Connect with us

Internacional

Un genocidio el que nadie habla: 245 millones de cristianos son perseguidos en el mundo y 4.305 fueron asesinados en 2018, según un informe

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Santiago Fontenla.- Las persecuciones contra cristianos aumentaron en 2018 en el mundo por sexto año consecutivo, según la ONG Puertas Abiertas, que ha publicado su índice anual.

Esta organización protestante analiza la situación de los cristianos que son víctimas de opresión, discriminación y hasta asesinatos en 50 países del mundo.

En total, 245 millones de cristianos – católicos, ortodoxos, protestantes, bautistas, evangélicos, pentecostales, cristianos expatriados, conversos – son perseguidos, lo que equivale a “uno de cada nueve cristianos”, comparado con uno de cada doce el año pasado, según la organización.

El número de cristianos asesinados aumentó de 3.066 a 4.305 entre noviembre de 2017 y octubre de 2018, un aumento del 40%. “El índice revela una persecución contra las minorías cristianas que aumenta año tras año”, escribe Michel Varton, director de Doors Open, en este informe.

“Lo que llama la atención es que África se ha convertido en el centro de la violencia contra los cristianos”, con 4.165 muertos. Sólo Nigeria tuvo 3.731 muertos” (frente a 2.000 en 2017). Este país se enfrenta a una doble amenaza, la del grupo yihadista Boko Haram, que es “cada vez más violento”, y la de los “pastores Peuls, que descienden al sur del país y atacan sistemáticamente las aldeas cristianas”.

Sin embargo, es Corea del Norte el país encabeza nuevamente este ranking anual. Pero se desconoce el número de muertes en este país debido a la falta de “datos fiables”. La oenegé señala que “decenas de miles de cristianos están encerrados en campos de trabajos forzados”.

La ONG alerta también sobre la situación en México, en donde “organizaciones criminales y carteles de la droga atacan a cristianos porque consideran a las iglesias como fuentes de ingresos” y en Colombia, país en donde según esta organización “grupos criminales amenazan a los cristianos que se oponen a su autoridad y los obligan a menudo a pagar un impuesto para su protección”.

Afganistán, Somalia, Libia, Pakistán, Sudán, Eritrea, Yemen, Irán, India, Siria, figuran en la lista de países donde ocurren “persecuciones extremas”.

La ONG considera que el “extremismo islámico” es “un factor importante en la persecución de los cristianos en 38 de los 50 países del índice”, sobre todo África, Oriente Medio y Asia.

En un año, “el número de iglesias atacadas, dañadas o quemadas (…) casi se duplicó, pasando de 793 a 1.847”, mientras que “el número de cristianos detenidos aumentó de 1.905 a 3.150” en el mismo período.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

USA

La instrumentalización del ‘impeachment’ contra la oposición política

Published

on

Escena en la firma de la Constitución de Estados Unidos, óleo sobre lienzo, de Howard Chandler Christy, 1940. (Fuente de la imagen: The Indian Reporter/Wikimedia Commons)
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Alan M. Dershowitz.- El poder constitucional para iniciar un proceso de impeachment contra un presidente debidamente electo fue concebido por los redactores de la Constitución como una herramienta neutral y no partidista para ser utilizado como último recurso contra casos extremos de delincuentes en cargos públicos. En la imagen: Escena en la firma de la Constitución de Estados Unidos, óleo sobre lienzo, de Howard Chandler Christy, 1940. (Fuente de la imagen: The Indian Reporter/Wikimedia Commons)

El poder constitucional para iniciar un proceso de impeachment contra un presidente debidamente electo fue concebido por los redactores de la Constitución como una herramienta neutral y no partidista para ser utilizado como último recurso contra casos extremos de delincuentes en cargos públicos. Se está implementando ahora como arma partidista utilizable por rutina contra presidentes de un partido diferente al que controla la Cámara de Representantes.

Según el punto de vista de algunos miembros del Congreso, cada vez que la Cámara esté controlada por un partido, una mayoría simple puede votar correctamente a favor del impeachment. Como dijo la congresista Maxine Waters: “El impeachment es lo que diga el Congreso que es. No hay una ley”. Se equivoca. La Constitución es la ley y ella no está por encima.

El reciente mal uso partidista de este poder de emergencia empezó con el impeachment al expresidente William Jefferson Clinton por la Cámara —controlada por los republicanos— en 1998. Clinton no cometió ningún delito susceptible de un proceso de impeachment, a pesar de haber mentido gravemente bajo juramento sobre su vida sexual. Dicho perjurio, si se produjo, cumpliría con la definición de “delito”, pero no los criterios requeridos por la Constitución de “delitos y faltas graves”. Si el presidente Clinton cometió un delito, sería un delito menor relacionado con su vida sexual, comparable a los cometidos por Alexander Hamilton —adulterio y pago a un extorsionista— cuando era secretario del Tesoro. Si Hamilton hubiese pagado al extorsionista con dinero público, como fue falsamente acusado de hacer, habría sido culpable de un grave delito susceptible de impeachment.

Para ser acusado, un presidente tiene que cometer un delito (la falta es una especie de delito) y la comisión de ese delito también debe constituir un abuso de cargo público. Un abuso de cargo público, sin un delito subyacente, es un pecado político, pero no un delito susceptible de impeachment.

Esta misma cuestión se debatió en la Convención Constitucional, donde un delegado propuso la “mala administración” como criterio para el impeachment y la destitución de un presidente. James Madison, padre de la Constitución, se opuso enérgicamente argumentando que con un criterio tan vago y ambiguo poco concluyente el presidente estaría ejerciendo según la voluntad del Congreso y que dejaríamos de ser una república con un presidente fuerte para ser una democracia parlamentaria donde el jefe del ejecutivo puede ser destituido por una moción de confianza. En su lugar, la Convención adoptó unos estrictos prerrequisitos para el impeachment: traición, soborno u otros delitos y faltas graves. La Cámara no está más facultada para sustituir sus propios criterios por los enumerados en la Constitución de lo que estaría el Senado para cambiar el requisito de votación de dos tercios para la destitución a una mayoría simple o a una mayoría cualificada de tres quintos. El Congreso no está por encima de la ley. Está sujeto a lo que los redactores aceptaron y no pueden ahora aplicar los criterios que los redactores rechazaron explícitamente.

Aquellos que caracterizan el proceso de impeachment y destitución como completamente políticos se equivocan por una simple cuestión de derecho constitucional, aunque tengan razón al describir la realidad del mal uso que se le está dando actualmente. Los defensores de este punto de vista citan incorrectamente a Hamilton en El Federalista n.º 65.

Hamilton no caracterizó los criterios para el impeachment como “políticos”, lo hizo sólo en el sentido en que se relacionan con “los perjuicios inmediatos causados a la propia sociedad”. Inmediatamente después rechazaba la opinión de que el proceso debía ser partidista, basado en la “fuerza comparativa de los partidos”, en vez de en las “verdaderas demostraciones de inocencia o culpa”. Dijo que eso era “el mayor peligro” y pidió “neutralidad hacia aquellos cuya conducta pueda ser objeto de escrutinio”. Los que citan, o interpretan, mal a Hamilton mezclan erróneamente las palabras “político”, que él utilizaba en sentido gubernamental, y “partidista”, con lo que se refería a la fuerza comparativa de los partidos y facciones.

Es difícil imaginar una mayor vulneración de los principios de Hamilton que la reciente votación en la Cámara siguiendo líneas de partido (con dos excepciones, ambas contra el impeachment) para abrir una investigación oficial para el posible impeachment del presidente Trump. La votación estuvo exclusivamente determinada por la “fuerza comparativa de los partidos”, como lo fue la votación para destituir al presidente Clinton hace dos décadas.

Una Cámara partidista que votara para destituir al presidente Trump, seguido de una votación partidista en el Senado para absolverlo, no sólo perjudicaría al Partido Demócrata —como los votos en el caso de Clinton perjudicaron al Partido Republicano—: perjudicaría a nuestra Constitución y polarizaría aún más nuestra ya dividida nación.

Y, lo que es más importante, el mal uso del poder del impeachment de manera partidista representaría, en palabras de Hamilton, “el mayor peligro” para nuestra Constitución.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Hispanoamérica

Sigue la violencia en Bolivia desatada por el narcodictador Evo Morales: 23 muertos y 715 heridos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) elevó a 23 el número de muertos y a 715 el de heridos en incidentes durante la crisis en Bolivia tras las elecciones fraudulentas del pasado 20 de octubre.

«Se totaliza por lo menos 23 personas muertas y 715 personas heridas desde el inicio de la crisis institucional y política», informó esta entidad en Twitter.

La CIDH explicó en la red social que actualiza las cifras de víctimas en Bolivia después de que «desde ayer son 9 fallecidos y 122 heridos desde los disturbios alentados por el ex narcodictador Evo Morales».

Estos datos actualizados se refieren a víctimas en choques entre cocaleros afines al narcodictador y fuerzas del orden el pasado viernes cerca de la ciudad de Cochabamba, en el centro de Bolivia, en la jornada más trágica desde el comienzo de la crisis.

Evo Morales, que está asilado en México, escribió en Twitter que las víctimas mortales en estos disturbios son doce, sin citar fuentes.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, expresó en la misma red social que «duele tanta violencia, duele la muerte, Bolivia merece vivir en paz».

Áñez y Morales se cruzan reproches por la violencia en Bolivia, donde policías y militares mantienen desde el pasado lunes operativos conjuntos para mantener el orden.

La CIDH denunció en esta jornada un decreto del Gobierno provisional de Bolivia que exime a las fuerzas del orden de responsabilidad penal si actúan «en legítima defensa o en estado de necesidad» y bajo criterios de «legalidad, absoluta necesidad y proporcionalidad».

El Ejecutivo de Áñez respondió que no supone una «licencia para matar» y se enmarca en la Constitución y las leyes del país.

La Defensoría del Pueblo de Bolivia advirtió de que recibe denuncias «sobre posible implantación de evidencias con el fin de incriminar a personas en actos delictivos» por parte de la Policía.

«Es importante que la Dirección General de Investigaciones Internas (DIGIPI) en una señal de transparencia pueda investigar estos hechos y establecer sanciones», añadió en Twitter.

Bolivia atraviesa una de las peores crisis políticas y sociales de su historia reciente, desde que el día siguiente de las elecciones comenzaron las denuncias de fraude en los comicios tras los que Morales fue luego proclamado vencedor para un cuarto mandato consecutivo.

El que fuera presidente del país durante casi catorce años anunció el pasado domingo su renuncia tras un informe de la Organización de Estados Americanos sobre graves irregularidades en los comicios, lo que sumió al país en el caos.

Morales salió al día siguiente hacía México y el martes pasado Áñez, una senadora hasta entonces opositora, asumió el poder de forma provisional hasta unas nuevas elecciones.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Hispanoamérica

Jaime Bayly: “Evo Morales financió a Pablo Iglesias y a Podemos con dinero del narcotráfico mexicano”

Published

on

Pablo Iglesias y Evo Morales
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El periodista peruano Jaime Bayly ha denunciado en su programa televisivo que el ex presidente de Bolivia Evo Morales financió a Pablo Iglesias y a Podemos con dinero del narcotráfico mexicano.

Jaime Bayly dedicó gran parte de su programa a la caída de Evo Morales y señaló que el depuesto presidente de Bolivia, había hecho negocios durante años con Joaquín “El Chapo” Guzmán y que eso provocó una cierta bonanza económica en el país del “corazón de América del Sur”.

Bayly, uno de los más lúcidos críticos del Socialismo del Siglo XXI inaugurado por Fidel Castro y Hugo Chávez, señaló que lo ocurrido el pasado domingo representó “un fracaso del ajedrez chavista en América Latina” y “un triunfo libertario a favor de la democracia”. “Evo ha sido dictador casi 14 años en Bolivia”, remarcó el conductor y dijo que “se queja de que la población indignada de sus abusos y tropelías se haya tomado la justicia en sus propias manos”.

Además, puso de relieve cómo fue la estampida de todo el gobierno boliviano conducido por Morales. “Todos renunciaron. Renunciaron porque se morían de miedo. Fue una desbandada. Entonces ello, representantes de un político tramposo que ya se había hecho reelegir fraudulentamente dos veces, se escondieron”, dijo.

Luego, el conductor hizo referencia a la región del Chapare y a los negocios que el líder indígena había llevado adelante, según su información, con el Cartel de Sinaloa, la organización criminal mexicana conducida durante años por “El Chapo” Guzmán, hoy condenado de por vida por narcotraficante en una prisión de los Estados Unidos. “Yo supongo que habrá llevado algunas maletines, valijas que tenía en el Chapare. El Chapare era al República Independiente del Emperador Evo Morales”, denunció en su último programa emitido en la noche del martes. Y agregó: “El presidía las seis federaciones cocaleras. El sembradío de coca se ha multiplicado por diez y luego por 15 desde que asumió en el poder en 2006. Él legalizó que se expandiera el cultivo de coca en el Chapare”.

“El 94% de toda la coca que se sembraba, se procesaba y convertía en cocaína ahí mismo, en laboratorios que Evo Morales mandó construir con dinero de los bolivianos. Y vendía esa cocaína a los mexicanos, principalmente al Cartel de Sinaloa, cuyos aviones aterrizaban en los aeropuertos clandestinos y en otros que construyó Evo Morales. Va a extrañar esos centenares o miles de millones de dólares que ha obtenido vendiendo cocaína a los mexicanos principalmente, como en los 80 le vendía cocaína a Pablo Escobar”, dijo Bayly.

El analista no cesó en vincular al depuesto mandatario boliviano con los narcos de Sinaloa: “Yo le ofrecería asilo carcelario a Evo Morales, un asilo en una penitenciaría, porque es el socio de ‘El Chapo’ Guzmán y se aprovechó de tener todo el poder inmoderado, omnímodo en Bolivia para convertirse en el jefe de un poderoso cartel de narcotráfico que hacía pingües negocios con narcotraficantes mexicanos durante casi 14 años. Hay que ver la plata que se ha ganado Evo, ¿dónde la tiene escondida?”.

Bayly desarmó además la estrategia de “victimización” que Morales intenta llevar adelante luego de su renuncia: “El hecho de que fuera o no indígena es irrelevante, lo que hay que señalar es su conducta. Y su conducta fue deplorable”, manifestó y añadió: “La extrema pobreza que más ha reducido es la suya. Don Evo Morales ahora es millonario”. “Evo se victimiza y juega la carta racial”, concluyó.

El periodista y analistas político, uno de los mayores críticos de las dictaduras que aún perduran en la región -a las que identificó como la cubana, nicaragüense y la venezolana- ya había cuestionado este lunes último a aquellos que despreciaron las revueltas populares al catalogarlas como “golpes de estado”. “La caída de un dictador nunca es un golpe de estado. Hay gente obtusa, tonta o mal intencionada o de izquierda que dice que hubo un golpe de estado en Bolivia. ¿Cómo puede haber un golpe de estado cuando se consigue la renuncia de un dictador?”, se preguntó Bayly en su programa emitido anoche desde Miami, donde el conductor está radicado desde hace años.

“Cuando el país recupera sus libertades y recupera su democracia, no puede hablarse de golpe de estado. Pero la izquierda es incidiosa y envenenada y sugiere que se ha tratado de un clásico golpe militar porque Williams Kaliman le sugirió renunciar a Morales”, rememoró Bayly. “Se ha diferenciado de los generales genocidas bolivianos. El jefe de las fuerzas armadas bolivianas le hizo saber al dictador que no estaba subordinado a sus apetitos de represión desenfrenada y esa fue una gesta valerosa”, agregó el periodista.

Bayly indicó además que Morales “se acobardó” y tuvo “miedo” porque “sabía que sin la protección de la policía el viernes y sin la de los militares el domingo el pueblo podía tomarse justicia en sus propias manos y por eso se fugó”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: