Connect with us

Sociedad

“Crónica de un Occidente enfermo”, nuevo libro de Max Romano

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Max Romano.- Estimados lectores, intentaré presentarles en pocas líneas este libro que es mi segundo en solitario, después de Azotes de nuestro tiempo, para que ustedes decidan comprarlo o no comprarlo, recomendarlo a los amigos o maldecirlo, o simplemente encogerse de hombros.

El mismo título es una declaración de intenciones y pretende simplemente llamar a las cosas por su nombre, algo de lo que hoy en día tenemos una desesperada necesidad. Esta obra, “crisol heterogéneo, batiburrillo fastuoso, agudo caleidoscopio sociológico” en palabras de un amigo, recoge las reflexiones del Oso Solitario, imaginario observador de la realidad del mundo occidental, que durante largos y pacientes años las ha compilado cumpliendo un, igualmente imaginario, encargo de cronista e informador.

Oso puede ser solitario, pero no estúpido ni ciego a cuanto le rodea. Percibe agudamente, dolorosamente, alrededor de él y a veces también dentro de él mismo, los signos de la enfermedad; las líneas de necrosis espiritual que hieden y supuran, y resaltan con creciente claridad en medio del “batiburrillo fastuoso” de estas Crónicas.

¿Pero cuáles son estas líneas? ¿De qué habla exactamente este libro?

Habla del odio contra el hombre blanco sexualmente normal. De la guerra sin cuartel contra la masculinidad y contra la figura paterna en particular. De la negación de la biología humana y de la polaridad sexual como principio de vida. De la necia e inmoral igualdad de género, del fanatismo igualitario en general. De la obsesión enfermiza por encuadrarlo todo, medirlo todo y controlarlo todo. De la hostilidad contra la excelencia, de la fortísima voluntad de degradación, del escarnio de cualquier ideal superior. De las políticas deliberadas de sustitución étnica en Europa y de genocidio cultural, falsamente presentadas como un destino inevitable. De la actitud de desprecio e incomprensión hacia el propio pasado, del rechazo hacia la propia cultura y tradición. De la construcción, en nombre de la libertad, de un sistema de conformismo obligado y represión de las ideas.

Finalmente, como telón de fondo y condición necesaria para que todo lo anterior sea posible, también de la enorme decadencia intelectual, cultural y moral que ha hecho posible una impresionante inundación de ideas ineptas y tendencias aberrantes.

Un libro que levanta las pequeñas piedras para revelar debajo de ellas nidos de gusanos y agujeros de serpientes de una inesperada profundidad, que arranca los falsos decorados para mostrar las zonas de putrefacción que hay detrás de ellos.

Un libro que narra historias racistas y antirracistas, historias de ordinaria degeneración, episodios ridículos y episodios trágicos, crónica cotidiana. Pero también habla de libros, películas y autores, en un caos aparente que irá tomando sentido poco a poco.

Todo esto son las “Crónicas de un Occidente enfermo”, apuntes heterogéneos sobre la enfermedad de nuestra sociedad y el mal profundo del tiempo en que vivimos.

NOTA BIOGRÁFICA

Max Romano nace en Madrid en 1969. Inclinado hacia los estudios científicos termina su formación en Italia, país donde residirá muchos años dedicado a la enseñanza. Regresa posteriormente a España para comenzar una nueva carrera profesional en el sector industrial. Tras un largo período de evolución personal y observación atenta de la sociedad que le rodea, comienza a escribir para defender activamente su visión del mundo.

Ha sido colaborador habitual de la revista patriota Verbo y Acción y ha participado en el programa radiofónico Más que Palabras. Es coautor del libro Exiliados del Sistema (2015) en colaboración con Lucio Peñacoba y Antonio de la Peña, colección de ensayos breves sobre temas sociales, históricos y políticos. En 2017 ha publicado su primera obra en solitario, Azotes de Nuestro Tiempo. Está casado y tiene dos hijas.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Sociedad

La destrucción del hombre europeo por el feminismo androfóbico, objetivo mundialista

Published

on

Rambla Libre
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Derk.- El tribunal que ha condenado por agresión sexual a los miembros de ‘la Manada’ y elevado su pena a 15 años de cárcel decidió no recoger en los hechos probados la grabación que fue hecha de esos mismos hechos tanto en audio como en video. Tan insólito como si se rechazaran las imágenes de las cámaras de seguridad en un proceso sobre un atraco en una sucursal bancaria.

Si ha existido tanta unanimidad respecto a la punibilidad de los hechos, ¿por qué se persigue con tanta saña al único periodista español que tuvo el valor de difundir algunas de las imágenes grabadas desde el teléfono móvil de la supuesta víctima?

Los hechos son especialmente graves porque dejan en la más completa indefensión jurídica a cualquier varón. Se rechazan las imágenes que acreditan una posible relación sexual consentida y en cambio se incorpora a hechos probados la declaración tanto de la víctima como de los “expertos de género”. Estos hablaron del “extrés postraumático” y de la “sumisión” de la víctima, lo que a la luz del contenido de las imágenes resultaría cuando menos discutido.

Desde 1997 he estudiado profundamente al feminismo en España, Reino Unido y Nueva Zelanda.

También las resoluciones de la ONU sobre esta materia. En 2004 publiqué el único trabajo (que yo conozca) sobre los suicidios de hombres que habían sido denunciados por maltrato: 257 al año. El androcidio ha ido creciendo, por lo que el INE eliminó el dato clave; esto, es, el desglose de suicidios por estado civil.

En 2008 eliminaron también los datos sobre niños asesinados por madre/padre, luego de que se dieran a conocer los elevados porcentajes de madres responsables de muertes de niños por maltrato (pinche aquí).

Años más tarde supimos del gran negocio que suponía para el Gobierno las denuncias por maltrato. Desde 2004 se han repartido miles de millones de euros de la UE. Incluso José Luis Rodríguez Zapatero promovió una ley para que el Tribunal de Cuentas no fiscalizara estas ayudas.

  • No han dudado en violar el artículo 14 de nuestra Constitución.

  • No han dudado en violar el principal derecho humano (“Todos iguales en derechos”).

  • No dudaron en ocultar las muertes de más de 257 seres humanos cada año.

  • No dudaron en ocultar, bajo las alfombras de la censura, la sangre de niños asesinados por sus madres. (Pinche aquí)

Y tampoco han dudado en repartirse miles de millones de euros, que tendrían que haber ido a parar a familias españolas que carecen de futuro. Ellos en cambio disfrutan de sus suntuosos casoplones en Pozuelo (Pedro Sánchez), Hipódromo de la Zarzuela (José Luis Rodríguez Zapatero), Galapagar (Pablo Iglesias) y Conde de Orgaz (Manuela Carmena), entre otros muchos.

Hace unos días se suicidó Rafael Pascual, concejal de Arauzo de Salce (Burgos), horas después de que la Guardia Civil fuese a buscarle por una denuncia de su pareja tras una discusión. En 2003 fueron 257 (la cifra es seguramente mayor) los hombres que se suicidaron ese año.

La casta política que ampara este tipo de cosas son el mal absoluto. Desde hace 20 años intentan destruirnos. No hay futuro. A cualquiera de ustedes, a cualquiera de sus hijos, podrían caerle veinte años de cárcel si son denunciados por una mujer malvada y sin escrúpulos. No importa que existan imágenes de los hechos que desacrediten la denuncia. Esas imágenes no serán tenidas en cuenta en un tribunal. Bastará el testimonio de la “víctima” y de las expertas en género. Cualquiera de ustedes, sea empresario, profesor, catedrático (en Harvard lo han hecho), médico, periodista, deportista, puede ser destruido de un plumazo.

Hace unos días, una dirigente socialista defendía la ‘castración selectiva’ de bebés recién nacidos. ¿Esta en prisión preventiva por inducción al genocidio de niños? Por supuesto que no. Son intocables. Ni siquiera el juez Serrano se ha atrevido a denunciarla.

Son auténticos monstruos (ellos y ellas). Y van ganando.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Sociedad

Paula ha logrado cambiar su nombre y sexo en el DNI con solo nueve años

Published

on

La Voz de Galicia
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

«Con seis añitos me dijo que era una niña, me entró miedo porque no sabía nada de la transexualidad, hasta que llegué a Arelas y me ayudaron muchísimo». Así explica la gallega Mónica Rodríguez cómo empezó el proceso de su hija Paula, que con tan solo nueve años acaba de conseguir que un juez autorice su cambio de nombre y sexo en el DNI. Desde el año 2007 hay una ley estatal que permite el cambio de nombre y sexo en el registro civil a los adultos trans que demuestren dos años de tratamiento. Pero los menores están en el limbo en esta legislación. Hasta tal punto que el Supremo ha presentado ante el Constitucional un requerimiento para que le aclare si es constitucional excluir a los menores de edad de este derecho, aún pendiente de resolución.

En Galicia desde hace unos años se concede el cambio de nombre. Hace dos y medio un menor de Valencia logró también que se reconociese su sexo sentido en el DNI, así que Cristina Palacios, presidenta de la asociación de familias de menores trans, Arelas, no se lo pensó. «El primero en Galicia fue Pablo, un chico de 15 años, pero nunca lo habían concedido a una niña tan pequeña, hay en autonomías que ni con 9 ni con 16».

Paula no ha tenido ningún problema en su entorno. Amigos, colegio, compañeros de gimnasia, «todos la aceptaron perfectamente», cuenta Mónica. Al principio en el centro educativo se sentían un poco reacios a que hiciese el tránsito tan pronto, «pero después no hubo ningún problema, los profes bien, los niños bien, en gimnasia la recibieron con mucho cariño… Hemos tenido muchísima suerte y no es lo normal», admite la madre de Paula.

Paula y su familia lo consiguieron, pero la demanda de esta asociación va más allá. «El proceso depende del juzgado, del juez y del fiscal, en la ley no están reflejados los menores por lo que depende del criterio de estos profesionales», cuenta Mónica. Es por eso que reclaman un cambio en la ley, para que incluya también el derecho de los menores a cambiar en el registro tanto su nombre como su sexo. Miguel Vieito, jurista, ha llevado estos procesos de solicitud ante los registros civiles de Galicia, y asegura que se produce una discriminación en el caso de los menores.

El problema es que ahora existe mucha discrecionalidad, ya que la autorización depende de cómo se interpreten varias normas, por lo que hay juzgados que conceden el cambio y otros que no, normalmente al recurrir la fiscalía.

Fuente: La Voz de Galicia


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Sociedad

India: cientos de trabajadoras se extirpan el útero para mantener sus empleos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Las autoridades indias investigan cientos de casos de extirpaciones forzosas de útero concentradas en una comunidad de mujeres cortadoras de caña de azúcar en el oeste de la India, en lo que activistas atribuyen a presiones por aumentar su productividad, informa Efe.

«Según un informe previo del estado de Maharashtra, se han hecho más de 4.500 histerectomías en hospitales privados en la zona en los últimos tres años. El Gobierno ha ordenado ahora la formación de un comité investigador», dijo una activista de la oenegé india especializada en salud Jan Swasthya Abhiyan, Shweta Marathe.

El inusualmente alto número de extirpaciones en una comunidad tan específica y a la vez difícil de delimitar por la ausencia de contratos formales, la de las trabajadoras agrícolas temporales del distrito de Beed, está relacionado con la presión sobre estas mujeres por trabajar sin falla, señaló.

Las trabajadoras se enfrentan a multas de 500 rupias – unos 6,3 euros, el sueldo de todo un día – si no acuden a cortar caña de azúcar una jornada, y estar menstruando no es excusa. Por eso, afirmó la oenegé proderechos de las mujeres Makaan en un comunicado de prensa, «para librarse de las menstruaciones que se convierten en una barrera para su trabajo e ingresos, estas mujeres optan por la histerectomía».

LA IDEA NO LES CAE DEL CIELO, EXPLICA UNA OENEGÉ

Las mujeres que trabajan mientras menstrúan no son consideradas buenas trabajadoras y los contratistas llegan a avanzarlas dinero para que acometan la extirpación quirúrgica del útero en hospitales privados.

«Hay un claro interés comercial en la relación entre la comunidad médica, los contratistas y los dueños de las factorías de azúcar», denuncia Makaan. Los activistas denuncian que los médicos convencen a las mujeres que ya han tenido uno o dos hijos de que su útero carece de valor o señalando a posibles riesgos como cáncer o hinchazón irregular del útero. La lamentable condición de las mujeres, causado por una mala nutrición y las duras condiciones de trabajo, significa que las mujeres ya arrastran problemas de salud en cualquier caso, indica la oenegé.

Según el comunicado, mujeres que apenas ganan 10 euros diarios acaban recurriendo a préstamos o avances de dinero, o incluso a vender animales domésticos, para costear una operación que puede llegar a costar 30.000 rupias (382 euros).


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

¡SUSCRÍBASE GRATIS A NUESTRA NEWSLETTER!

Reciba cómodamente en su correo electrónico, todas las mañanas, la primera edición de ALERTA NACIONAL. ¡Esté informado de todo antes que nadie!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish