Connect with us

Deportes

Tragedia de los catalanes en Anfield: El Liverpool aplasta al Barça (4-0)

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

De vacaciones en Roma a concierto en Liverpool. Y no de los Beatles precisamente. Dos de las noches más negras del barcelonismo en apenas un año y con Valverde en el banquillo como centro de las críticas. Dos remontadas que parecían imposibles y menos ante un equipo como el Barcelona se hicieron realidad gracias a la fe de dos equipos que aprovecharon la relajación azulgrana a la hora de empezar los partidos. El cuadro azulgrana no hizo valer ni un 4-1 ante la Roma ni un 3-0 ante el Liverpool.

Ni las bajas, ni la ventaja en la ida ni nada. Anfield aplastó a un Barça tembloroso como si fuera una cucaracha. Sin piedad, el vendaval del Liverpool superó a oleadas a un Barça que acabó cayendo por 4-0 en una remontada memorable por parte del equipo de Klopp, que se cobró todas las facturas del Camp Nou de golpe, incluido el gol que falló Dembélé y que parecía anecdótico hace seis días. Una debacle en toda regla que confirma que con el alma se llega a donde haga falta.

Para los amantes de las cábalas, los prolegómenos del partido fueron trascendentes. El Liverpool se concentró en el hotel Hope (esperanza) situado en la calle Hope para velar armas en las horas previas al partido. El Barça, desafiando a cualquier mal augurio que venía de marca como es el hecho de jugar un 7 de mayo, 33 aniversario de la debacle de Sevilla, rizó el rizo y lo hizo de amarillo. Tentaron demasiado a la suerte.

De salida, ninguna sorpresa en las alineaciones, con el Barça apostando por seguir protagonizando el reality de “como sobrevivir a una calamidad” y el Liverpool tirando de Anfield y lo que se terciara.
Como no podía ser de otra manera, el cuarto de hora inicial fue una tortura. Lo que en Gerona denominan una tramuntanada, en la que la galerna vestida de rojo martirizaba a los barcelonistas dejándose los hígados en cada acción.

A los 50 segundos habían provocado los del Liverpool el primer córner después de que un placaje a Messi en la frontal pasara inadvertido para Çakir, el Mateu Lahoz turco. Ante la velocidad que tomaban los acontecimientos, lo más fácil era equivocarse y el primero en meter la pata fue Jordi Alba con un despeje de cabeza hacia atrás que cazaron los lobos rojos. Henderson fusiló a Ter Stegen, que respondió con el milagro de turno, pero dejó el balón franco a Origi para que en el minuto siete marcara el primer gol.

En esos instantes el Liverpool era un tsunami en el que Mané aparecía por tantos lados que uno se preguntaba si había más de un tipo con la camiseta con el 10 a la espalda.

Supo el Barcelona aferrado a un gigantesco Arturo Vidal que mantuvo en alto el pabellón ganando cada duelo individual que disputaba capear el temporal y empezar a jugar. Mejor incluso que en la ida teniendo en cuenta la jauría que les mordía los tobillos a cada recepción.

Allisson tuvo que empezar a emplearse a fondo ante un disparo de Messi y otro inocentón de Coutinho.

El lado blaugrana empezaba a aportar constantes vitales mientras que el local bajaba el heavy metal para resguardarse de cara a la segunda parte. Aun así, Piqué tuvo que esmerarse para evitar un par de ocasiones del Liverpool mientras que el Barça acababa la primera parte mandando un par de mensajes al portero de los ingleses.

Al intermedio daba la sensación de que el Barça había logrado salvar la primera andanada, pero todo el mundo era consciente de que iban a venir más. La primera, sin ir más lejos, nada más iniciarse la segunda parte.

Empezó el Liverpooll dando entrada a Wijnaldum por Robertson, que acabó la primera parte con problemas pasando Milner al lateral izquierdo.

Y la salida del Liverpool en la segunda parte fue incluso más tremenda que la de la primera. Van Dijk casi marca el segundo de tacón a la salida de uno de los córners que el Barcelona cedía como si jugara a la ruleta rusa. Trató de responder el Barcelona, pero Alisson, tremendo, mantenía a salvo a su equipo. Y entonces llegó la tormenta. Alba volvió a perder un balón ante Alexander-Arnold, cuyo centro remató Wijnaldum a gol. Dos minutos después, con el Barça sonado, fue Milner el que remontó su banda para que el centrocampista holandés rematara a cabeza el gol que igualaba la eliminatoria a falta de media hora larga de partido.

Valverde retiró del campo de inmediato a un Coutinho perdido para la causa para reorganizar al equipo en un 4-4-2 con Semedo como lateral. El Barça estaba en la lona.

Y ya no se levantó porque más allá de un par de intentos de Messi con una falta y un disparo que Alisson volvió a conjurar, el Barça cometió el peor de los pecados. Ante un saque de esquina del Liverpool, los jugadores blaugrana se durmieron y el pipiolo Alexander-Arnold sacó rápido para que Origi fusilara a Ter Stegen absolutamente solo en un error impropio de jugadores profesionales. La debacle era absoluta y Anfield había aplastado al Barcelona.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Deportes

El despotismo de la Liga en Europa

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El auge del fútbol español es una tendencia evidente, algo que desde más de diez años ha sido certificado por el duopolio entre Cristiano Ronaldo y Messi en la consigna del Balón de oro. El luso, 9 años en el Real Madrid, y el argentino, actual capitán del Barça, han sido la demostración de que la élite del fútbol mundial estaba en la Liga, el torneo que para muchos es el más espectacular del planeta. 

La posibilidad de fichar a estrellas procedentes del extranjero tras las ventajas traídas por la ley Beckham del 2003 y el gran atractivo de estadios como el Santiago Bernabéu, el Camp Nou y el ya difunto Vicente Calderón, han sido las principales motivaciones del crecimiento de la liga española en los últimos años. Nos es una casualidad que del 2014 al 2018 en la Champions League se ha terminado coronándose siempre un equipo de la Liga Santander (4 veces el Real Madrid y 1 el Fc Barcelona). Esta tendencia positiva está reflejada tanto en los títulos como sobre todo en los datos más relevantes de la competición recopilados por Bwin en la infografía “¿Cuál es la mejor Liga de Europa?”.

Los equipos que proceden de la Liga pueden jactar de los mejores promedios en varios apartados. El primero es sin duda el de partidos ganados, es decir 420 sobre 808, algo que supone que más de la mitad de los choques de Liga de Campeones y Champions League han visto a conjuntos de la Liga triunfar. Se trata de una estadística muy elocuente, en la que hay que recordar que no solamente Barça y Madrid, los mejores equipos del torneo español, compiten en Europa, lo que reduce sensiblemente el promedio debido a algunos que otros equipos que no cuajaron grandes actuaciones en sus participaciones pasadas, como por ejemplo pasó con el Villarreal o el Betis.

Otro dato impactante es sin duda el de los goles marcados en total por los equipos de la Liga: 1408 hasta ahora, es decir el número más alto de toda la competición, algo que refleja también la manera de vivir el fútbol en España, es decir totalmente al ataque. Es lógico que también el hecho de que el Madrid pudo disponer de Ronaldo, el máximo goleador de siempre de la Champions, y el Barça pudo echar mano de Messi hayan influenciado esta estadística. 

El gran dominio de la Liga en la Champions, en parte roto por la victoria del Liverpool en la temporada pasada, se refleja también en los 35 partidos más jugados con respecto a los equipos ingleses, los únicos que tratan de seguir a remolque el rendimiento de los de la Liga. Este año Barça y Madrid volverán a pujar por el título, con el fin de mejor las estadísticas ya mencionadas, pero sobre todo de volver a ejercer un dominio en la principal competición del fútbol europeo.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Deportes

España vence a Francia y se proclama campeona de Europa de baloncesto sub-16

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La selección española de baloncesto sub-16 se ha proclamado campeona de Europa por quinta vez tras vencer por 61-70 en la final a Francia. El baloncesto base español celebra un segundo hito europeo el mismo verano que se gana el Europeo sub-20.

El combinado español superó a un equipo más físico a priori y salvando un parcial de 9-2 de inicio. Bajo la batuta del base Juan Nuñez, del Real Madrid, los pupilos de Daniel Miret contestaron con otro de 19-2 entre el final del primer cuarto y el inicio del segundo.

La ventaja se mantuvo la mayor parte del partido en niveles superiores a los diez puntos, rondando en ocasiones los 20.

Pero en el tercer cuarto los galos mostraron más intensidad y fueron recortando diferencias. De la mano de jugadores como De Sousa o Traoré, Francia niveló el juego en el tercer cuarto y llegó a ponerse a tan solo seis de distancia mediado el cuarto y último.

Sin embargo, la selección española mostró una madurez y fortaleza mental propia de campeones para volver a poner a raya a su rival. Los triples de Michael Caicedo, del Barça, devolvieron la tranquilidad en la recta final.

Núñez y Caicedo fueron los mejores del partido, el primero con 21 puntos, seis rebotes y tres asistencias para una eficiencia de 21. El pívot azulgrana logró 21 puntos, cinco rebotes y dos asistencias para una eficiencia de 20.

Les secundó Rubén Domínguez, con 15 puntos y una eficiencia de 10. Entre él (3) y Caicedo (5) anotaron un total de ocho triples de los once de todo el equipo.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Deportes

El repugnante Kyrgios la vuelve a liar: pide un parón para ir al baño… y destroza dos raquetas

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

EM.- No hay un sólo torneo en el que no sea noticia. El australiano Nick Kyrgios, que levantó el título hace un par de semanas en Washington, vuelve a ser protagonista pero esta vez, de nuevo, por su mala actitud sobre la pista. Su última, y penosa, acción, ocurrió esta pasada madrugada, durante su partido ante Karen Khachanov en la segunda ronda del Masters 1000 de Cincinnati. El jugador ya venía con problemas con el juez de silla Fergus Murphy y se volvió a calentar, y ahora se enfrenta a una dura sanción por parte de la ATP.

Kyrgios se enfrentó al juez durante el final del segundo set, que se decidió a favor de su rival en un apretado tiebreak. El jugador acusó al juez de iniciar el reloj de saque demasiado pronto y éste le puso una penalización después de los insultos del australiano: “Esto es una broma, soy de los jugadores más rápidos en sacar. La rutina de Nadal le lleva 20 segundos”, recordó el jugador, que dejó la pista en lo que parecía ser un parón para ir al baño… Pero no. La cámara le siguió hasta los vestuarios, pero el jugador no llegó hasta allí. Pasó una puerta de seguridad y en el pasillo destrozó las dos raquetas que llevaba en la mano. Volvió a la pista como si nada y perdió el tercer y definitivo set por 6-2, insultando al juez y yéndose sin darle la mano.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Publicidad

publicidad

Recomendados

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: