Connect with us

España

Sánchez, ante su tercer intento de investidura: ERC y Torra decidirían el destino de España

Published

on

Comparta este artículo.

Impactos: 0

Es la tercera vez que lo intenta y aún le quedan cabos por atar, sobre todo el más complicado con ERC, pero Pedro Sánchez parece tener más posibilidades que nunca para, esta vez sí, ser investido por el Congreso presidente del Gobierno.

Loading...

Así debe de haberlo entendido Felipe VI, porque le ha propuesto como candidato tras concluir la ronda de consultas. Pero como diría el antecesor de Sánchez en La Moncloa, Mariano Rajoy, los flecos que le quedan al líder socialista no son cosa menor.

Empezando por la cuestión más espinosa: Cómo se va a materializar ese diálogo sobre el conflicto catalán que exige Esquerra como condición para permitir la investidura.

La indefinición sigue ahí. O más bien el silencio absoluto. Porque Sánchez no ha dejado claro cómo se va a definir ese diálogo. Y ni el PSOE ni ERC dan pistas sobre lo que se puede estar acordando.

Esta noche en La Moncloa, Sánchez ha defendido la discreción sobre la marcha de las negociaciones con Esquerra para permitir que fructifiquen, y ha agradecido a los independentistas su disposición.

Y aunque él no ha querido ponerle “adjetivos” a dichas negociaciones, su socio principal y futurible vicepresidente, Pablo Iglesias, aseguraba esta tarde que las conversaciones entre socialistas y ERC van “en la buena dirección”.

Pero no sólo hacia Esquerra tendrá que dirigir Sánchez sus atenciones, porque también se las están pidiendo los demás partidos que necesita para que su investidura sea una realidad.

Quieren compromisos específicos de los socialistas, y no tienen intención de regalar su voto por muy minoritario que sea, como han advertido algunos de esos portavoces en esta ronda de consultas.

No son, en cualquier caso, condiciones insalvables, y podrán exponerlas al PSOE, porque Sánchez ha anunciado que la portavoz de su partido, Adriana Lastra, se va a reunir con todo el arco parlamentario. Todo. Incluidos Vox y Bildu, con los que hasta ahora no hablaban.

Pero además, el líder socialista ha anunciado otra ronda de contactos que le puede valer para calmar los ánimos internos en su partido.

Se trata de las llamadas que hará a todos los presidentes autonómicos, incluidos los socialistas Javier Lambán y Emiliano García Page, que han criticado sin tapujos las conversaciones con los separatistas.

Y entre esas llamadas, además, estará la que le haga al presidente de la Generalitat, Quim Torra, a quien no quería hasta ahora ni coger el teléfono. Otro gesto más hacia el independentismo.

Habrá que ver cómo evolucionan las negociaciones para poder resolver la otra gran incógnita: La fecha de la investidura.

Una vez más, Sánchez insiste en que lo importante es el “qué” y no el “cuándo”, mientras repite su disposición al consenso, a hablar con todos y a que cuanto antes se ponga en marcha su Gobierno progresista con Podemos, mejor.

Sea cuando sea la cita, será la tercera vez que Pedro Sánchez se someta a la confianza del Congreso para ser investido presidente del Gobierno. Ninguna de las otras dos ocasiones lo consiguió. La primera fue en marzo de 2016, cuando el Rey le propone como candidato después de que el ganador de los comicios, Mariano Rajoy, declinara serlo por no tener los apoyos necesarios.

Y la segunda el pasado mes de julio, cuando vio cómo el Congreso rechazaba su investidura tras el fracaso de las negociaciones con Podemos. Un escenario muy distinto al actual, con la formación morada y su líder a punto de entrar en el Consejo de Ministros si sale adelante, esta vez sí, la investidura de Sánchez.

Porque si le va bien, a la tercera irá la vencida, y Pedro Sánchez, el único presidente elegido mediante una moción de censura, experimentará por fin acceder al cargo por la vía ordinaria.

Sánchez y su dependencia de ERC y… Torra

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha aceptado ir por tercera vez acudir a una sesión de investidura sin tener de antemano los apoyos garantizados, pero con dos novedades respecto a los anteriores intentos: con una negociación abierta con ERC y tras hablar con “todos” los presidentes autonómicos, lo que incluye a Quim Torra.

El candidato ha comparecido en el Palacio de La Moncloa después de que el rey haya comunicado a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, su decisión de proponer a Sánchez para la investidura, y después de que ésta informara sobre la misma.

Pasadas las 21.30 horas, en una comparecencia en la que ha respondido a sólo dos turnos de preguntas (los demás representantes políticos no han puesto límites de ninguna clase en sus ruedas de prensa), el secretario general del PSOE ha anunciado que ya el lunes que viene tendrá sendas reuniones con el líder del PP, Pablo Casado, y con la portavoz parlamentaria de Cs, Inés Arrimadas.

También hará una ronda de contactos con “todos los presidentes autonómicos” y hablará con el presidente de la FEMP, Abel Cabellero, alcalde socialista de Vigo, como representante de los entes municipales.

Paralelamente, la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, se reunirá con todos los partidos representados en la Cámara, y al decir “todos” el presidente en funciones ha dado a entender que en la ronda añadirá a Vox y a EH Bildu, con los que los socialistas habían evitado contactos públicos hasta la fecha.

Sánchez, por tanto, afrontará una nueva sesión de investidura sin los votos suficientes a su favor. Hasta la fecha cuenta con los 35 síes de los diputados de Unidas Podemos, con el que puede formar un nuevo Gobierno de coalición, y con el del PRC.

Asimismo, un equipo negociador del Partido Socialista lleva ya tres reuniones con otro equipo negociador de ERC para conseguir la abstención de la formación independentista, lo que allanaría las opciones de Sánchez para seguir de presidente. Los resultados no se conocen todavía, pero el líder del PSOE ha destacado este miércoles que “todo acuerdo será público” y estará dentro de la Constitución.

La presidenta del Congreso tendrá que determinar la fecha en las que se celebre la sesión de investidura, lo que anunciará tras hablar con el candidato. Parece evaporarse la posibilidad de enmarcar la fecha de la investidura antes de las navidades, e incluso antes de fin de año, como eran las pretensiones iniciales del PSOE y de Unidas Podemos.

Tras su entrevista con el rey, el líder de la formación “morada”, Pablo Iglesias, ha enfriado esta tentación al considerar que las negociaciones entre el PSOE y ERC deben seguir su ritmo, y si éste apunta a una probable investidura en enero, ha dado por bueno que sea en enero.

Aunque Sánchez verá a Casado el lunes, no parece que el PP se mueva del rechazo al candidato socialista, hasta tal punto que su presidente ha subrayado que si Sánchez fracasa otra vez, “debe dejar paso” a otro. “Esta es su última oportunidad, pase lo que pase”, ha afirmado.

Tampoco se esperan cambios en la posición de Vox, cuyo líder, Santiago Abascal, ha dejado claro su “no”. Ahora bien, ha avanzado que si un Gobierno decidiera restaurar el orden constitucional en Cataluña, que cree roto, su formación lo respaldará, incluso si lo lidera el PSOE.

Y en Cs la posición sigue en el rechazo, pero la puerta al cambio de criterio sigue abierta. Inés Arrimadas ha insistido en reparar en la fórmula de los 221 escaños, los del PSOE, el PP y Cs, para poner en marcha un Gobierno “constitucionalista, moderado y sensato”.

Iglesias ha ahondado en el optimismo de los últimos días cara a la resolución de las negociaciones con el PSOE, para la formación del Gobierno, y a las de los socialistas con los indepentistas republicanos; pero también se ha mostrado prudente y paciente.

En las confluencias de Unidas Podemos no hay tanta paciencia. El portavoz de En Comú Podem, Jaume Asens, ha abogado por ir más deprisa, convocar más reuniones a la semana y propiciar la investidura pronto. Ha apelado a ERC y a JxCat.


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

España

Memoria histórica REAL: El PSOE provocó la Guerra Civil… y la perdió (Parte 1)

Published

on

Comparta este artículo.

Impactos: 236

Las muy democráticas elecciones de febrero del 36 fueron un pucherazo, pero la persecución religiosa ya había comenzado en 1931.

 

Loading...

Javier Paredes.- No resulta tan sorprendente que la Guerra Civil estallara el 18 de julio de 1936, como que lo hiciera tan tarde. Porque inmediatamente después del pucherazo de las elecciones de febrero de 1936, que aupó al poder al Frente Popular, comenzaron las acciones de la izquierda para provocar una guerra civil, convencidos como estaban los socialistas y los comunistas de que desencadenado el conflicto, ellos lo iban a ganar y se instalarían en el poder perpetuamente. La provocación definitiva y efectiva la realizaron unos militantes del PSOE, que el 13 de julio por la noche asaltaron el domicilio del jefe de la oposición parlamentaria, José Calvo Sotelo, le secuestraron en presencia de su familia, se lo llevaron en una camioneta, el socialista Luis Cuenca le metió dos tiros en la nuca cuando el vehículo había recorrido tan solo unos doscientos metros y tiraron su cadáver en la tapias del cementerio de la Almudena, lo que acabó con las dudas de los últimos militares del bando nacional, que hasta esa fecha se resistían a levantarse en armas.

Pero conviene aclarar que la persecución religiosa ya había empezado en 1931, nada más proclamarse la Segunda República, lo que ya conté en otro artículo de este periódico, en el que recomendaba a los que todavía siguen gritando lo de “arderéis como en el 36”, que cambien su grito por el de “arderéis como en el 31”, porque es cuando comenzó la quema de conventos e iglesias en Madrid, que se extendió por distintas provincias de España.

Entre los 121 días que medían entre el 17 de febrero y el 16 de junio de 1936 se produjeron 957 actos de violencia antirreligiosa

Cierto, como digo, que los incendios de iglesias comenzaron en mayo de 1931, y que la tranquilidad ya no se recobró durante los años siguientes. Pero tan verdadero como eso, es que los ánimos se sobresaltaron tras el fraude electoral y el asalto al poder del Frente Popular en los últimos días de febrero de 1936, como le sucedió entre otras tantas personas a la abadesa de la comunidad de Concepcionistas del Caballero de Gracia, que los primeros días de marzo se apresuró a alquilar un piso cerca de su convento, por si había que salir a toda prisa para esconderse. La comunidad estaba compuesta entonces por 18 religiosas.

Estas religiosas tenían una experiencia bien probada en persecución, porque en 1936, hacia justo un siglo que había iniciado su calvario la comunidad de Concepcionistas Franciscanas del Caballero de Gracia. En noviembre de 1835, Salustiano Olózaga, uno de los líderes del partido progresista y de la masonería española, mano derecha de Mendizábal, asaltó el convento con la Milicia Nacional y secuestró a Sor Patrocinio con las peores intenciones. Pocos episodios de nuestra de nuestra historia igualan en cobardía y sordidez a lo que intentó hacer Olózaga, sin llegar a conseguirlo.

El Gobierno expulsó del convento a la comunidad de religiosas del Caballero de Gracia, se apropió del edificio, lo sacó a subasta y acabó a precio de ganga en manos de una familia que unía a la vez en su apellido las más altas cotas de riqueza de España y de corrupción del Estado

Cinco meses después de tan mezquina acción, el Gobierno expulsó del convento a la comunidad de religiosas del Caballero de Gracia, se apropió del edificio, lo sacó a subasta y acabó a precio de ganga en manos de una familia que unía a la vez en su apellido las más altas cotas de riqueza de España y de corrupción del Estado. El edificio no podía estar en mejor sitio, pues ocupaba un gran ángulo agudo formado por las calles del Caballero de Gracia y de San Miguel, calle esta última a la que en su remodelación en 1910 le cambiaron su nombre por el de Gran Vía, para borrar el recuerdo del vencedor de Satanás. Durante la Guerra Civil, la Gran Vía volvió a cambiar de nombre por el de “Avenida de la Unión Soviética”, los socialistas y los comunistas son así de explícitos.

A partir de 1836 la comunidad del Caballero de Gracia vivió en distintos conventos, refugiándose donde pudo, hasta que por fin en la festividad del Sagrado Corazón de Jesús del año 1928 abrió al culto la iglesia del convento, donde actualmente se encuentra en los números 51 y 53 de la madrileña calle de Blasco de Garay.

Y por cosas que tiene la Providencia Divina, porque la casualidad no existe, la iglesia de ese convento fue costeada por la marquesa de Cartago, María de la Concepción Narváez y del Águila. Esta benefactora de las monjas era descendiente de una de las ramas familiares del general Narváez, el gran líder del partido moderado, presidente del Gobierno en varias ocasiones y perseguidor de Sor Patrocinio, que en 1849 fue elegida abadesa de esa comunidad que se siguió y se sigue llamando del Caballero de Gracia, aunque ya no reside en esa calle desde 1836.

Y desgraciadamente los hechos vinieron a confirmar que la Madre Corazón de María Sánchez Rivas, sucesora de Sor Patrocinio como abadesa, había obrado con toda prudencia al alquilar un piso por si había que abandonar el convento. Porque muy pocos días después del pucherazo electoral de las izquierdas, el Señor Garay, demandadero de las monjas, le contó lo que había sucedido el día 13 de marzo de 1936 con la iglesia de San Luis, que estaba situada en la calle de la Montera, a tan solo unos pocos metros de la Puerta del Sol.

Ese día por la tarde, el teniente Marchante de la Guardia Civil fue a recoger a su hijo Armando a la salida del colegio para llevarle a casa y a su paso por la calle Montera, al llegar a la iglesia de San Luis, vio a un grupo de revolucionarios que arrojaban latas de gasolina contra la puerta y la fachada de la iglesia de San Luis, a la vez que blasfemaban como demonios.

Como no iba vestido de uniforme, el teniente Marchante no quiso hacer frente a los revolucionarios y bajó a toda prisa la calle de la Montera, atravesó la Puerta del Sol hasta llegar a la calle Pontejos, donde se encontraba el retén de los Guardias de Asalto, a menos de trescientos metros de la iglesia de San Luis. Se identificó como oficial de la Guardia Civil ante quien estaba al mando del retén y le informó de lo que sucedía en la iglesia de San Luis. Pero pudo comprobar que el jefe del retén lo sabía mejor que él, porque le dijo que tenía orden de la superioridad de no disolver ninguna manifestación. Todo fue inútil y el teniente de la Guardia Civil tuvo que rendirse ante la evidencia de que los Guardias de Asalto a quienes protegían por orden del Gobierno era a los incendiarios.

A medida que el demandadero informaba a la abadesa de lo sucedido en la iglesia de San Luis, la cara de la religiosa se inundaba de preocupación. El demandadero le contó que la gente aplaudió cuando se desplomó la bóveda de San Luis, y que también habían quemado, sin que nadie se lo impidiera la iglesia y el convento de los Padres Trinitarios

La iglesia de San Luis ardió por completo y la bóveda se desplomó. El incendio adquirió tales proporciones, que tuvieron que intervenir los bomberos para que las llamas no alcanzaran los edificios colindantes. En un determinado momento quedó atrapado entre el fuego uno de los bomberos, Lorenzo de la Fuente, y acudió en su rescate el bombero número 61 Juan Jesús García Diéguez. Como resultado de las lesiones, una semana después murieron los dos bomberos.

En cuanto a la iglesia de San Luis que estaba en pie desde los últimos años del siglo XVII, edificada sobre una construcción del siglo anterior, no quedó de ella nada más que el recuerdo y su pórtico barroco, que después de acabada la guerra se trasladó en 1950 a la cercana iglesia de El Carmen.

A medida que el demandadero informaba a la abadesa de lo sucedido en la iglesia de San Luis, la cara de la religiosa se inundaba de preocupación. El demandadero le contó que la gente aplaudió cuando se desplomó la bóveda de San Luis, y que también habían quemado, sin que nadie se lo impidiera, la iglesia y el convento de los Padres Trinitarios.

El profesor Manuel Álvarez Tardío, especialista en esta época, ha estudiado detalladamente las distintas estadísticas que varios autores han dado sobre estos acontecimientos y concluye que en los 121 días que median entre el 17 de febrero y el 16 de junio de 1936 se produjeron 957 actos de violencia antirreligiosa, repartidos de la siguiente manera: 325 edificios religiosos incendiados total o parcialmente, 416 edificios asaltados y/o saqueados, 129 otros atentados y conatos de incendio y asalto contra edificios religiosos, 56 derribos y/o destrucción y  31 agresiones al personal religioso.

La noche del 13 de marzo las calles que rodeaban el convento de las Concepcionistas estaban llenas de gente, por lo que la abadesa decidió esperar hasta las cuatro de la madrugada para abandonarlo. Despojadas de sus hábitos religiosos y vestidas como pudieron, abandonaron su convento en grupos de a tres, acompañadas siempre por el demandadero, que hizo varios viajes desde el monasterio de la calle Blasco de Garay hasta la de Fernández de los Ríos, donde estaba el piso que había alquilado la madre abadesa.

Al amanecer el 14 de marzo ya se encontraban todas reunidas en esa casa que no tenía nada más que las paredes vacías. No había ni luz ni muebles. Las monjas tenían que sentarse en el suelo y permanecer a oscuras toda la noche, esperando que la luz del sol penetrara por las ventanas al amanecer. Y ni siquiera ahí estuvieron seguras, porque la casera recibió tales amenazas por tener el piso alquilado a las monjas, que las Concepcionistas se vieron obligadas abandonar el piso de Fernández de los Ríos.

Una noche, toda la manzana donde estaba ese piso apareció con pasquines pegados en las paredes, en los que se tachada de peligrosa a la casera por tener refugiadas a las monjas. Le avisó el sereno y al momento salieron su marido y dos de sus hijos para arrancarlos, con el fin de que no los viese la gente por la mañana. Como consecuencia, las monjas tuvieron que abandonar esa casa, cuando todavía faltaban cuatro meses para que estallara la Guerra Civil.

Encontraron un nuevo escondite en un ático del número 59 de la calle Rodríguez San Pedro. A las 7 de la mañana del 20 julio, les despertó el bombardeo lanzado contra el Cuartel de la Montaña, que estaba muy cerca de allí. Había comenzado la Guerra Civil y todavía estaba por llegar lo peor.

(Continuará)


Comparta este artículo.
Continue Reading

España

Gibraltar. Es el momento de jugar duro: cerrar la valla y militarizar, tanto Ceuta y Melilla como el Estrecho

Published

on

Comparta este artículo.

Impactos: 178

Al mismo tiempo, promocionar la instalación de empresas españolas en toda la zona para que los españoles no dependan del paraíso fiscal de Gibraltar.

Eulogio López.- Boris Johnson, premier de un país más golpeado por el virus que España, que ya es decir, se ha permitido destruir la temporada turística española imponiendo una cuarentena. Lo ha hecho después de la metedura de pata de la ministra Arancha González Laya, que tuvo la feliz idea de entrevistarse con Fabián Picardo, el montaraz jefe de Gibraltar a quien de alcalde elevó a ministro y no dudó en ratificar la soberanía británica sobre el Peñón.

Loading...

Londres pensó, a bodas me convidan: ante una negociación que debería terminar antes del 31 de diciembre, no sólo mantendrá el paraíso fiscal de Gibraltar en la Unión Europea sino que además, no hará concesión alguna a estos españolitos tontos. Y como para negociar primero hay que abofetear, el amigo Johnson decidió fastidiar la temporada turística española, es decir, nuestra industria primera.

Ni tan siquiera se ha permitido usar corredores con Baleares y Canarias.

Por bien, insistimos: es el momento de jugar duro. El Gobierno español debe cerrar la verja. Total, la temporada turística ya está perdida y los ingleses residentes en España no dependen de temporada y están encantados de vivir aquí.

Es preciso militarizar Gibraltar -al igual que Ceuta y Melilla- y tomar el control del Estrecho. Con una ventaja añadida: Picardo tendría que vivir en la Roca.

Al tiempo, promocionar la instalación de empresas españoles en toda la zona para que los españoles no dependan del paraíso fiscal de Gibraltar.

Encerrar a los llanitos sí contribuiría a terminar con la vergonzosa colonia británica en suelo español, recompondría el espacio aéreo europeo y, de paso, obligaría a los británicos a abandonar la colonia… que es de lo que e trata. Y de paso, terminaría con un paraíso fiscal en plena Unión Europea.

Es el momento.


Comparta este artículo.
Continue Reading

España

Mienten como bellacos porque a USTED no le importa: Salvador Illa mintió a Madrid al impedirle pasar de fase: NO existían los expertos

Published

on

Comparta este artículo.

Impactos: 186

El Defensor del Pueblo ha puesto en jaque a Salvador Illa. Según un escrito al que ha tenido acceso Moncloa, “el comité de expertos encargado de la evaluación sanitaria de las comunidades autónomas” que decidía quién podía, o no, pasar de fase, no existía.

Loading...

La Comunidad de Madrid, que protestó en innumerables ocasiones por la negativa de este comité fantasma, sabe ahora que fue un castigo directo del ministro de Sanidad, orquestado por el Gobierno.

Cuando Pedro Sánchez anunció el plan de desescalada que culminaría con el fin del Estado de Alarma, comunidades como Madrid o Barcelona supieron desde el primer momento que dada su población y concurrencia tendrían complicado seguir el ritmo de otros destinos. Sin embargo, Isabel Díaz Ayuso insistió una y otra vez en que la Comunidad de Madrid cumplía con los requisitos que se habían marcado. Fue entonces cuando un comité de expertos, supuestamente, evaluó que la atención primaria no era la adecuada y dejó a Madrid atrincherada en las primeras fases.

Desde entonces, la Comunidad de Madrid se enzarzó en una ‘guerra’ con el Gobierno central, que ya había comenzado con la negativa del PP a prorrogar el Estado de Alarma. La excusa para darle el ‘no’ a Díaz Ayuso siempre fue la decisión que había tomado el comité de expertos. Sin embargo, ahora se ha sabido que no existe tal grupo.

Varios diputados del Partido Popular solicitaron al Defensor del Pueblo que se investigara “la actuación del Gobierno como autoridad competente a los efectos del estado de alarma declarado y, en concreto, del ministro de Sanidad en su condición de autoridad competente delegada, por vulnerar el derecho de participación política al negar información a los diputados y senadores del PP y, asimismo por negarse a hacer pública e informar sobre la composición del Comité científico que decide en relación con el acceso de todo el territorio nacional a las distintas fases del denominado Plan para la transición hacia una nueva normalidad”.

Esta queja llevada a cabo por varios miembros del PP ha surtido efecto, porque el Defensor del Pueblo, en un escrito, recoge que “a directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación ha señalado que “no existe ningún comité de expertos encargado de la evaluación de la situación sanitaria de las comunidades autónomas y que decida las provincias o territorios que pueden avanzar en el proceso de desescalada del confinamiento”. Unas palabras contundentes que dejan en una situación complicada al ministro Salvador Illa, que en todo momento se excusó en la decisión de esos expertos.

Precisamente “la responsabilidad de la toma de decisiones en esta materia” corresponde al ministro de Sanidad tras su valoración con las distintas comunidades autónomas. Tuviera razón o no Isabel Díaz Ayuso, la negativa de entonces al pase de fases en la Comunidad de Madrid careció de total sentido ante la inexistencia del comité de expertos.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

HIJAS DE EUROPA

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Translate/Traducir »