Connect with us

Internacional

Comienzan los experimentos globalistas a gran escala con la excusa de la pandemia: La población mundial será sometida a vigilancia biométrica

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

La pandemia del coronavirus ha supuesto un frenazo en seco del mundo tal y como lo conocíamos hasta ahora. Estamos inmersos en una catástrofe de dimensiones que todavía no alcanzamos a vislumbrar. El futuro que nos espera es la gran incógnita en estos momentos. El historiador israelí Yuval Noah Harari, autor de los fenónemos «Sapiens» y «21 lecciones para el siglo XXI», ha publicado hoy un artículo en el Financial Times en el que perfila inquietantes escenarios posibles en función de las decisiones que las autoridades mundiales adopten. Y todo ello bajo una gran presión social. [SIGUE MÁS ABAJO]

Loading...

Esas decisiones son las que definirán nuestro modo de vida futuro. «Esa es la naturaleza de las emergencias. Aceleran los procesos históricos. Las decisiones que en tiempos normales podrían llevar años de deliberaciones se aprueban en cuestión de horas. Se apresuran a poner en funcionamiento tecnologías en fase de desarrollo y hasta peligrosas porque los riesgos de no hacer nada son mayores. Países enteros sirven como conejillos de indias en experimentos sociales a gran escala», desgrana el autor de «Sapiens».

Las medidas que se están adoptando actualmente se articulan en torno a dos frentes diferentes. El primero tiene que ver con las restricciones de movimiento, y aquí se trata de «decidir entre la vigilancia totalitaria y el empoderamiento de la ciudadanía». El segundo, con las soluciones y aquí hay que optar por «el aislamiento nacionalista o la solidaridad global», explica Harari.

Vigilancia biométrica

De acuerdo con el artículo del Financial Times hay dos formas de frenar la pandemia: «Una de ellas es que el gobierno monitorice a la gente y castigue a quienes incumplen las normas», afirma el escritor, que señala a China como principal ejemplo de la monitorización biométrica, cuyo avance «podría convertir las polémica técnicas informáticas de Cambridge Analytics en un juego de la edad de piedra».

Si esta es la vía elegida, el peligro es que, tras la erradicación del coronavirus, «algunos gobiernos hambrientos de datos podrían argumentar que necesitan mantener la vigilancia biométrica para evitar una segunda oleada, o porque hay una nueva plaga de ébola extendiéndose en Africa central, o porque… lo que ellos quieran. Se ha declarado una gran batalla contra nuestra privacidad en los últimos años. La crisis del coronavirus podría ser un punto de inflexión en esta contienda. Cuando la gente tiene que elegir entre la privacidad y la salud se suele elegir la segunda», señala el autor.

Sin embargo, existe otra posibilidad: «Podemos elegir proteger nuestra salud y frenar la pandemia sin instaurar regímenes de vigilancia totalitaria, dando la fuerza a la ciudadanía. En las últimas semanas algunos de los esfuerzos más exitosos se produjeron en Corea del Sur, Singapur y Taiwán.

Mientras estos países han hecho uso de aplicaciones de rastreo no han renunciado a un uso honesto y de cooperación para mantener a a la sociedad bien informada», explica Harari. La clave radica en la confianza en la ciencia, en las autoridades públicas y en los medios. Cuando los ciudadanos confían en que las autoridades públicas les van a contar los hechos científicos que están detrás de las directrices que van a tomar, «hacen lo correctosin que haga falta un Gran Hermano vigilante sobre sus hombros».

«En los próximos días -prosigue-, cada uno de nosotros debe optar por confiar en los datos científicos y los expertos en salud en lugar de teorías de conspiración infundadas y políticos egoístas. Estamos en un momento crucial. Si fallamos a la hora de tomar la decisión correcta estaremos renunciando a nuestras más preciadas libertades pensando que es la única vía para salvaguardar nuestra salud».

Nacionalismo versus globalización

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para el pensador israelí solo la solidaridad global nos llevará a buen puerto porque, tanto la pandemia como la crisis económica que viene, afectarán a todo el mundo. Salir de ésta pasa por un plan global basado en la confianza y cooperación en los distinos países.

Esas premisas hay que aplicarlas en primer lugar en el hecho de compartir la información, porque en eso le llevamos ventaja al virus: «Un coronavirus en China y un coronavirus en los Estados Unidos no pueden intercambiar consejos sobre cómo infectar a los seres humanos. Pero China puede enseñarle a Estados Unidos muchas lecciones valiosas sobre el coronavirus y cómo lidiar con él. Lo que un médico italiano descubre en Milán por la mañana bien podría salvar vidas en Teherán por la noche».

Además, se necesita un esfuerzo común para la producción y distribución de equipo médico, especialmente los test de detección y los equipamientos de respiración. Lo mismo ocurre con el personal médico: «Los países menos afectados ahora podrían enviar personal médico a las regiones más afectadas del mundo, tanto para ayudarlos en momentos de necesidad como para adquirir una experiencia valiosa. Si más adelante el foco de la epidemia cambia, la ayuda podría comenzar a fluir en la dirección opuesta».

Por último, «la cooperación mundial también es vital en el frente económico. Dada la naturaleza global de la economía y de las cadenas de suministro, si cada gobierno hace lo suyo sin tener en cuenta a los demás, el resultado será el caos y una crisis cada vez más profunda. Necesitamos un plan de acción mundial, y lo necesitamos rápidamente».

«Al parecer, no hay adultos en la habitación. No hay liderazgo global. La Administración estadounidense está más preocupada por la grandeza de América que por la supervivencia de la humanidad», concluye.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Europa

La náusea infinita y el vómito que no cesa. Lavado de cerebro sobre los géneros falsos: Polémica película de la BBC le enseña a los niños que existen más de 100 géneros

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 9.6K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    9.6K
    Compartidos

Una nueva producción audiovisual educativa para niños de nueve a doce años está generando polémica dado su contenido que afirma que existen más de 100 géneros de sexo y además enseña a los niños que ser transgénero es una forma de ser “felices”.

La película de la BBC titulada “Identidad: comprensión de las identidades sexuales y de género” se ofrece en el sitio web del mencionado medio como parte del “paquete de educación sexual y relaciones” que se financia mediante fondos públicos.

De acuerdo con el Daily Mail, actualmente la mayoría de niños en edad escolar se ven obligados a llevar a cabo sus estudios en línea debido a las cuarentenas impuestas, impidiendo el acceso a las aulas.

Loading...

La película muestra a los niños pequeños confundidos preguntando a adultos sobre sexualidad y género, mientras que a estos se les dice que las identidades de género incluyen ‘bigenero’, ‘género queer’ y ‘pansexual’.

Una sección del largometraje muestra el momento en el que un alumno pregunta cuántas identidades hay, y su profesora Kate, una maestra designada como RSE (Relaciones y Educación sexual) responde a él y otro niño que hay muchas identidades de género, resaltando que ahora hay más de 100.

El lanzamiento de la película se antepuso a la guía publicada por el gobierno de Reino Unido del año pasado en la cual se aconseja a las escuelas que tengan cuidado con enseñar sobre temas sexuales a los niños.

“Los recursos utilizados para enseñar sobre este tema siempre deben ser apropiados para la edad y estar basados ​​en evidencia”, señaló el anuncio, mientras que los maestros “no deben reforzar estereotipos dañinos, por ejemplo, sugiriendo que los niños pueden ser de un género diferente en función de su personalidad”.

Por su parte, la BBC justificó los propósitos de la cuestionada producción argumentando que más de 50 profesores habían participado en la consulta e indicaron que el sitio web de la BBC Teach estaba formalmente establecido, agregando que debido a la naturaleza sensible del tema, se recomendaba a los profesores revisar el contenido antes de verlo con sus alumnos.

Al respecto, la diputada del Partido Conservador de Reino Unido, Jackie Doyle-Price, señaló: “Decirle a los niños que hay más de 100 géneros es una tontería y es potencialmente dañino, ya que corre el riesgo de normalizar algo que es extremadamente raro”.

La producción audiovisual no aborda en ningún momento la actual preocupación que encierra el incremento en el número de niños que afirman querer cambiar de género.

Tampoco toma en cuenta las polémicas intervenciones médicas a las que se someten algunos niños transgénero, como los fármacos bloqueadores de hormonas no probados cuyo uso ha sido efectivamente prohibido por un reciente fallo del Tribunal Superior, según el Daily Mail.

El mismo medio antes citado informó que el centro Tavistock del NHS que ofrece a niños servicios en cuestiones de género, fue calificado la semana pasada como “inadecuado” por una entidad de vigilancia tras descubrir que el personal no llevaba registros básicos de los niños que recibían tratamientos hormonales básicos.

Respecto a la película promovida por la BBC, el comentarista de radio Darren Grimes, expresó a través de su cuenta de Twitter: “Si estas son las ideas de la BBC sobre “educación”, entonces, francamente, prefiero que no se molesten”.


Comparta este artículo.
  •  
  • 9.6K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    9.6K
    Compartidos
Continue Reading

Europa

La UE entra en guerra con Pfizer y AstraZeneca por los polémicos retrasos en la entrega de vacunas (y se acerca a Sputnik V)

Published

on

Un avión con vacunas contra el coronavirus aterriza en el aeropuerto de Belgrado (Serbia) el 16 de enero de 2021. Foto: Marko Djurica / Reuters
Un avión con vacunas contra el coronavirus aterriza en el aeropuerto de Belgrado (Serbia) el 16 de enero de 2021. Foto: Marko Djurica / Reuters
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El bloque comunitario exige a las farmacéuticas soluciones inmediatas para garantizar la distribución.

David Romero.- La relación entre la Unión Europea (UE) y algunos de los laboratorios contratados como proveedores de vacunas contra el covid-19 comienza a tensarse. Bruselas no ha encajado bien los recientes anuncios de retrasos por parte de las compañías Pfizer y AstraZeneca con respecto al calendario inicial de entrega de dosis, y empieza a exigir a estas firmas soluciones inmediatas.

El pasado viernes 15 de enero el laboratorio estadounidense Pfizer avanzó que sus entregas se ralentizarán entre finales de este mes y principios del próximo, afectando a las remesas comprometidas con varios países, entre ellos los de la UE, que se verían mermadas en un 20 %.

Loading...

Una semana después era la farmacéutica británica AstraZeneca la que anunciaba un problema de producción que provocaría una probable reducción de un 60 % (respecto a la cantidad pactada para el primer trimestre) en sus entregas al bloque europeo. Los 80 millones de dosis que se esperaban para finales de marzo se quedan en 31.

La paciencia empieza a escasear en Bruselas y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ya ha dicho al respecto que el club comunitario está dispuesto a «hacer que se respeten los contratos que han sido validados por las farmacéuticas».

Un trabajador sanitario vacuna a una paciente en Paris (Francia), el 18 de enero de 2021Thomas Samson / AFP

Así lo aseguró este domingo en una entrevista en la emisora francesa Radio Europe1, en la que, si bien no detalló a qué medidas recurrirá la UE para presionar a las compañías biotecnológicas, sí recordó que las autoridades europeas ya han dado «el primer puñetazo en la mesa», consiguiendo que «los retrasos de varias semanas anunciados» se quedaran finalmente «en una reducción del ritmo de entrega».

La Comisión Europea (CE), por su parte, ha confirmado este lunes que está presionando a AstraZeneca para que «encuentre soluciones» a las incidencias que están provocando las demoras. En concreto, el Ejecutivo comunitario detalló que la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, habló telefónicamente con el CEO de la compañía británica, Pascal Soriot, para insistir en que la UE «espera que cumpla su contrato». A este respecto, la mandataria europea le habría recordado «que la UE adelantó dinero antes de la autorización precisamente para asegurarse que se cumplían los plazos de entrega».

La vacuna de AstraZeneca aún no ha sido validada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés). No obstante, se espera que el organismo dé el visto bueno a este antígeno el próximo 29 de enero.

En los Ejecutivos nacionales de los países miembros hay diferentes actitudes con respecto a estos retrasos en la distribución de vacunas. Mientras el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, considera que suponen «una grave violación contractual», contra la que su Gobierno está dispuesto a emplear «todas las herramientas y a todas las iniciativas legales», su homólogo belga, Alexander De Croo, ha rechazado recurrir a los tribunales al considerar que poner en marcha litigios «no es la solución».

Un acercamiento europeo a la vacuna rusa Sputnik V

En medio de este accidentado contexto, la UE dirige su mirada hacia Rusia. A mediados de la pasada semana, en una rueda de prensa en la que se analizaba la evolución de la pandemia en Alemania, la canciller Angela Merkel afirmó haber ofrecido colaboración a Moscú en su proceso de obtener la validación de la vacuna Sputnik V por parte de la Agencia Europea del Medicamento.

Tras recordar que Rusia ya ha presentado la correspondiente solicitud, la mandataria alemana indicó que, en una reciente conversación telefónica con el presidente Vladimir Putin, ofreció a las autoridades sanitarias rusas el apoyo técnico del Instituto Paul Ehrlich (PEI), que tiene competencias federales en materia de vacunas y medicamentos biomédicos.

La mediación de esta entidad podría facilitar el proceso de validación de Sputnik V para los países miembros de la UE, ya que, según explicó la propia Merkel, algunos pasos y documentos requeridos por la EMA no se corresponden necesariamente con el procedimiento ruso.

La OMS advierte contra un reparto injusto y moralmente «catastrófico».

Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) observa con preocupación un reparto mundial de vacunas que privilegia a las principales potencias económicas del mundo y da la espalda a los países pobres, contraviniendo incluso una lógica elemental expuesta hace una semana por el director general de la entidad, Tedros Adhanom Ghebreyesus: «No sería justo que adultos jóvenes y sanos en los países ricos se vacunen antes de que puedan hacerlo trabajadores sanitarios y personas mayores en los países más pobres«, dijo.

«Habrá dosis para todos, pero ahora debemos actuar como una gran familia para dar prioridad a los que están en más riesgo», añadió al respecto Ghebreyesus, que alerta de que con el actual sistema de reparto basado en el mejor postor, el mundo «está al borde de un catastrófico fracaso moral». «El precio de ese fracaso se pagará con vidas y empleos en los países más pobres», precisó el dirigente de la OMS.

En su discurso, correspondiente a la sesión de apertura del Comité Ejecutivo de la organización, que dio inicio el pasado 19 de enero, Ghebreyesus recordó que las vacunas contra la pandemia de la gripe A, que eclosionó en 2009, no llegaron a los países en desarrollo hasta después de que terminara aquella crisis; o que los fármacos para portadores del virus VIH llegaron a las regiones más pobres del planeta hasta una década después que los países ricos dispusieran de ellos.

La OMS se refiere a estos episodios pasados como «errores que no han de repetirse».

Voluntarios en un ensayo clínico de vacuna contra el coronavirus en Soweto (Sudáfrica), 24 de junio 2020.Siphiwe Sibeko / Reuters

Voluntarios en un ensayo clínico de vacuna contra el coronavirus en Soweto (Sudáfrica), 24 de junio 2020.Siphiwe Sibeko / Reuters

«La reciente emergencia de variantes del coronavirus altamente contagiosas hace que el despliegue rápido y equitativo de las vacunas sea aún más importante», remarcó Ghebreyesus.

Hasta ahora, las cifras no reflejan el reparto equitativo que propugna la OMS. Mientras países latinoamericanos como Chile han estado recibiendo cargamentos semanales de vacunas ligeramente superiores a las 10.000 dosis, países de la UE como España han recibido, en fechas similares, entregas de hasta 350.000 viales.

Las muestras de consciencia solidaria en un panorama marcado por la urgencia y la competitividad entre países son escasas, pero no inexistentes: México anunció recientemente su intención de reducir el volumen de su demanda a Pfizer, para que la ONU dispusiera de más dosis para repartir en los países más pobres.

«Que nos bajen y luego nos repongan», dijo el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, destacando que su Ejecutivo actuaba de esa manera para «que no haya acaparamiento» de vacunas.

Israel y su rápida inmunización

En una especie de ejemplo perfecto de eso contra lo que advierte la OMS, Israel se encuentra en estos días vacunando ya a parte de su población más joven.

Las autoridades del país anunciaron que a partir del sábado ya se podían vacunar los ciudadanos nacidos antes de 2004, tras completar las fases anteriores de la campaña de vacunación, que incluyeron al personal sanitario, a las personas mayores y a los adultos que se hubieran presentado voluntariamente.

Israel, con casi el 42 % de su población inmunizada, lidera el ranking de los países más avanzados en sus planes de vacunación, muy por delante de Emiratos Árabes Unidos (que ya ha vacunado al 24 % de sus habitantes), el Reino Unido (10,2 %), España (2,5 %) Italia (2 %) o Francia (1 %), según datos de la web Our World in Data, vinculada a la Universidad de Oxford.

Ciudadanos se vacunan contra el coronavirus en un polideportivo de Tel Aviv (Israel) el 19 de enero de 2021Ammar Awad / Reuters

Ciudadanos se vacunan contra el coronavirus en un polideportivo de Tel Aviv (Israel) el 19 de enero de 2021Ammar Awad / Reuters

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, desveló a principios de enero que el contrato que su Ejecutivo firmó con Pfizer incluía la cesión de datos sanitarios de los vacunados a cambio de dar preferencia a Israel en el suministro de las vacunas y de mantener un flujo constante de entregas.

«Israel va a ser el primer país en emerger del coronavirus«, dijo orgullosamente el mandatario, que participará el próximo 23 de marzo en las cuartas elecciones legislativas que su país celebra en menos de dos años.

Sin embargo, hay otro factor que parece estar detrás de la velocidad con la que Israel está obteniendo las dosis que necesita para su ambiciosa campaña de vacunación. Según reveló el diario The Times of Israel, el Ejecutivo de Netanyahu estaría pagando cada dosis de la vacuna de Pfizer a unos 19,5 euros, mientras la Unión Europea paga unos 12 euros por pinchazo, de acuerdo a los datos revelados por la ministra belga de Presupuestos, Eva De Bleeker, a mediados del pasado mes de diciembre.

Contratos aún secretos

El desencuentro por el incumplimiento de las fechas y las cantidades acordadas entre la UE y sus proveedores de vacunas tiene lugar, además, en medio de una polémica suscitada por la escasa transparencia en lo que respecta al texto de los contratos que vinculan a las partes.

Las presiones de la Eurocámara y de organizaciones civiles como la ONG Corporate Europe Observatory han hecho que la Defensora del Pueblo Europeo, Emily O’Reilly, abra una investigación y otorgue al Ejecutivo europeo un plazo, que finaliza el próximo 11 de febrero, para que responda a las solicitudes de hacer públicos todos los contratos firmados.

Hasta ahora la UE solo ha hecho pública una copia parcialmente censurada del contrato con la compañía CureVac: 67 páginas con abundante información tachada, que ha contribuido más a arreciar las críticas contra la opacidad de la UE en este ámbito que a apaciguarlas. Bruselas ha suscrito un total de seis acuerdos con otros tantos laboratorios productores de vacunas (Pfizer, AstraZenecaJohnson & Johnson, Sanofi, Moderna y CureVac).


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Internacional

Los Patriarcas de las Iglesias en Oriente Medio piden a Biden que levante las sanciones contra Siria

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

SUPONEN UN «CASTIGO COLECTIVO» INJUSTIFICABLE

Los Patriarcas de las Iglesias en Oriente Medio han dirigido al nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el que le piden que levante las sanciones contra siria, que están aplastando al pueblo, si no quiere ser cómplice de la catástrofe humanitaria.

 El nuevo presidente estadounidense Joe Biden debe anular cuanto antes las sanciones económicas que están aplastando al pueblo sirio como un «castigo colectivo» injustificable, si no quiere ser cómplice de la «catástrofe humanitaria» que ya está afectando a millones de personas en Siria y eventualmente se convertirá en otro factor de inestabilidad para Oriente Medio. Este es el contenido, en resumen, de la carta-llamamiento que los representantes de las Iglesias de Oriente Medio han dirigido al nuevo presidente de Estados Unidos, al día siguiente de su investidura oficial en la Casa Blanca.

La carta, con fecha de 21 de enero de 2021, está firmada por el patriarca sirio ortodoxo Mor Ignatius Aphrem II, por el patriarca siro católico Ignace Yussif III Younan, por el patriarca greco católico melquita Youssef Absi y por Michel Abs, secretario general del Consejo de Iglesias. de Oriente Medio (Middle East Council of Churches, MECC).

Loading...

Tras felicitar a Biden por el inicio de su mandato como 46º Presidente de los Estados Unidos de América, los firmantes explican su pronta iniciativa con el deseo de contar con una «respuesta urgente» ante la grave crisis humanitaria en curso en Siria. La carta cita el trabajo de Alena Douhan, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre el tema de las medidas coercitivas unilaterales, quien a finales de diciembre llamó a la urgente necesidad de eliminar la red de sanciones que están infligiendo un sufrimiento indiscriminado a todo el pueblo sirio. Como documenta Alina Douhan, las sanciones «hacen que la grave situación en Siria sea aún más insostenible, especialmente mientras la pandemia Covid-19 está en marcha, bloqueando las ayudas, el comercio y las inversiones necesarias para que el sistema de salud sirio y la economía funcionen».

Entre los trabajadores humanitarios, subrayan los signatarios de la carta, existe un consenso cada vez mayor sobre el hecho de que «esta forma de castigo colectivo infligido a todo el pueblo sirio está sumiendo al país en una catástrofe humanitaria sin precedentes». Hace diez años – continúa la carta – Siria era «el granero de la región», mientras que ya en el pasado mes de junio, David Beasley, Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, tuvo que reconocer que la mitad de los sirios pasaban hambre. Un desastre que se incrementa con el frío del invierno, mientras que el sistema de salud, destruido durante la guerra, se muestra completamente incapaz de hacer frente a la emergencia pandémica.

«Le instamos, señor presidente», escriben los firmantes de la carta, «a ayudar a los sirios a aliviar la crisis humanitaria que amenaza con desatar una nueva ola de inestabilidad en Oriente Medio y más allá, siguiendo las recomendaciones expresadas por el relator especial de la ONU. Creemos que los legítimos intereses nacionales de Estados Unidos pueden perseguirse sin castigar colectivamente al pueblo sirio mediante sanciones económicas».


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Europa

Tomen nota, señoras y caballeros: El 57% de los jóvenes musulmanes en Francia dice que la ley islámica está por encima de las leyes del Estado

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un estudio de la Fundación Jean-Jaurès ha subrayado el crecimiento llamativo de la influencia del islam en la educación francesa.

La presión islámica se mantiene en continuo ascenso y más de la mitad de los jóvenes musulmanes -el 57%- asegura que la ley islámica “está por encima de las leyes del Estado”.

En el último trimestre, el Gobierno de Emmanuel Macron ha contabilizado casi 800 “incidentes” en las escuelas provocados por musulmanes. Hay sumar la autocensura entre los profesores, víctimas de violentas presiones de alumnos y familias musulmanas. Hoy, tras la decapitación el pasado mes de octubre del profesor de historia y geografía Samuel Paty por haber enseñado en clase las caricaturas de Mahoma en una clase sobre libertad de expresión, casi la mitad confiesan autocensurarse.

En Francia, un país con 67 millones de personas, unos cinco millones de ciudadanos son musulmanes y otros ocho millones son “de origen árabe musulmán”, según el Observatorio de la Laicidad. El islamismo domina ya barrios y enclaves de grandes ciudades en los que no impera la ley francesa.

Loading...

En las últimas semanas, Francia ha cerrado en las últimas semanas nueve mezquitas y ha anunciado controles en más de 70 sospechosas por radicalización islámica en la línea del proyecto de ley de Macron, que evidencia el fracaso del multiculturalismo globalista, para erradicar el adoctrinamiento dentro de los centros y prohibir la llegada de imanes formados en el extranjero.

A juicio del presidente, Francia ahora debe liberar el islam de sus influencias extranjeras y atacar “el separatismo islámico porque en ese islamismo radical hay una voluntad de contravenir las leyes de la República y de crear un orden paralelo, otra organización de la sociedad”.

Por ello exigió al Consejo Francés para el Culto Musulmán (CFCM) una “carta de principios” sobre el islam en Francia, que fue aprobada a mediados de este mes de enero y afirma su “compatibilidad” con el “laicismo” y la “igualdad entre hombres y mujeres”, y rechaza “la instrumentalización del islam con fines políticos”.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ALERTA NACIONAL RECOMIENDA:

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »