Connect with us

A Fondo

Las mujeres “emancipadas” nos están llevando de cabeza a una catástrofe sin remedio

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

BD (R).- La emancipación de la mujer en Occidente no es la noble causa que siempre se nos ha querido hacer creer. Se trataba, bajo la engañosa apariencia de la “marcha imparable hacia el progreso”, de alcanzar unos objetivos mucho menos elevados y generosos.

La llamada emancipación femenina (concepto que implica una supuesta servidumbre de la mujer en la sociedad tradicional, cosa totalmente alejada de la verdad) permitió que la mitad de la población que se encontraba al margen del sistema impositivo pudiera ser objeto de medidas recaudatorias. A partir de esa “emancipación” la mujer paga impuestos en los mismos supuestos y condiciones que los hombres.

Su anterior situación suponía un lucro cesante para las arcas de los Estados y para poderosos grupos económicos que juzgaban este “anacronismo” intolerable y perjudicial para sus intereses.

Este movimiento contó con muchos apoyos que, envueltos en la falsa bandera del progreso y la filantropía, escondían propósitos muy alejados de la promoción sincera de la condición femenina o la revalorización de su papel en la sociedad. A partir de esa “emancipación”, la mujer vota, trabaja, cotiza, paga impuestos, trabaja, consume: entra en el circuito de la explotación y la manipulación. No se libra de ninguna servidumbre real y se somete en cambio a un yugo verdadero.

La mujer fuera de casa, alejada del hogar, separada del universo que le es propio y para el que está perfectamente dotada, tiene un efecto desastroso sobre el pilar básico de la sociedad que es la familia.
Las perturbaciones causadas al núcleo familiar han sido superiores a las pretendidas ventajas de esa mal llamada emancipación.

La “emancipación” de la mujer es así concebida como un instumento de primera eficacia para debilitar a la familia, erosionar el vínculo entre los miembros de esta y destruir toda relación basada en una jerarquía natural y necesaria a la estabilidad y desarrollo del conjunto.

No se trata de objetar la igualdad jurídica y legal antre el hombre y la mujer, menos aún de discutir de su equivalencia moral, cuestión que está fuera de todo debate. Tampoco de reducir a la mujer a un papel subalterno en un estatus de inferioridad y minoría de edad a perpetuidad y sin remedio. Se trata de poner en relieve los perversos resultados de una indiferenciación extrema de los sexos masculino y femenino, su antinatural equiparamiento en todo, y señalar las nefastas consecuencias de ese estado de cosas.

Puede parecer extraño escuchar esto, pero posiblemente pocas veces en la historia de los pueblos europeos, la mujer ha sido más maltratada, su condición menos valorada, su dignidad menos reconocida, su papel más devaluado que en la actualidad. Como consecuencia directa de esa falsa emancipación, la naturaleza sexual de la mujer se ha sobrevalorado de manera paroxística mientras se desacreditaba su condición de madre, de educadora y guardiana del hogar. La mujer “emancipada” se ha convertido en un desmentido absoluto de esa supesta liberación que ha hecho de ella un mero objeto sexual desprovisto de vida genuina. Se puede decir de manera más cruda, pero la violencia de otras expresiones no añadiría nada en sustancia a la verdad enunciada.

Al abrirle a la mujer las puertas del mundo y de la sociedad, esta desatiende sus funciones naturales: maternidad y hogar. ¿La dramática baja de la natalidad en Occidente no tendrá algo que ver con todo esto? Las familias, cada vez más escasas y más tardíamente formadas, tiene menos hijos, y los padres tienen cada vez menos tiempo para criarlos y educarlos. (Muchas parejas actuales tienen un hijo como si tuvieran un perrito, a veces incluso tienen el perro antes que el hijo.Y el coche, el televisor de plasma y las vacaciones a la Riviera Maya…). Los niños pasan de la tutela de los padres a la del Estado, a través del sistema escolar. Tomados por el Estado, este no los soltará hasta bien entrados en la adolescencia. Vale decir que no serán educados sino adoctrinados en la ideología del Estado, al que verán como la autoridad natural. Los padres se vuelven meros reproductores y dispensadores de alimentos, a la espera tal vez de que el concurso de un macho y de una hembra del género humano sea prescindibles y se pueda lograr gestaciones extrauterinas en incubadoras de criaderos estatales.

Destruir la familia es minar los fundamentos de la sociedad, socavar los cimientos de toda comunidad organizada, cegar la fuente de toda vida. Aunque a algunos les resulte sorprendente esta afirmación, y la califiquen de idea reaccionaria y de pervivencia de una mentalidad pasada, estamos convenidos que esta equivocada emancipación ha jugado un papel de primera importancia en el catastrófico panorama que se ofrece a nuestro asombro y nuestra condena.

Este es el balance de esa “emancipación”, junto con otros factores no menos decisivos: baja natalidad, guerra de sexos, feminización, desvirilización, destrucción de la familia, descomposición de la sociedad, quiebra de la autoridad, discredito de toda jerarquia, odio a la excelencia, rechazo del mérito, xenofilia, invasión demográfica, etc.

No veo ningún conformismo en aceptar el rol que la naturaleza ha reservado a la mujer como procreadora, madre y educadora. Y no veo por ningún sitio que ese papel tan valioso (y tan denigrado al mismo tiempo por la ideología dominante actualmente) sea un impedimento a la realización de la mujer como persona. Si aceptaramos este curioso razonamiento (que una mujer sólo se puede realizar como persona al margen de su misión natural de madre, educadora y perpetuadora de la especie y la familia), llegaríamos a la conclusión inevitable de que no hay realización posible para la mujer más que fuera de su propia condición de mujer, de aquello que es exclusivamente el ámbito de la mujer: la procreación y la crianza de la prole, en definitiva el hogar, por muy reaccionario y antiguo que esto suene.

La libertad de la mujer, la emancipación de la mujer, su realización como persona, no pueden ser una mirífica conquista al precio de la negación de su propia condición, de la renuncia al rol insustituible de madre, educadora y guardiana del hogar.

¿Puede haber mayor realización para la mujer que tener hijos y criarlos? ¿Es esa función un destino inferior al que hay que preferir un trabajo, muchas veces mal retribuído, en un ambiente de competición y lucha, en contacto muchas veces con la cara menos amable de la sociedad, donde su natural sensibilidad y delicadeza se verá a menudo violentada?

No pretendemos encerrar a la mujer entre cuatro paredes y negarles todo horizonte fuera de ese ámbito. Pero debemos admitir que la deserción masiva de la mujer occidental de sus deberes superiores, la rebelión generalizada contra el orden natural de las cosas nos están llevando de cabeza a una catátrofe sin remedio.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

A Fondo

Se está matando la libertad de expresión en Francia, Alemania e internet

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Judith Bergman.- En mayo, Francia pidió que aumentara la supervisión del Gobierno sobre Facebook. Ahora Facebook ha accedido a entregarles a los jueces franceses los datos de identificación de usuarios sospechosos de discurso del odio en su plataforma, según el secretario de Estado para el Sector Digital, Cédric O.

Anteriormente, según una información de Reuters, “Facebook se había abstenido de entregar los datos de identificación de las personas sospechosas de discurso del odio porque no estaba obligada a hacerlo según el ordenamiento jurídico estadounidense-francés, y porque le preocupaba que los países donde no hubiera un poder judicial independiente pudieran abusar de ello”. Hasta ahora, señaló Reuters, Facebook sólo había cooperado con el poder judicial francés en asuntos relacionados con atentados y actos violentos transfiriéndoles las direcciones IP y otros datos identificativos de individuos considerados sospechosos por los jueces franceses y que los habían demandado oficialmente.

Ahora, sin embargo, el “discurso del odio” —como se tilda interesadamente al discurso que no cumple la ortodoxia política del momento— parece ser comparable al terrorismo y los crímenes violentos. Muy autocrático, pero al parecer a Cédric O le encanta: “Esto es una gran noticia, significa que el proceso judicial podrá transcurrir con normalidad”.

Es bastante probable que otros países quieran hacer algún acuerdo similar con Facebook; también parece probable Facebook lo acataría. En mayo, por ejemplo, mientras Francia estaba debatiendo unas leyes que le darían a un “regulador independiente” el poder de multar a las empresas tecnológicas con hasta el 4% de sus ingresos globales si no lo hacen lo suficiente para eliminar el “contenido de odio” de sus redes, el consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, declaró: “Espero que [la propuesta francesa] se pueda convertir en un modelo que se utilice en toda la UE”.

Francia es el primer y hasta ahora único país en haber llegado a un acuerdo de este tipo con Facebook.

El nuevo acuerdo podría representar el fin de facto de la libertad de expresión en Facebook para los ciudadanos franceses.

La autocensura en Europa ya es algo generalizado: una reciente encuesta en Alemania mostró que dos tercios de los alemanes tienen “mucho cuidado” con los temas de los que hablan en público, de los cuales los más tabú son el islam y los inmigrantes. Es probable que saber que una simple publicación en Facebook podría llevarte ante el juez esté poniendo una sordina decisiva al deseo de cualquiera de hablar con libertad.

Las autoridades francesas ya están en proceso de establecer un ejemplo muy público de lo que les puede ocurrir a los que usan su libertad de expresión en internet. Hace poco, Marine Le Pen, líder de Agrupación Nacional, recibió la orden de comparecer en juicio y se podría enfrentar a una pena máxima de tres años de cárcel y a una multa de 75.000 euros por difundir “mensajes violentos que incitan al terrorismo o la pornografía o herir gravemente la dignidad humana”. En 2015, había tuiteado imágenes de las atrocidades perpetradas por el ISIS en Siria e Irak para demostrar lo que éste estaba haciendo.

Es probable que, si otros países reproducen el acuerdo de Facebook con Francia, se agote lo poco que quede de libertad de expresión en Europa, especialmente en internet.

A principios de julio, la Asamblea Nacional de Francia adoptó un proyecto de ley concebido para limitar el discurso del odio online. El proyecto de ley les da a las redes sociales 24 horas para retirar el “contenido de odio” o de lo contrario se enfrentarán a multas de hasta el 4% de sus ingresos globales. El proyecto de ley ha pasado al Senado francés y se podría convertir en ley tras el receso estival del Parlamento. Si lo hace, Francia será el segundo país de Europa, después de Alemania, que apruebe una ley que hace directamente a las redes sociales censoras de sus usuarios en nombre del Estado.

También a principios de julio, en Alemania —donde la ley de censura, conocida como NetzDG, también exige que Facebook retire contenidos en un plazo de 24 horas so pena de multa de hasta 50 millones de euros—, la Oficina Federal de Justicia impuso una multa de 2 millones de euros a Facebook “por la incompleta información proporcionada en su informe publicado [la publicación de su informe de transparencia para la primera mitad de 2018 que exige la NetzDG] sobre el número de quejas recibidas por contenidos ilícitos. Esto le causa al público general la impresión distorsionada de la cantidad de contenidos ilícitos y la respuesta de la red social”.

Según la Oficina Federal de Justicia de Alemania, Facebook no informa a sus usuarios lo suficiente sobre la opción de denunciar “contenidos delictivos” con el “formulario de denuncia específico de la NetzDG”:

“Facebook tiene activos dos sistemas de denuncia: sus canales normales para reportar y responder, por un lado, y el ‘formulario de denuncia de la NetzDG’ por el otro. Los usuarios que deseen presentar una queja por contenido delictivo amparada por la Ley de Aplicación de la Ley en las Redes serán guiados por los canales normales, ya que la existencia paralela de los canales normales y el ‘formulario de denuncia de la NetzDG’ no es lo suficientemente transparente, y el ‘formulario’ de la NetzDG está demasiado escondido […] Si las redes sociales ofrecen más de un canal de denuncia, se debe indicar con claridad y transparencia a los usuarios, y las quejas recibidas por estos canales se han de incluir en el informe de transparencia. Al fin y al cabo, los procedimientos para gestionar las quejas de contenido ilícito tienen un impacto considerable en la transparencia”.

Facebook respondió: “Queremos eliminar el discurso del odio de la manera más rápida y eficaz posible, y trabajar para ello. Estamos seguros de que nuestros informes publicados para la NetzDG están en conformidad con la ley, pero como muchos críticos han señalado, la ley adolece de claridad”.

A pesar de que Facebook afirma estar combatiendo el discurso del odio online, incluido haber eliminado millones de publicaciones de contenido terrorista de su plataforma, según un reciente reportaje de The Daily Beast, 105 publicaciones de algunos de los terroristas más infames de Al Qaeda siguen en Facebook, y también en YouTube.

Entre esos terroristas están Ibrahim Suleiman al Rubaish, encarcelado durante más de cinco años en la bahía de Guantánamo por entrenarse con Al Qaeda y luchar junto a los talibanes en Afganistán contra Estados Unidos, y Anwar al Awlaki, terrorista de origen estadounidense. Ambos murieron en ataques con drones. Según dijo un funcionario estadounidense de la lucha antiterrorista en septiembre de 2016:

“Si fueses a la gente que ha perpetrado actos de terrorismo o hubiese sido detenida, y les hicieras una encuesta, verías que la mayoría ha tenido algún tipo de contacto con Awlaki”.

Awlaki ya estaba predicando y difundiendo sus mensajes de la yihad en las mezquitas estadounidenses en la década de 1990. Dos de los futuros terroristas del 11-S asistieron, entre 1996 y 2000, a sus sermones en la mezquita de Masyid ar Ribat al Islami, en San Diego. También se ha publicado que se inspiró en otros terroristas, como el de Fort Hood, el comandante Nidal Malik Hasán, con el que se intercambió emails, y los hermanos Tsarnaev, que atentaron contra la maratón de Boston en 2013. Al parecer, ese tipo de actividad no molesta a Facebook: The Daily Beast encontró los vídeos mediante búsquedas sencillas en árabe utilizando sólo los nombres de los yihadistas.

Que Facebook sea tan “creativamente” selectivo en cómo elige seguir sus propias reglas no es ninguna novedad. Como informó anteriormente el Gatestone Institute, Ahmad Qadan recaudó fondos públicamente para el ISIS en Suecia durante dos años. Facebook sólo borró las publicaciones después de que el Servicio de Seguridad de Suecia (Säpo) se pusiera en contacto con ellos. En noviembre de 2017, Ahmad fue sentenciado a seis meses de cárcel por utilizar Facebook para recaudar dinero y financiar la compra de armas para las organizaciones terroristas ISIS y el Frente al Nusra y publicar mensajes que llamaban a cometer “graves actos de violencia principal o desproporcionadamente dirigidos a los civiles con la intención de causar un terror público”.

En septiembre de 2018, los medios canadienses sacaron a la luz que un líder terrorista de Toronto, Zakaria Amaria, mientras cumplía cadena perpetua por planear un atentado con camión en el centro de Toronto al estilo de Al Qaeda, tenía una página de Facebook donde publicó fotos de la prisión y notas sobre lo que le había hecho ser terrorista. Sólo cuando los medios canadienses se pusieron en contacto con Facebook para preguntarle por la cuenta, borró la cuenta de Amara “por infringir las normas de nuestra comunidad”.

¿Cuándo se tomarán como prioridad Facebook y YouTube eliminar material que incluya al terrorista Awlaki, cuya incitación ha hecho que auténticos terroristas maten a personas?

Fuente: Gatestone Institute

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

A Fondo

(VIDEO EXCLUSIVA ALERTA NACIONAL) Las Hijas de Europa denuncian: “Nos están matando en nuestro propio país”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Es un clamor. Es un grito de socorro. Es una petición de auxilio.

Nuestras mujeres son asesinadas, torturadas y violadas en la calle, a plena luz del día. Niñas, adolescentes, incluso ancianas. Ninguna está a salvo. Las leyes protegen al criminal, las leyes protegen al MENA, al inmigrante, al delincuente: al violador reincidente.

¿QUIEN protege  nuestras mujeres?

Si nadie lo hace, es nuestra obligación protegerlas. Esto es un llamamiento de socorro. Esto es una petición de auxilio: Por encima de la ley, está la vida de nuestros seres queridos. No permitamos que nada nos impida defender la vida de las mujeres españolas. Defendámoslas a muerte. Con todas las consecuencias. Con firmeza total. NO podemos permitir que las siga matando y violando una piara de salvajes sin civilizar: es básico y es una cuestión de supervivencia de TODOS: Si está en tu mano, ejerce tu propia justicia.

En un terrible y valerosísimo ejemplo de heroicidad, voluntarios españoles que luchan por España y por la defensa de Occidente desde Siria y desde Irak, contra el DAESH, han arriesgado su vida para enviarnos un mensaje muy claro: “¡PROTÉGELAS”.

Señoras y señores, por el Honor y la Gloria que estos soldados españoles merecen, y por la inmensidad de la deuda que con ellos hemos contraído, hagamos de su petición una orden: estos héroes españoles, desde más allá del infierno, nos lo piden; ¡PROTEJÁMOSLAS!

Aquel que tenga sangre en las venas, que obedezca. Y que haga todo, absolutamente TODO lo que tenga que hacer para proteger a nuestras mujeres.

Por ellas.

Por nuestros hijos.

Por la libertad.

¡POR TODOS NOSOTROS! ¡POR ESPAÑA!

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

A Fondo

¿Por qué se quiere africanizar Europa?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

AD.- Los europeos ya no tenemos a nadie en quien confiar. Hasta Salvini ha sucumbido a la mayor campaña de linchamiento que se recuerda contra un líder europeo. Africanizar Europa es el objetivo de las élites globalistas. El problema es que nos ha sido vetado abordar estos asuntos con toda su crudeza porque prevalece el matiz subjetivo de la corrección política. Uno de los mayores logros del marxismo cultural está siendo la entronización de la mentira informativa con el consiguiente destierro de cualquier tipo de verdad.

Nadie habla del cupo de inmigrantes que bajo ninguna circunstancia debería ser sobrepasado sin poner el peligro la supervivencia de la Europa que ha sido punta de lanza de la humanidad. Por ejemplo, si permites la entrada en Europa de cientos de millones de africanos, lo que haces es trasladar al Viejo continente los problemas estructurales que tiene África. Es Europa la que ha llevado al mundo la filosofía griega, el derecho romano, el Renacimiento, la universidad, la imprenta, el cine, la ciencia, las operaciones de cataratas, la penicilina, la lucha contra el dolor, la neurocirugía, los implantes ortopédicos, los trenes, los aviones, los automóviles, la radio, el teléfono, la televisión, entre otras miles de aportaciones sin las cuales la humanidad estaría hoy más cerca de Atapuerca que del siglo XXI. El genio europeo no vino determinado por los ríos o las montañas de sus territorios, por sus paisajes o sus atardeceres, sino por la herencia biológica transmitida desde hace centenares de años.

El antropólogo Gunnar Heinsohn ofreció hace años algunos datos demoledores que probarían la pulsión al suicidio de la vieja Europa. De los 12 millones de inmigrantes llegados a Alemania desde 1990, sólo un 10% pudo ser laboralmente aprovechado. «Alemania fue a buscar trabajadores al extranjero. Los que vinieron eran analfabetos o fracasados escolares en sus países. La incapacidad de muchos de estos inmigrantes para integrarse no ha sido ajeno a su escasa formación. Si tenemos en cuenta que los países productores de inmigrantes tienen un promedio IQ entre su población inferior al de Alemania y que, a pesar de ello, nosotros nos traemos a sus fracasados escolares, los resultados están a la vista», señaló Heinsohn.

Denunció asimismo que los políticos alemanes, no sólo favorecen esta inmigración escasamente cualificada, sino que también animan a sus integrantes a que tengan hijos, muchos hijos, obteniendo por ello toda clase de beneficios. Advirtió que el resultado será una inmensa clase proletaria de incontrolable crecimiento frente a una minoría productora de riquezas. En la actualidad, más del 33% de los niños por debajo de los 5 años nacidos en Alemania provienen de familias inmigrantes frente a un 19% de niños alemanes. Ello ya ha provocado que se tengan que poner en marcha servicios de integración en la enseñanza pública, lo que está repercutiendo negativamente en su calidad y reduciendo por tanto el valor del capital humano de la nación que alumbró a Beethoven. ¿Es esto lo que mejor que pueden darle los progresistas a los ciudadanos europeos?

Al tiempo que los Estados africanos se niegan a tomar medidas para restablecer un parecido de civilización en sus países, ¿no sería más lógico europeizar África y no africanizar Europa, con lo que europeos y africanos saldríamos ganando? ¿Dónde está la lógica de las políticas migratorias puestas en marcha? No hay ninguna.

África es un continente fallido y casi enteramente poblado de decenas de millones de personas que sobreviven gracias a la ayuda internacional, es decir occidental. Atraer a Europa a esas decenas de millones de personas no impedirá que África resuelva sus problemas, ni que esos problemas se trasladen a Europa.

Esta es una situación pintada con trazos gruesos, sin duda. Pero es así que la Historia pinta a menudo sus episodios más sórdidos, los más decisivos también. Japón, China, Rusia, Corea, Polonia, Alemania, Vietnam, Laos, Camboya y otros han tenido que superar situaciones mucho más duras que las que soporta África. Muchos de esos países ayudan hoy a este continente e invierten en él, mientras que África, con sus enormes savanas y sus opulentos pastizales no aporta prácticamente nada a nadie.
Mientras tanto, las poblaciones africanas agotan sus recursos y provocan daños ecológicos catastróficos. En 2050, la población de Etiopía alcanzará los 177.000.000: el equivalente de Francia, Alemania y el Benelux juntos, pero situados en la zona más árida y devastada del Valle del Rift, donde las fuentes de proteínas son cada vez más escasas.

¿Qué sentido tiene fomentar activamente el aumento de la población de un país ya sobrepoblado, con un entorno devastado y económicamente dependiente?

El drama que sufren las naciones con democracias liberales es que sus ,mandatarios tienen que establecer un diagnóstico basado en las exigencias de la opinión pública, cautiva de la mafia mediática, y no en la enfermedad real del enfermo. De nada sirve la coherencia intelectual en democracia. Tienes que hacer lo que sea necesario para tener éxito. Lo ideal, sin embargo, sería que un dirigente hiciera lo que debe, a pesar de las consecuencias personales, a pesar de los obstáculos, peligros y presiones, porque esa y no otra es la base de la moralidad humana.

Las izquierdas ya no camuflan sus objetivos aniquiladores. El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia, y la cúspide de la envidia, su virtud inherente es compartir con igualdad la miseria.

Tampoco la derecha liberal se libra a la hora de afrontar el problema. Hace unos meses, durante una visita a Ceuta, Pablo Casado apostó por un programa de ayudas “tipo ‘Plan Marshall” para África. Hay una terca pulsión en sectores de la derecha a pretender resolver los problemas a golpe de talonario. El dinero no puede imponerse al dictado de las leyes naturales.

No hay un continente que haya recibido más ayudas que África en los últimos decenios. Miles de millones de euros en ayudas evaporadas como un chorro de agua en mitad del desierto. Sabemos que el de África no se trata de un problema económico y que si Casado se atuviese al diagnóstico verdadero, se le sometería a un linchamiento sin tregua; pero nosotros, que nos debemos sólo a Dios y a los lectores, afrontamos ese riesgo. Así pues, hagamos un ejercicio de simulación basada en circunstancias reales. Imaginemos que los más de 190 millones de nigerianos son trasladados a Alemania y Austria, con sus infraestructuras, su PIB y su potencial económico intacto, y que los 90 millones de alemanes y austriacos de origen se desplazan a Nigeria, también con sus actuales estructuras económicas intactas. Imaginemos ahora el resultado de este doble asentamiento al cabo de cuarenta años. ¿Sería disparatado concebir una Nigeria convertida en un parecido de civilización, económicamente pujante, con un elevado desarrollo social, un potencial fabril de primer orden y unas ciudades transformadas en ejemplos de prosperidad y belleza arquitectónica? ¿Sería al mismo tiempo descabellado imaginar una Alemania empobrecida, caótica, llena de desigualdades y devastada por las guerras tribales?

Ya es hora de que dejemos de pedir perdón por crímenes que no hemos cometido, que nos sintamos orgullosos del legado científico, artístico, humano y cultural que ha sido Europa para toda la humanidad y que convirtamos en asunto capital, prioritario, la supervivencia de ese legado.

Hoy cada africano nace con el sueño de venir a Europa. No aspiran a transformar ni a mejorar lo que tienen. Sus sociedades son un fracaso, solo porcentajes mínimos tienen asistencia medica, medios de subsistencia, educación, y ni siquiera acceso a agua potable. Y esto no va a cambiar aunque se les riegue con toneladas de dinero. Todos vendrían a Europa si no hubiera fronteras y cualquiera puede imaginarse el futuro que nos esperaría.

La solución, lamentablemente, no es permitirle la entrada a los inmigrantes extraeuropeos que quieran vivir en Europa. Esto nos creará problemas tan serios en el futuro como los que hoy tiene África. Estamos ya más que hartos de todo este tinglado buenista. Nos toman por el pito de un sereno. Somos los europeos los malos malísimos de la película, la hez del mundo, el cáncer de la humanidad, pero siempre somos nosotros los que hemos de salvarle el cuello a todos los demás pueblos de la tierra, incapaces de salir adelante sin que estemos perpetuamente asistiéndolos como a eternos menores de edad.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Publicidad

publicidad

Recomendados

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: