Connect with us

Cartas del Director

¿Qué podemos esperar del PP verde?

Published

on

El presidente de Vox, Santiago Abascal, el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, el vicesecretario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, y la presidenta de VOX en la comunidad de Madrid, Rocío Monasterio.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Todavía hay quien cree que el PP verde es una alternativa patriota. Ha tenido sin embargo que ocurrir un caso como el del historiador que ha sido linchado mediáticamente por sus opiniones, para que algunos se den cuenta de que los patrocinadores de Abascal no van a dejar que nadie se salga del discurso ultraliberal y políticamente correcto.

A Vox se han acercado dos tipos de “patriotas”: los ingenuos y los oportunistas.

Los primeros -quizá por exceso de optimismo o falta de formación política- han querido ver en el partido de Abascal una forma de oposición al frentepopulismo revanchista de la izquierda y el separatismo.

Algunos empiezan a descubrir que Vox no es más que una añagaza del Sistema para perpetuarse a costa incluso de los que están en contra del mismo.

Los segundos han visto una posibilidad de medrar políticamente, pero comienzan a darse cuenta que la defensa de una España fuertemente identitaria es incompatible con las directrices hebraicas de los patrocinadores del invento. Y que, si te vetan, de nada sirven extemporáneas y contemporizadoras declaraciones sosteniendo, como patéticamente tuvo que hacer Fernando Paz, que los nazis eran malos malísimos y que incluso se comían a los niños crudos.

Vox, más por deméritos ajenos que por méritos propios, se ha encontrado con una situación electoral inmejorable. No hacían falta grandes propuestas, bastaban algunos mensajes sobreactuados, como llamar al PP “la derechita cobarde”, pedir el fin de las autonomías (lo que no les impide presentarse a elecciones autonómicas), o lanzar proclamas dirigidas más a las tripas que a la cabeza (el propio Abascal, para salir al paso de una pregunta incómoda en el Club Siglo XXI, dijo que “él lleva a España en el corazón, no en la cabeza”), para que a Vox le cayesen los votos de desencantados del PP. ¿Alguien sabe qué opina Abascal sobre algo que no sea permitir la tenencia de armas a particulares? ¿Dónde está este hombre que se presenta, o le presentan, como el salvador de la Patria Española? No se aviene a entrevista alguna, no ofrece una conferencia de prensa que se pueda llamar como tal, no tiene una sola idea de cómo enfrentarse a la próxima crisis económica que ya viene, ya lo verán.

Sus chiringuitos económicos a la sombra del PP

Pero ni siquiera en el campo de la ejemplaridad, el discurso de Vox casa mucho con los hechos protagonizados por Abascal en el pasado. El líder de Vox cobró entre 2011 y 2013 un sueldo público superior al del presidente del Gobierno. El sueldo de Abascal en ese periodo fue de 82.491,84 euros al año con un complemento de productividad de 11.363,16 euros. El Presidente del Gobierno, en esos años, tenía estipulado un sueldo de 78.185,04 euros.

En 2010 Esperanza Aguirre nombró a Santiago Abascal director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid. Nada más llegar al cargo, el sueldo que se le asignó fue de casi 90 mil euros y una productividad de más de 12 mil. Sin embargo, en junio, la Comunidad de Madrid redujo el salario de ese puesto y se le asignó uno de 93.855 euros (82.491,84 euros de sueldo base y una productividad de 11.363,16).

El presidente del Gobierno cobraba en 2010, según los Presupuestos Generales del Estado, 91.982,40 euros. Pero entre 2011 y 2013, este salario se redujo a 78.185,04 euros, es decir, unos 15 mil euros menos de lo que cobró Abascalen esos años. El actual líder de Vox estuvo tres años al frente de la Agencia hasta que la Comunidad de Madrid decidió disolverla en diciembre de 2012. Justo después fue nombrado director gerente de la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social y se le asignó un sueldo idéntico al que había tenido en la Agencia de Protección de Datos: 82.491,84 euros al año y 11.363,16 euros de productividad. Sin embargo, Abascal no duró en este puesto porque en diciembre de 2013, unos meses después de recaer en esta fundación, la Comunidad de Madrid también acordó su disolución.

Según el informe de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid (páginas 12, 92 y 93 del informe), publicado en noviembre de 2018, la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social no aportó los datos necesarios para comprobar sus cuentas en el periodo en el que Abascal estuvo al frente y tampoco se ha podido “encontrar a los responsables de la mencionada Fundación para que suministraran la información requerida”.Además, en ese informe se recoge el acuerdo del Patronato de la fundación para su disolución, que se llevó a cabo el 17 de diciembre de 2013, el mismo día en el que se fundó Vox, el partido político que hoy lidera Abascal, según el registro de partidos políticos del ministerio del Interior.

Contra los cargos públicos y los puestos a dedo

Santiago Abascal, estando ya en la Agencia de Protección de Datos por nombramiento de la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, escribió un artículo en el periódico La Razón criticando “los insostenibles y desmesurados 3.088.400 sueldos públicos en un país con casi 16 millones de cotizantes en el sector privado”. Santiago Abascal, desde 1999 y hasta la puesta en marcha de Vox, ha ocupado cargos públicos o puestos financiados con dinero público. Hoy, el partido de Abascal critica los nombramientos a dedo y también a las comunidades autónomas por “colocar a políticos y amiguetes en cargos de ninguna utilidad”.

Javier Ortega, secretario general de Vox, aseguró en Canal 24 Horas que había que eliminar los “gastos políticos innecesarios”. ¿Se refería quizás a casos como el de su hoy jefe de filas?

En este contexto de flagrantes contradicciones (como criticar la inmigración musulmana y recibir más de un millón de euros de financiación procedente de un grupo islamista iraní), sometemos al escrutinio de los lectores las siguientes preguntas:

¿Podemos imaginar a Ignacio Gil Lázaro, cabeza de lista de Vox por Valencia, hablando en el Congreso del odio contra el hombre blanco heterosexual o de la negación de la biología humana y de la polaridad sexual como principio de vida?

¿Alcanza nuestra imaginación a una hipotética intervención parlamentaria de alguno de los generales fichados por Vox y silentes durante años, denunciando las políticas deliberadas de sustitución étnica en Europa y de genocidio cultural, falsamente presentadas como un destino inevitable?

¿Resultarían razonablemente tranquilizadoras las propuestas económicas de Juan José Aizcorbe, número dos de la lista de Vox por Barcelona, en tanto consejero delegado que fue de una empresa que adeuda 18 millones a Hacienda?

¿Nos ampara o no el derecho a excluir de nuestro universo ideológico a personajes como Rafael Bardají, Mario Conde, Julio Ariza, Ignacio Arzuaga, Jaime Alonso o el condenado Víctor González Coello de Portugal, entre otros muchos?

¿Debemos suponerle al banderillero que presenta Vox como cabeza de lista por Huesca, al hermano folclórico de Carmen Lomana (cabeza de lista por Albacete), a la queridísima tía de Abascal (cabeza de lista por Orense), a la madre y a la hermana de Abascal (candidatas por Álava), al torero Serafín Marín (candidato por Barcelona), al ciclista Paco Mancebo (cabeza de lista por Ávila) o al hispanoguineano Ignacio Garriga (cabeza de lista por Barcelona), el compromiso ideológico necesario para enfrentarse a los lobbis sionistas con la determinación y el valor moral que requiere la gravedad del momento presente en todo Occidente?

¿Alguien en su sano juicio puede creer que la decadencia de Occidente citada por Oswald Spengler puede ser revertida en el Parlamento por familiares y allegados de Abascal, toreros de tercera, generales de guardarropía, católicos cortesanos, famosillos y tránsfugas del PP al acecho de lo que caiga?

¿Hemos renunciado a nuestros principios ideológicos por no cantarle la palinodia a nuestros lectores, como están haciendo algunos digitales de nuevo cuño presumiblemente untados por el entorno de Mario Conde?

Si alguien cifra las expectativas de cambio real para España en esta banda de oportunistas,  constitucionalistas, monárquicos, beatos, ultraliberales y socios del club de amigos de la kipá, entonces debería hacérselo mirar.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Cartas del Director

Fallece un torilero tras ser embestido por un toro en Benavente (Zamora)

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Santiago D. S, un torilero de la plaza de toros de Benavente (Zamora), ha fallecido tras sufrir una cogida de uno de los astados del concurso de cortes que se iba a celebrar este domingo por la tarde con motivo de las fiestas del toro enmaromado de esta localidad zamorana.

El suceso se ha producido sobre las 18.40 horas, cuando iba a salir al ruedo el primero de los toros participantes en el concurso y este operario que trabajaba como voluntario se encargó de la apertura de la puerta de salida al ruedo del astado, han informado a Efe fuentes municipales.

El toro se ha dado la vuelta repentinamente y ha pillado al fallecido en el pasillo entre los toriles y la salida al albero, donde le ha empitonado y le ha causado heridas mortales.

Los servicios sanitarios atendieron de forma inmediata al hombre, aunque no pudieron hacer nada por salvar su vida.

El suceso ha hecho que se suspendiera el espectáculo de cortes que iba a dar comienzo y al que habían asistido cerca de dos mil personas.

Del mismo modo, se han suspendido otras actividades festivas previstas en la jornada dominical en señal de suelo.

El alcalde de Benavente, Luciano Huerga, ha lamentado lo ocurrido y ha anunciado que la Corporación municipal adoptará alguna medida para mostrar sus condolencias por un suceso que ha conmocionado a todos los benaventanos.

El fallecido llevaba décadas como voluntario encargado de las labores de la puesta a punto de la plaza de toros y los trabajos de apertura de puertas y toriles cuando se celebraban espectáculos taurinos.

Luciano Huerga lamentó en declaraciones a EFE la fatalidad que hizo que el toro, tras salir por la puerta de toriles se dio media vuelta y aunque él intentó cerrarla como hace habitualmente no le dio tiempo y le pilló en el pasillo.

De la víctima, Huerga recordó que llevaba toda la vida como voluntario encargado de cuidar la plaza a lo largo del año.

“Vivía aquí, la plaza era su vida”, indicó el alcalde de Benavente, quien detalló que Santiago, además de aficionado a los toros, era peñista y vivía plenamente las fiestas del toro enmaromado.

Las lesiones sufridas por el encargado del toril fueron “incompatibles con la vida” y aunque rápidamente fue atendido por los servicios médicos de la plaza no pudo ser reanimado, a pesar de que había un quirófano con motivo del festejo taurino.

El suceso se ha producido durante las fiestas del toro enmaromado de Benavente, que el próximo miércoles vivirán su día grande con la popular carrera de un toro atado a una maroma que recorre las calles de esta ciudad.

 


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cartas del Director

Ocurrencias de Ciudadanos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La propuesta de Cs al PP para turnarse en la Alcaldía de Madrid es una ocurrencia que desacredita al partido naranja. La fórmula le ha funcionado con los socialistas en Albacete y Ciudad Real, pero no por eso deja de ser una iniciativa irrespetuosa con las instituciones. Cs está utilizando sus concejales en la capital como el argumento del chantaje al PP para maquillar su enésimo fracaso en el asalto al liderazgo del centro derecha. Villacís se está equivocando con el obstruccionismo a Almeida y cargando de razones a quienes diagnostican en Cs un grave problema de desorientación táctica y estratégica. Las urnas dijeron con claridad que el liderazgo del cambio en el Ayuntamiento de Madrid corresponde al PP. Es legítimo que Cs quiera alcanzar poder pero ahora le toca esperar hasta las próximas elecciones municipales. Entre tanto, deben asumir que están transmitiendo una imagen negativa de ambición por el poder que empieza a corresponderse con la realidad de un partido que siente que pierde una y otra vez las oportunidades de superar al PP.

La lectura del tiempo que le toca vivir a Cs y a su candidata en Madrid, es la de formar una mayoría no de izquierdas que compense en los ámbitos municipal y autonómico el radicalismo de un previsible gobierno del PSOE con Podemos, apoyado por los nacionalistas y separatistas. Cs debe ahorrarse sus continuos amagos con romper la baraja con los populares y centrarse en asumir un espacio concreto en la vida pública española. El Ayuntamiento de Madrid no es un botín electoral, sino uno de los mejores escaparates de las políticas liberales, moderadas y reformistas que puede encontrar el centro derecha en España para convencer a más electores e impulsar una victoria a nivel nacional. La adolescencia puede ser hasta simpática, pero en un partido con aspiraciones de gobierno resulta decepcionant


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cartas del Director

Con los votos de Vox, pero sin notarse

Published

on

Marín y Serrano
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Vox anunció ayer que planteará una enmienda a la totalidad al proyecto de Presupuestos andaluces para este año presentado por el Gobierno de coalición formado por PP y Cs.

Alega la formación derechista que estas cuentas «las podría haber presentado un Gobierno socialista perfectamente» y se alejan de todo lo que el Ejecutivo de Juan Manuel Moreno había anunciado. Puede decirse que los puntos de los que este partido hizo bandera y quiso condicionar el Gobierno de San Telmo no se han tenido en cuenta: se mantiene la partida de 4,2 millones para violencia de género y se ha aumentado en más de un millón el gasto para las políticas migratorias.

Al partido que lidera Santiago Abascal se le puede achacar que ideologizó en exceso su estreno en una institución pública de importancia, más preocupado en marcar perfil que en gestionar. Puede que ahora le haya pasado factura. El pacto que llevó al PP a San Telmo cuenta 26 diputados de los populares, 21 de Cs y 12 de Vox. No es una representación menor (9 escaños tenía Cs, encabezado por Juan Marín, cuando apoyó a Susana Díaz), por lo que sorprende que no haya tenido capacidad para intervenir en los presupuestos, que anuncie que «todas las actividades y programas que no tengan interés claro público y social no serán apoyadas» y que haya esperado a después de presentarse en el Parlamento el pasado viernes para anunciar su disconformidad. Si estas cuentas no han cumplido el «espíritu», como dijo el portavoz de Vox, es algo que tenía que haberse cerrado en la investidura.

La posición de Vox, de entrada, es legítima, pero también precipitada. De cumplirse esta amenaza, el pacto que forjó la alternativa al socialismo andaluz gobernante 37 años entraría en crisis cinco meses después. Sin embargo, que Abascal haya dado este golpe en la mesa coincidiendo con las negociaciones abiertas en comunidades autónomas y ayuntamientos indica que quiere hacer valer sus votos y, como ya han reiterado, no ser «ninguneados» y tratados como una fuerza de la que se utilizan sus votos cuando interesa y luego se oculta para no verse perjudicados por pactar con una fuerza de extrema derecha, tal y como es calificada muy a la ligera. Albert Rivera también marcó ayer la línea a seguir por su partido: no negociará con Vox, aunque entren en gobiernos que dependan de éstos. Es lógico, por lo tanto, que este partido ponga condiciones y que reclame una representación acorde con sus votos, pero no lo es menos que nadie se lo va a facilitar.

Descartadas las «mesas a tres» en el centroderecha, puede derivarse que no se va a reeditar el pacto andaluz, modelo que se pensó podría trasladarse a otros territorios, aunque nadie hizo bandera de ello. Difícilmente un partido que rehúye a otro puede llegar a grandes acuerdos, y el desencuentro entre Rivera y Abascal es evidente y cada vez más hondo.

Otra cosa diferente será ver cómo gestionan que para que el centroderecha gobierne en Madrid, Aragón y Murcia sea necesario una pacto entre populares, Cs y el apoyo, en la manera que sea, de Vox. El problema de Rivera es el problema de su formación: la indefinición ideológica o, en el tema que nos ocupa, cómo hacer compatible pactos con el PSOE y con un partido que definen de extrema derecha.

En definitiva, la pretensión del partido naranja es que Vox apoye cualquier acuerdo con el PP, pero que no se note. Resulta imposible. Ahora sólo cabe esperar si Vox cumple la amenaza y devuelve las cuentas andaluzas. Añadir esta crisis a un mapa en el que se están encajando gobiernos y ayuntamientos es irresponsable.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

¡SUSCRÍBASE GRATIS A NUESTRA NEWSLETTER!

Reciba cómodamente en su correo electrónico, todas las mañanas, la primera edición de ALERTA NACIONAL. ¡Esté informado de todo antes que nadie!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish