Un cura italiano convierte su parroquia en un centro de acogida con la oposición de los fieles - ALERTA NACIONAL
Connect with us

Religión

Un cura italiano convierte su parroquia en un centro de acogida con la oposición de los fieles

Published

on

La iglesia de Pistoia ha perdido el decoro de un lugar de culto: colchones por el suelo, literas, mochilas... - ABC
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Ha convertido su parroquia en una especie de campamento para inmigrantes. Don Massimo Biancalani ha transformado su iglesia en Pistoia, municipio de 90.000 habitantes en Toscana, al norte de Italia, en un gran centro de acogida para 250 inmigrantes. Desde luego, quien espere ver el decoro de un lugar de culto, no lo encontrará al entrar en esta parroquia de Santa María Mayor en Vicofaro. Todos los espacios están cubiertos: Colchones por el suelo en una extensión ininterrumpida, literas, y por doquier un revoltijo de ropa, mochilas y zapatos de los extranjeros. Don Biancalani ha permitido a los inmigrantes ocupar toda la iglesia, la nueva y una vieja adyacente, el salón parroquial, los pasillos e incluso el piso en el que hasta ahora vivía el párroco solo. Ahora, según cuenta Repubblica, el sacerdote comparte todo el espacio con quien llame a su puerta, convirtiéndose en uno de los curas más conocidos de Italia.

El barrio protesta

Don Massimo afirma que «mucha gente ha comprendido que no se debe tener miedo de los inmigrantes; nunca hemos tenido problemas de seguridad». No lo deben pensar así muchos parroquianos, que hace una semana recogieron firmas y enviaron un escrito al ayuntamiento, la comisaría y el obispado, explicando que se hace imposible vivir en el barrio, a causa de una serie de graves problemas surgidos con los inmigrantes.

Don Massimo Biancalani admite que su comunidad parroquial se ha reducido drásticamente: «Estamos aislados en nuestro territorio. Esta es la parroquia más grande de la ciudad, con 7.000 fieles, pero muchos nos han abandonado. En este año, en la catequesis hemos pasado de 120 niños a 20. Pero hemos ganado laicos que vienen a practicar el Evangelio: Tuve hambre y me disteis de comer… era extranjero y me habéis acogido».

Vida cotidiana

Entre los inmigrantes que pernoctan en la iglesia está Diba, 19 años, de Senegal, que cuenta así su dramática historia: «Era un niño de que vivía en la calle, abandonado por la familia, crecido con amigos y con ellos partí: Niger, Libia y después Italia. Llegué a los 14 años. Al principio fui acogido en una comunidad para menores. Después, viví en la calle. Algunos amigos me dijeron que viniera aquí y don Massimo me ha acogido. Me levanto cada mañana a las 4.30, cojo un tren y voy a Prato para trabajar en la limpieza durante dos horas en una multisala, después vuelvo aquí. Por la tarde cojo otro tren y voy a Florencia para trabajar como repartidor en Glovo. Al final de mes gano unos 300-400 euros». En la parroquia vive también Colmar, que pasó un año y 4 meses en prisión acusado de ser traficante de seres humanos, pero después fue absuelto y ahora ya no puede hacer petición de asilo.

Llamamiento del Papa

La iglesia transformada en centro de acogida funciona como un modelo de autogestión. “No se come en mesa comunitaria. Hay frigoríficos en diversas partes, dos cocinas que funcionan las 24 horas del día, y ocho baños químicos portátiles. Se sale adelante con donaciones, ofertas, recogida de alimentos, la generosidad de algunas asociaciones y una muy pequeña contribución de los inmigrantes que trabajan.

A menudo surgen problemas. «Nos han cortado el gas porque no hemos pagado un recibo de 4.000 euros. Lo pagaré con mis ahorros de profesor de religión», afirma don Massimo Biancalani. «Yo solo he respondido al llamamiento que el Papa lanzó en el 2016 cuando invitó a los sacerdotes a abrir las iglesias a esta gente. Por desgracia, su llamamiento cayó en el vacío», asegura don Massimo.

(ABC)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Historia

El martirio a los curas en 1937: «Lo torearon desnudo y le remataron con un cuchillo de matar cerdos»

Published

on

Imagen de Enrique Boix (1900-1937) difundida por el Arzobispado de Valencia
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

«Lo ataron desnudo a un limonero, lo dejaron toda la noche allí, y al día siguiente le torearon como a un animal, clavándole agujas de hacer jersey y, con un cuchillo de matar cerdos, le dieron el estoque final».

El canónigo de la Catedral de Valencia Arturo Climent ha publicado un libro sobre el sacerdote valenciano Enrique Boix (1900-1937), en proceso de canonización, que murió a los 36 años de edad martirizado en Llombai, su localidad natal, en el año 1937 durante la Guerra Civil.

La finalidad de esta publicación es «que no se pierda la memoria de un sacerdote bueno, trabajador, enamorado de Jesucristo, que se dedicó a vivir a pleno pulmón su ministerio en distintas parroquias hasta que fue apresado y sufrió un martirio inhumano, horrible y cruel», ha explicado Arturo Climent.

La persecución de la Segunda República contra la Iglesia española, hasta 1936 y durante la Guerra Civil, le costó la vida a 4.184 sacerdotes, 2.365 frailes y 283 monjas, de acuerdo con un estudio del historiador Antonio Montero Moreno.

El libro sobre Enrique Boix, que ha sido prologado por el canónigo Ramón Fita, delegado episcopal para la Causas de los Santos de la Archidiócesis de Valencia, incluye la biografía de Enrique Boix, con fotografías de lugares vinculados a él, y recoge también los perfiles de los siervos de Dios nacidos en Llombai, Vicente Bartual Lliso y Rafael Donat Lloret, así como del beato José Ferrer, natural de Algemesí, todos ellos martirizados en 1936, también en pleno conficto bélico.

Enrique Boix Lliso nació en Llombai el 20 de julio de 1900 dentro de una familia cristiana. Tras su ordenación sacerdotal en 1925 sus primeros cargos parroquiales los desempeñó en Xixona, Simat de Valldigna, Senija y Xeresa hasta que fue nombrado capellán de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados y de las Madres Franciscanas en Alzira.

En Alzira fue vicario de la parroquia de San Juan Bautista, director de la Juventud Obrera, consiliario de jóvenes de Acción Católica «y alma de muchas organizaciones juveniles católicas, por lo que es recordado como el cura de los jóvenes», ha añadido Climent.

Al estallar la Guerra Civil «le avisaron que irían a por él porque lo consideraban un cura demasiado influyente en la ciudad», según el autor del libro. Boix se marchó a Algemesí, donde fue detenido en enero de 1937 «y sin juicio, fue llevado a la cárcel y entregado al Comité de Llombai que se lo llevó y lo encerró en un local».

Finalmente, el sacerdote fue conducido al claustro de la parroquia, convertido en vaquería, donde fue martirizado el 24 de enero de 1937. Según el relato de testigos que presenciaron el martirio, «lo ataron desnudo a un limonero, lo dejaron toda la noche allí, y al día siguiente lo torearon como a un animal, clavándole agujas de hacer jersey y con un cuchillo de matar cerdos, le dieron el estoque final». Tal como ha explicado Climent, «Enrique Boix murió dando testimonio de Cristo con valentía, amor y perdonando a sus asesinos».


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Religión

El arzobispo de Oviedo pide a la Santina que “ayude a salvar España”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, pasó de su valoración inicial de «miedo no tenemos, pero sí una preocupación razonable» del pasado martes a otra más contundente por la constitución de un gobierno socialcomunista y profundamente anticlerical.

Horas después, Sanz Montes pedía a la Santina que «nos salve y ayude a salvar España». El arzobispo, a través de su cuenta personal en la red social Twitter, dijo que «que la incertidumbre dibuja hoy el horizonte». «Sabemos que tras las nubes y tormentas, el sol amanece devolviendo el color a cuanto la torpeza, la mentira y la vanidad nos había secuestrado», escribió.

La Conferencia Episcopal tampoco recibió con entusiasmo al nuevo gobierno cambiando su tradicional mensaje de «felicitación» cuando llega un nuevo presidente por un escueto «saludo». No obstante, han ofrecido su «colaboración leal y generosa como obispos de la Iglesia católica, ya que la vida religiosa auténtica contribuye al bien general de la sociedad española».


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Religión

Compromís pide la expulsión de los curas católicos en los hospitales: “Quien tenga vicios que se los pague”

Published

on

Carles Mulet
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

«Quien tenga vicios que se los pague». Con este argumento, Compromís insiste en su exigencia al nuevo Gobierno para que derogue los convenios vigentes desde 1986 que garantizan la presencia de sacerdotes católicos en los hospitales públicos en España.

La coalición valenciana (uno de los socios de investidura de Pedro Sánchez) ha registrado una batería de iniciativas en el Senado en las que pregunta al Gobierno el coste que ha supuesto la asistencia católica en la sanidad pública y cuándo piensa derogar los acuerdos que la aseguran.

Las preguntas dirigidas al nuevo Ejecutivo llevan la firma del senador de Compromís, Carles Mulet, quien compara a la religión católica con las «sectas» y equipara la asistencia que prestan los sacerdotes con «interferencias mitológicas o mágicas bajo la excusa de un asesoramiento ético, moral o religioso».

En un comunicado de prensa, Mulet señalaba este jueves que el objetivo era «evitar que cualquier religión se inmiscuya en los centros sanitarios». Pese a la rotundidad de estas declaraciones, la formación sostiene en otra nota, remitida este viernes a ABC, que «en ningún momento se pide expulsar a nadie de los centros sanitarios». Horas antes, el senador había escrito en redes sociales que «quien tenga vicios que se los pague». Mulet ha explicado este viernes que su iniciativa «parte a instancias de organizaciones que han visto discriminatorio el trato con el resto de confesiones religiosas».

Compromís gobierna en coalición con el PSPV-PSOE desde el año 2015 en la Comunidad Valenciana, donde la Generalitat cumple con los acuerdos suscritos con la Conferencia Episcopal y la Santa Sede.

De acuerdo con los últimos datos oficiales, 62 sacerdotes católicos presentan sus servicios en veinticinco hospitales públicos, lo que supone un coste para las arcas públicas de 856.000 euros al año sobre un presupuesto total de 20.000 millones.

Pese a ello, Compromís sostiene que «ciertas posturas integristas religiosas en materias éticas o morales pueden ir contra los principios básicos de la ciencia o la medicina» por lo que insiste en pedir al Gobierno que «respete la aconfesionalidad del Estado en los centros sanitarios».

Regulación salarial

El senador Mulet abundó este jueves en sus argumentos para solicitar la expulsión de los curas de la sanidad pública en una conversación en su cuenta de Twitter, donde sostenía, en relación a la asistencia católica en los hospitales, que «quien tenga vicios que se los pague». Mulet mostraba el convenio que regula los salarios que perciben los curas que trabajan a tiempo completo en los hospitales valencianos, vigente desde 1992 y que se actualiza cada año.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: