Connect with us

Salud

Salud amplía la alerta por listeriosis a embutidos de la empresa malagueña Incarybe

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La Consejería de Salud y Familias, a través de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, ha comunicado a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, la declaración de una tercera alerta sanitaria asociada a listeria por el consumo de los productos de la marca La Montanera del Sur, que produce la empresa Incarybe S.L., y que está domiciliada en la localidad malagueña de Benaoján.

La alerta está motivada porque un producto de esa firma, «Chicharrón Especial», que ha dado positivo en los análisis provisionalesde listeria que ha realizado la Junta de Andalucía. Como medida de precaución, la Consejería de Salud y Familias ha inmovilizado todos los productos de la marca La Montanera del Sur. La empresa ha cesado la producción de un modo voluntario y la Junta de Andalucía ha decretado el cierre cautelar de la factoría y la inmovilización cautelar de todos los productos de esta firma.

La muestra del producto «Chicharrón Especial» que ha dado positivo fue tomada por los inspectores de la Junta de Andalucía el día 6 de septiembre. Ese mismo día, siete personas de una misma familia, acudieron al Hospital Costa del Sol con síntomas de intoxicación alimentaria tras consumir ese producto en un restaurante de Ronda. Una de esas personas, varón de 47 años, ha dado positivo para listeria.

Este paciente comió junto a siete personas más de su familia, natural de Palencia, en un restaurante de Ronda el 4 de septiembre. Siete de ellas -todas las que consumieron «Chicharrón Especial»- se sintieron mal y acudieron al Hospital Costa de Sol de Marbella el 6 de septiembre; solo una persona ha dado positivo en el análisis de listeria, tres han dado negativo, y las pruebas de otros tres están pendientes de los resultados.

El paciente que ha dado positivo en listeria reside en Inglaterra, país al que viajó tras hacerse la prueba y empezar a recibir tratamiento: al conocer los resultados de los análisis, que le ha comunicado la Junta de Andalucía, ha acudido a un centro sanitario y se encuentra hospitalizado allí para seguir recibiendo su tratamiento. La mujer del paciente también se encuentra ingresada aunque los resultados de sus análisis no han dado positivo en listeria. La Junta conoció los resultados positivos de este paciente el 10 de septiembre.

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha comunicado la declaración de la alerta a la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, vía telefónica durante la tarde de este jueves. Aguirre le ha informado de que la Junta había conocido los resultados de las pruebas de listeria de la fábrica de Incarybe y del local de restauración a las 14.00 horas de este jueves.

La Consejería de Salud y Familias ha enviado las muestras clínicas de estos pacientes y de los productos analizados al Centro Nacional de Microbiología, dependiente del Instituto Carlos III de Madrid, para que los analice.

La Junta de Andalucía realizó su última inspección en la empresa, fundada en 1979, en diciembre de 2018.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Salud

¿Por qué siguen muriendo los bomberos y policías del 11S?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 dejaron en la política y sociedad estadounidenses unas secuelas, cuyos ecos resuenan casi veinte años después. Estas consecuencias son las más recordadas, pero no son las únicas: los trabajadores de servicios de emergencias, policías y bomberos que ayudaron en las tareas de rescate de las Torres Gemelas todavía sufren efectos secundarios, físicos y psicológicos.

El 11S murieron 343 bomberos neoyorquinos. Desde entonces, otros 200 han fallecido de enfermedades relacionadas con las labores de rescate en el área donde se produjeron los ataques en Nueva York.

La lista de males que padecen estos veteranos es larga: tos crónica, dificultades respiratorias, congestión, daños hepáticos, cáncer, depresión, trastornos relacionados con el estrés y consumo excesivo del alcohol, entre otros.

El principal responsable del daño físico que soportan estos trabajadores es el famoso polvo que cubrió la llamada Zona Cero, tras el derrumbe de los edificios. Investigaciones posteriores demostraron su elevada toxicidad debido a la alta alcalinidad de la mezcla de cemento en polvo.

Este se depositó en los conductos respiratorios, desde la cabeza hasta los pulmones de los rescatadores en unas cantidades varios órdenes de magnitud por encima de las recomendaciones de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE UU (EPA, por sus siglas en inglés).

Daños pulmonares y cáncer

“Las heridas pulmonares son el impacto más común causado por la exposición al polvo y al humo en el World Trade Center”, explica a Sinc el investigador de la Universidad de Nueva York Michael Weiden, que ha estudiado los daños sufridos por este órgano como consecuencia del atentado.

Dichos lesiones, provocadas por la inhalación, pueden causar inflamación incluso años después. Según Weiden, pueden tratarse de forma similar al asma, con esteroides antiinflamatorios inhalados y broncodilatadores agonistas beta.

Por otra parte, el científico comenta que “el aumento en la incidencia del cáncer es el [efecto] más serio en términos de vidas perdidas” entre trabajadores de servicios de emergencia, bomberos y policías.

Un estudio publicado en 2011 en la revista The Lancet determinó que los bomberos que trabajaron en el 11S tenían un 19 % más de probabilidades de desarrollar cáncer en comparación con el resto de sus compañeros, y hasta un 10 % más que la población general.

En 2018, otro publicado en JAMA Oncology encontró que es más probable que los veteranos desarrollen mieloma múltiple, un tipo de cáncer sanguíneo. Ya este año, se revelaba la mayor incidencia de cáncer de cabeza y cuello entre los trabajadores de servicios de emergencia.

La incidencia de cáncer de tiroides entre los trabajadores de servicios de emergencia que vivieron el atentado también es mayor, el triple en comparación con el resto de ciudadanos. Un estudio publicado este año en la revista Environmental Research and Public Health mostró, además, que este aumento no puede explicarse por un sobrediagnóstico fruto de la elevada monitorización a la que están sometidos estos veteranos.

Las dolencias pulmonares y el aumento en el riesgo de cáncer no son las únicas consecuencias de la exposición al polvo tóxico. “[El contacto prolongado] puede inflamar de forma extrema el revestimiento endotelial de los vasos sanguíneos que van al hígado”, comenta a Sinc la investigadora de la Escuela de Medicina de Icahn en el Monte Sinaí, Mary Ann McLaughlin. Esto que puede causar el fallo de este órgano hasta el punto de necesitar un trasplante, señala la científica, que lleva desde 2013 investigando los posibles daños hepáticos derivados.

A pesar de todo, Weiden asegura que la mortalidad total de quienes colaboraron en las tareas de rescate no es todavía mayor en comparación con el resto debido al “efecto del trabajador sano”. Este sesgo hace que los trabajadores tengan una mortalidad menor a la del resto de la población, debido a que las personas con enfermedades crónicas y discapacitadas tienden a ser excluidas del sector laboral, en especial en el caso de bomberos y policías.

El peligro de las secuelas psicológicas

Si el polvo tóxico dejó secuelas físicas en quienes ayudaron en las labores de salvamento, los efectos psicológicos del fatídico día no se quedan atrás. Un artículo publicado en 2015 analizaba esta “carga mental”, así como la física. Los resultados mostraron que hasta 12 años tras el atentado, la incidencia de estrés postraumático en estos trabajadores era un 7 % superior a la del resto de sus compañeros; la de depresión un 16,7 %; y la de consumo dañino de alcohol, un 3 %.

Sandra Morissette es una psicóloga de la Universidad de Texas en San Antonio que ha estudiado la salud mental de los veteranos del 11S. “Los bomberos están expuestos a los mismos eventos traumáticos que los civiles, pero la naturaleza de su trabajo hace que los vivan con mayor frecuencia”, explica a Sinc.

Sin embargo, de forma similar a lo que sucede con el efecto del trabajador sano, la resiliencia de los bomberos es alta. “A pesar de las altas tasas de exposición a eventos traumáticos, la mayoría de bomberos no desarrolla estrés postraumático”, añade la psicóloga.

De hecho, destaca que aunque algunos estudios dan cifras tan altas como un 60 % de comportamientos adictivos, un 37 % de estrés postraumático y un 20 % de depresión, “la mayoría –un 80 %– completa su carrera, con una media de 25 años de servicio”.

Esto no significa que se deba desatender la salud mental de los bomberos que vivieron los ataques. Morissette considera que es necesario “reducir el estigma” que existe en torno al estado psíquico, “que puede impedir que busquen el tratamiento que necesitan”. Incide en que “hay magníficos tratamientos para el estrés postraumático, la depresión y los comportamientos adictivos, pero la gente debe apoyar a los pacientes”.

Mucho trabajo y pocos fondos

Aunque la lista de los efectos secundarios tras el 11S es larga, ni siquiera está completa, advierten los investigadores.

“Todavía encontramos enfermedades asociadas a la exposición a las Torres Gemelas y muchas de las condiciones que los primeros trabajadores han desarrollado son para toda la vida”, señala a Sinc Anna Nolan, investigadora de la Universidad de Nueva York, que este mes ha publicado un estudio sobre nuevas dianas terapéuticas para luchar contra los daños pulmonares de estos bomberos.

Para Nolan, “el apoyo continuo del Gobierno mediante programas subvencionados es de gran importancia”. Michael Weiden, de la Universidad de Nueva York, considera por su parte que los programas de monitorización y tratamiento son “robustos y bien financiados”.

Además, el experto asegura que “la reciente renovación de los fondos de compensación a las víctimas muestra que existe un apoyo público”, y anima a quienes se expusieron a continuar vigilando su salud para que los investigadores puedan entender las nuevas enfermedades que puedan desarrollar.

Teniendo en cuenta estos aspectos, un informe de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina en EE UU recomendaba en 2018 la creación de un programa de investigación y monitorización de la salud de los veteranos del 11S y la Guerra del Golfo. casi dos décadas más tarde en un caso, y casi tres en el otro.

El investigador de la Universidad de Arizona y presidente del comité, Kenneth Ramos, resume el objetivo del programa.

“En primer lugar establecer una base de datos de los veteranos, sus compañeros y descendientes; en segundo, evaluar con detalle la exposición durante su despliegue; por último, desarrollar biomarcadores que permitan medir su susceptibilidad [a enfermedades]”.

Aunque los expertos entrevistados para este reportaje coinciden en que se está ayudando lo suficiente a los veteranos del 11S, la gestión ha sido criticada por el cómico y presentador de televisión Jon Stewart, que a comienzos de verano protestó en el Congreso.

El problema es que, aunque los fondos de compensación fueron renovados en 2015, el pasado mes de febrero el Departamento de Justicia indicó que se estaban agotando con rapidez y que las ayudas tendrían que reducirse hasta en un 70 %.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Salud

Las muertes por cáncer duplican a las cardiovasculares en los países ricos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Agencia Sinc.- La principal causa de muerte entre los adultos de mediana edad de todo el mundo son las enfermedades cardiovasculares. Pero si nos fijamos en los países con mayores ingresos económicos, la situación cambia de forma sustancial: las muertes por cáncer se han vuelto dos veces más frecuentes respecto a las relacionadas con episodios cardiovasculares, que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos.

Esa es una de las conclusiones de una investigación internacional en la que participaron 162.534 adultos de entre 35 a 70 años procedentes de 21 países y a quienes se realizó un seguimiento entre 2005 y 2016. Los datos se han presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología celebrado en París (Francia) y se publican hoy en la revista The Lancet.

“Los avances en el tratamiento de los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares y el propio tratamiento de estas patologías en países de ingresos altos han conseguido que se reduzcan las muertes en estos lugares”, explica a Sinc Darryl P. Leong, coautor del estudio y experto en el Instituto de Investigación de Salud de la Población de la Universidad McMaster y del Hamilton Health Sciences (Canadá).

Sin embargo, según Leong, los avances en las patologías cardiovasculares de las regiones más ricas que participaron en el estudio –Canadá, Arabia Saudí, Suecia y Emiratos Árabes Unidos– no han ido en paralelo de terapias que alarguen la vida en pacientes con cáncer o, si se han implementado, hace poco tiempo.

“Aún no se han encontrado estrategias efectivas para prevenir muchos tipos de cáncer o no se han implementado de manera óptima”, alega el investigador, quien atribuye estos factores a que la muerte por cáncer llegue a duplicar a la cardiovascular en algunos países.

Argentina, Brasil, Chile, China, Colombia, Irán, Malasia, Palestina, Filipinas, Polonia, Turquía y Sudáfrica fueron las regiones de ingresos medios que participaron en el trabajo, mientras que los países más pobres fueron Bangladesh, India, Pakistán, Tanzania y Zimbabue.

Menor y peor asistencia médica

El estudio muestra que, aunque la enfermedad cardiovascular fue la causa más común de fallecimiento, con un 40 % de todos los casos, esta varió según la región: del 43 % en países con bajos ingresos, el 41 % en regiones con ingresos medios, hasta solo el 23 % en el caso de los países más ricos.

Estos índices no se corresponden con los de los factores de riesgo –como el tabaquismo, la mala alimentación, la obesidad, el consumo de alcohol o la hipertensión–, puesto que son más altos en los países ricos y más bajos en los pobres. La explicación podría estar, según Salim Yusuf, autor principal de la investigación, en que los países con menos ingresos presentan menor asistencia médica y de peor calidad respecto a las otras regiones analizadas.

En el caso del cáncer, que fue la segunda causa de muerte más frecuente (con el 26 % de los casos), en las regiones ricas afectó al 55 % de los fallecimientos, al 30 % en los países de ingresos medios y solo al 15 % en los de menos ingresos. Yusuf sostiene que estos resultados podrían aplicarse a otros países con características económicas, sociales y de asistencia médica similares a los que han participado en el estudio.

Una tendencia “preocupante”

¿Cuál es la tendencia que se espera para los próximos años? Los autores pronostican que, a medida que las enfermedades cardiovasculares disminuyan en muchos países debido a la prevención y al tratamiento, será el cáncer la principal causa de muerte a escala mundial.

“Nos preocupa que, si este patrón observado en países de ingresos altos lo siguen los de rentas medias y bajas, el cáncer pueda convertirse en la principal causa de muerte en todo el mundo en varias décadas”, alerta Leong, quien pide más investigación para averiguar cómo reducir las muertes por neoplasia y estrategias para prevenir su aparición.

El estudio forma parte del proyecto PURE (Estudio Prospectivo de Epidemiología Urbana y Rural según sus siglas en inglés), una macroinvestigación que cuenta con 225.000 participantes de 27 países y cuyo objetivo es examinar el impacto de la urbanización en el desarrollo de diferentes factores de riesgo y en las enfermedades cardiovasculares.

Eliminar los factores de riesgo

En el marco del proyecto PURE, los científicos han realizado otro estudio –que también se ha presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología y se publica hoy en The Lancet– cuya principal conclusión es que el 70 % de las enfermedades cardiovasculares y las muertes asociadas se deben a un pequeño número de factores de riesgo que podemos cambiar, lo que disminuiría las cifras.

En la investigación participaron 155.722 personas procedentes de 21 países –los mismos que el estudio anterior– y los resultados revelaron que algunos de los 14 factores de riesgo son iguales en todo el mundo, como la hipertensión o un bajo nivel educativo. Otros varían según el desarrollo económico del país, como la contaminación del aire o una mala alimentación, que afecta más a los ciudadanos de países de ingresos medios y bajos.

El estudio muestra que el bajo nivel educativo fue el mayor factor de riesgo. Dentro de las causas metabólicas, la más importante fue la hipertensión, mientras que la contaminación del aire fue la más significativa a nivel comunitario. En cuanto a los países de ingresos medios y bajos, el bajo nivel educativo, la mala alimentación, la contaminación del aire por el uso de combustibles sólidos y la baja fuerza muscular fueron los más importantes.

“Descubrimos que la importancia de los factores de riesgo varía entre países en diferentes niveles de desarrollo económico, por lo que una dieta deficiente, poca fuerza muscular y la contaminación del aire juegan un papel más importante en los países de ingresos medios y bajos, y, por tanto, necesitan una mayor prioridad para evitar enfermedades cardiovasculares o mortalidad prematura”, destaca a Sinc Philip Joseph, autor principal del artículo e investigador en el Instituto de Investigación de Salud de la Población de la Universidad McMaster y del Hamilton Health Sciences (Canadá).

A su juicio, para mejorar la salud de los ciudadanos, los gobiernos deberían tener en cuenta las circunstancias de cada país a la hora de implementar las políticas de salud. “Las políticas globales son valiosas para factores de riesgo con grandes impactos globales, incluido el control de la hipertensión, el colesterol alto y el consumo de tabaco para las enfermedades cardiovasculares. También hay que abordar el bajo nivel educativo como factor de riesgo de muerte”, subraya Joseph.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Salud

Salud decreta otra alerta alimentaria sobre la carne mechada de la marca Sabores de Paterna por listeria

Published

on

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ayer en su comparecencia en el Parlamento
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha decretado este viernes a las 12.58 horas una segunda alerta alimentaria sobre carne mechada de la marca Sabores de Paterna, de la localidad gaditana de Paterna de Rivera tras confirmar esta misma mañana que una de las muestras extraídas en la fábrica de la planta gaditana estaba contaminada con listeria monocytogenes.

La carne mechada de la nueva marca, que se suma a la que ya estaba retirada del mercado fabricada por la empresa sevillana Magrudis, se distribuyó entre establecimientos de Cádiz, Málaga, Huelva y Madrid.

En este caso se trata de una alerta alimentaria, no sanitaria, porque no existe por ahora ningún caso confirmado de listeriosis relacionado con el consumo de la carne mechada de Sabores de Paterna.

Según ha informado el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, desde que a las diez de la mañana de hoy se conociera que una de las cinco muestras de carne mechada de Sabores de Paterna diera positivo en listeria, se ha actuado con agilidad para paralizar la producción y venta de la carne mechada y del resto de embutidos que salen de esta fábrica como chicharrones, lomo, mantecas, paté, butifarra, morcilla y longanizas.

Salud ha emitido este viernes una alerta sanitaria a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria dado que lotes de carne habrían sido distribuidos en Madrid y se han inmovilizado todos los embutidos y precintado hoy mismo la fábrica de Paterna de Rivera. El consejero ha pedido a través de los medios de comunicación que «no se consuma la carne mechada de Sabores de Paterna y el que la tenga en su casa que no la coma».

Salud investiga ahora si hay conexión entre la listeria de Magrudis, la empresa sevillana origen del brote, y Sabores de Paterna. «Se están investigando nexos entre el foco de una empresa y de otra», ha señalado el consejero y se han dado instruccione al Instituto Carlos III de Madrid para que investigue esta conexión a través de distintas muestras enviadas.

El nuevo foco de infección en la empresa Sabores de Paterna se descubre por casualidad. La pista llegó desde Madrid. El pasado 30 de agosto la Dirección de Salud Pública de Madrid comunicó a la Consejería de Salud en Andalucía que un niño de 14 años de hospital de Móstoles había comido bocadillo de carne mechada Sabores de Paterna durante su estancia en la localidad gaditana de Conil de la Frontera.

El hemocultivo realizado al niño madrileño dio negativo en listeria. Tenía una gastroenteritis aguda, pero su testimonio orientó a los inspectores sanitarios hacia el nuevo foco del brote en Paterna de Rivera.

Hacia el supermercado donde se compró el bocadillo se dirigieron los inspectores sanitarios, que extrajeron varias muestras entre los días 30 de agosto y 1 de septiembre. El día 3 de septiembre llegaron al laboratorio de la Junta de Andalucía en Almería. El pasado jueves se recibieron los resultados de cuatro de las cinco muestras conseguidas que resultaron negativos en listeria.

El resultado de la última muestra pendiente dio positivo en la bacteria. Según explicó el consejero, tenía 11.000 unidades formadoras de colonias de listeria por gramo, superior al registro normal, aunque inferior al «crecimiento espectacular» que se detectó en la carne mechada de La Mechá, sobre la que se emitió una alerta sanitaria el pasado 15 de agosto.

El brote de listeriosis detectado a principios de agosto ha dejado por ahora tres muertes de adultos y siete abortos. Hoy se ha dado a conocer un nuevo aborto a las 23 semanas de gestación. Con este son siete las pérdidas de bebés provocadas por la bacteria.

La organización Facua-Consumidores en Acción ha revelado hoy que otra mujera perdió a un bebé sietemesino en febrero pasado en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla por listeriosis. Su madre había consumido la carne mechada de La Mechá en diciembre, según ha informado este viernes el portavoz nacional de Facua, Rubén Sánchez.

Salud ha indicado que no tiene confirmación de que este caso esté relacionado con el brote, si bien ha explicado que se van a analizar muestras extraídas de infectados con listeria de los años 2018 y 2019 para averiguar desde cuándo está circulando la cepa que ha infectado a 207 personas hasta ahora en Andalucía.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: