus guarniciones, tal vez sin muchas bajas y forzando una retirada que él creía inevitable?

El escenario de la época, desde luego, invitaba a pensar en una victoria rápida para el Reino de Marruecos: el Frente Polisario hostigaba a las tropas españolas sobre el terreno y no teníamos muchos amigos, ni en Europa ni en ninguna parte, aparte de que estaba claro que la próxima muerte de Franco sólo ayudaría a los planes del Sultán.

Su estrategia de forzar a las guarniciones españolas del desierto a la rendición, mediante asedios y ataques sorpresa, le había funcionado en gran medida en Ifni, menos de 20 años antes. Y a esto se unía la cooperación en sus planes de un Frente Polisario que se había convertido en la pesadilla de las tropas españolas y con los cuales mantenía un objetivo en común: la expulsión de los españoles del Sáhara Occidental. Un fin que no todo el pueblo saharaui por igual compartía, pues, por ejemplo, muchas de las fuerzas de las Agrupaciones de Tropas Indígenas (ATN), seguían la tradición iniciada ya antes de la Guerra Civil Española: colaborar con las autoridades españolas con sus armas. Igual que los soldados de Regulares, de las harkas o los Tiradores de Ifni, legendarias fuerzas indígenas de gran valor para España.

 

Por aquel entonces, pienso, el Frente Polisario tomó una mala decisión fundamental al atacar con tanta energía a los españoles y a sus paisanos de las ATN, pues esto sólo aceleró los planes anexionistas de Marruecos en el Sáhara Occidental. Pero lo que muchos saharauis creyeron que sería una liberación, la famosa Marcha Verde de 1975, se convirtió muy pronto en el inicio de la más brutal represión vivida hasta entonces por su pueblo. Muchos de ellos no quisieron tolerarlo ni adaptarse a la nueva situación. Y el mismo Frente Polisario que había peleado contra los españoles, primero, en connivencia con los objetivos del Sultán, esa misma noche tornaba sus armas contra el nuevo y más peligroso ocupante de su territorio: el Ejército de Marruecos.

La República Árabe Democrática del Sáhara Occidental nacía así en el destierro del desierto, perseguidos sus ciudadanos por las fuerzas marroquíes y obligados a una precariedad como nación que persiste aún hoy.

 

 

La victoria de los saharauis en Mahbes en 1979

El tremendo triunfo de España en Mahbes, aparte de olvidado, gracias a Dios no se saldó con ninguna baja y los prisioneros serían devueltos de inmediato a Marruecos.

No ha sido así en los encuentros a vida o muerte con otro tipo de enemigo, el Frente Polisario, en un conflicto tan cruel que no se han intercambiado los prisioneros en décadas. Que se ha saldado con numerosas bajas por ambas partes. Y cuando los saharauis tomaron Mahbes, 4 años después del anterior episodio de 1975 contra la Legión, desgraciadamente fue a un alto precio en sangre marroquí.

Pero volvemos a 1979, ya después de la traición borbónica, que humilló como nunca a las Fuerzas Armadas españolas en la Marcha Verde y dejó a su suerte a ciudadanos españoles, como son todavía hoy de iure los saharauis, para que Sultán pudiera pisotearlos sin oposición. O eso creía, a lo mejor, porque enseguida comenzaron los combates a muerte contra los verdaderos habitantes del Sáhara Occidental, los cuales demostraron con sus escasos medios y su heroísmo que defender aquello no era una misión imposible para un Ejército Español, siempre muy superior a marroquí. Todo aquello fue un mantra que se inventaron los propagandistas del Régimen del 78, todos ellos arremolinados en torno a su salvador monarca, que es el mismo que hoy está desaparecido mientras los comunistas campan a sus anchas por todas partes y su sobrino Mohamed nos invade las Canarias.

 

 

Victoria del Polisario en Mahbes

 

En esta Batalla de Mahbes de 1979 se demostró, por enésima vez, que las fuerzas marroquíes no eran ni mucho menos invencibles. Otra cosa era que el Frente Polisario, como todo ejército irregular, pudiera defender el territorio conquistado por mucho tiempo. Siguiendo su típica estrategia de golpear y huir, evitando siempre enfrentarse con el enemigo cuando éste muestra demasiada superioridad, los saharauis se retiraron de Mahbes para evitar convertirse en blanco de la aviación marroquí.

Unos pocos cientos de hombres del desierto habían conseguido derrotar a una fuerza de tanques de origen francés, misiles yanquis y baterías antiaéreas soviéticas. Un armamento muy moderno en manos de 1.200 soldados del Sultán, pero que no pudieron resistir el fiero ataque sorpresa de una tropa ligera saharaui y fueron puestos en fuga. Y tras esta gran victoria del Polisario, las fuerzas ocupantes de Marruecos tardarían bastante en poder reorganizarse y montar nuevas ofensivas en la zona.

 

 

España oculta la victoria olvidada de Mahbes en 1975

 

Al Régimen actual de España no le interesa contar la verdad: que la superioridad militar de España sobre Marruecos ha sido la tónica de esta historia y que así debería seguir siendo, si de verdad queremos tener paz. Porque el rearme de Marruecos y el desarme de España equilibran la balanza de poder y esto sólo hace más probable una guerra. Sin embargo, en lugar de corregir esta deriva suicida, los políticos actuales siguen el mismo modus operandi de entregar el Sáhara y lo que haga falta, como siempre, lo que sea con tal de evitar una guerra.

Sin embargo, el total fracaso de Hassan II en Mahbes demuestra que muchas veces no es necesario llegar a una guerra que a nadie interesa, empezando por el propio Sultán. Siempre fueron derrotados cuando tomaron esa iniciativa militar y es un riesgo que la cúpula marroquí no puede permitirse, porque ya un Gobierno de Mauritania cayó por culpa del Sáhara. Y es que a ningún Régimen le conviene perder una guerra total y ya Marruecos resultó derrotado en Ifni (1958), como también fueron expulsados de El Perejil (2002) sin necesidad de llegar a ninguna confrontación directa.

Ya se lo dijo Aznar a Hassan II, ante una indirecta del Sultán sobre que Marruecos y España no entrarían nunca en guerra por Ceuta y Melilla:

Y haría muy bien Marruecos en no entrar en Guerra, Majestad, puesto que la perdería.

Y es que las cosas pudieron haber sido muy diferentes si los legítimos defensores del Sahara, españoles y saharauis, hubieran llegado a algún tipo de acuerdo rápido que no diera lugar a las maquinaciones del Sultán y, sobre todo, a la siempre traicionera intervención del Tío Sam, la República Francesa y demás familia occidental. Más de 40 años después de la Marcha Verde, por desgracia, el desierto del Sahara se sigue teniendo de sangre marroquí y saharaui por la falta de acuerdos y sobre todo de legitimidad por parte de la potencia ocupante actual, que es el Reino de Marruecos. El mismo Estado que está invadiendo nuestro muy legítimo territorio y amenazándonos constantemente, pero hay otras superpotencias por detrás.

 

 

Desmilitarización de España, el país donde los ciudadanos no tenemos derecho a defender a la Patria

 

En estos momentos, sin embargo, nuestras Fuerzas Armadas se encuentran en un estado de abandono y desmoralización total. No se invierte en ellos, se los paga mal y esto a pesar de que son la base de todo nuestro Estado de Derecho y nuestra seguridad. Han sido incluso movilizados para tareas que otro personal podría realizar, en la crisis sanitaria, si tuviéramos reservas civiles para estas cosas. Sin embargo, no disponemos de gente suficiente para enfrentarnos a catástrofes graves, puesto que para empezar no se quiere formar a los que queremos recibir instrucción militar como voluntarios y lo último: ahora se usa a los soldaditos hasta como conejillos de indias, para probar vacunas que no han pasado controles de verdad. Y yo creo que no es de recibo nada de esto, pero tampoco puedo cambiar las cosas yo solo.

 


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ALERTA NACIONAL RECOMIENDA:

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »