Connect with us

Colaboraciones

Cuántos trabajadores de Navantia se disponen a votar al PSOE y a Podemos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Alfonso Ussía (R).- España es el amigo cobarde de los Estados Unidos. Su cobardía y su falsedad en la amistad la inició Zapatero, cuando ordenó la retirada del contingente militar español de Irak. Ahora, el Gobierno, un Gobierno en funciones, ha ordenado la «retirada temporal» de la fragata «Méndez Núñez» del Grupo de Combate del portaaviones «Abraham Lincoln». Los socialistas se creen que las Fuerzas Armadas son parte de una ONG, que los acuerdos militares internacionales, papel mojado, que nuestros marinos títeres de sus caprichos y que nuestra industria naval, tan fuerte y tan poderosa, puede prescindir de la construcción de veinte fragatas F-100, la joya de Navantia. Dice la Celáa que «Trump» es imprevisible. Los que son imprevisibles son Sánchez, Margarita Robles, Borrell y la Celáa.

Nuestros marinos se sienten avergonzados, pero la disciplina está por encima de su vergüenza y su tristeza. Resulta sospechosa la orden cuando la navegación del Grupo de Combate se aproximaba a las costas de Irán, la teocracia que financia a Pablo Iglesias, a Podemos, a sus medios de comunicación, a sus chalés en la sierra y a sus caprichos personales. El otro financiador, Venezuela, está esquilmado y su tirano asesino camino de su perdición.

Ha dicho Margarita Robles que ha ordenado al comandante de la «Méndez Núñez» que abandone el Grupo Naval y ponga rumbo a Bombay para que la dotación de la fragata española pueda ejercer su derecho al voto el 26 de marzo. A pesar del enfado de la Marina de los Estados Unidos, se han oído grandes carcajadas en el Pentágono al analizar semejante majadería. –Nos vamos porque se nos había olvidado que los marinos también votan y les hemos preparado un colegio electoral en Bombay–. Como si no estuviera previsto el ejercicio de ese derecho con anterioridad a la partida de la «Méndez Núñez» de su base en España. «El problema de los Gobiernos socialistas españoles es que son militarmente gallinas», dijo con injusticia un alto militar americano cuando la chapuza maricona de Zapatero. Olvidó decir que un ministro socialista de los Gobiernos de Felipe González, García Vargas, fue el gran impulsor de la presencia militar de España en operaciones de guerra y de paz internacionales, en las que España alcanzó un enorme prestigio de efectividad, heroísmo y seriedad que hoy, un Gobierno socialista en funciones, ha decidido poner en entredicho.

Me gustaría saber cuántos trabajadores de Navantia se disponen a votar al PSOE y a Podemos. Años de trabajo asegurado se pueden disolver en diez minutos. Pero volviendo al honor de nuestros marinos me dispongo a intentar una matización. Los marinos de nuestra Armada no se retiran, simplemente han acatado con estupor una orden irresponsable, porque su honor y dignidad se afirman en la obediencia debida. Se han ido, pero no se han retirado. Los que se han retirado con deshonor, indignidad, vileza y cobardía son los responsables de emitir la orden.

El comandante de la «Méndez Núñez», capitán de fragata don Antonio González del Tánago, explicó en el pasado mes de abril el contenido de su misión, que no era otro que «proporcionar capacidad de defensa al portaaviones “Abraham Lincoln”, llevar a cabo distintos objetivos de seguridad marítima y garantizar la libertad de navegación y comercio». Lo de votar en Bombay ha sido, pues, una ocurrencia nueva, una disculpa para disfrazar la falta de seriedad y de criterio de las gallinas en funciones.

Sucede que el desprestigio afecta a España como nación y a España como aliada leal de Occidente. Y perjudica, no sólo a nuestra Armada, sino al resto de los Ejércitos, los de Tierra y de Aire. Somos unos aliados discrecionales, sometidos al capricho de nuestros gobernantes. Nuestra palabra , que vale más que un acuerdo, se pondrá en duda de ahora en adelante. Y son los mejores españoles, los militares y guardias civiles –también presentes en operaciones en el exterior–, los que más podrían padecer la desconfianza de nuestros aliados.

Felipe González, presidente del Gobierno, socialista, y administrador de 202 escaños en 1982, de los primeros actos institucionales que presidió fue con motivo de su visita a la todavía División Acorazada Brunete, que formó completa en su honor. Las Fuerzas Armadas no tienen partido al que obedecer, sino a España para servirla. Algo de eso tendría que saberlo o intuírlo quienes hoy representan al pueblo español mandando sobre la decencia militar. Pero no. Lo contrario. Palabra falsa y deslealtad cumplida.

Las gallinas ponen huevos, pero el honor se escapa a sus cacareos.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Colaboraciones

Sánchez, Iglesias y el pacto del insomnio

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Víctor Orcástegui.- Para que el abrazo entre Sánchez e Iglesias que pudimos ver el martes dé paso efectivamente a la formación de un gobierno, hará falta atar muchos cabos que todavía están sueltos. Y si encima pedimos que ese gobierno gobierne y lo haga con un mínimo de sensatez, entonces ni les cuento. Falta un mundo. En todo caso, si finalmente llega a constituirse un gabinete de coalición entre el PSOE y Podemos, estaremos asistiendo a un momento insólito en el devenir de la democracia española.

Por primera vez un partido que está clara y marcadamente en contra de algunos de los postulados esenciales de la Constitución de 1978 se encontrará, aunque sea con responsabilidades compartidas, al frente del país, gobernándolo. Es cierto que los podemistas acatan el orden constitucional y actúan políticamente dentro de él. No se han echado al monte, como los soberanistas catalanes. Pero también es verdad que el partido morado es declaradamente antimonárquico, que erosiona con su discurso instituciones como la Justicia, que promueve políticas anticapitalistas y, sobre todo, que propone abrir una puerta por la que Cataluña pueda separarse del resto de España, lo que supone resquebrajar la unidad nacional.

No son cuestiones menores. Puede decirse que si ese gobierno que Sánchez califica obsesivamente como ‘progresista’ –la etiqueta es lo que más le interesa– llega a formarse, con Iglesias como vicepresidente, estaremos ante la paradoja de que el sistema estará regido, aunque sea parcialmente, por los antisistema. Inquietante, ¿no? A Sánchez, que dijo que no podría dormir teniendo a Podemos en el Consejo de Ministros, le esperan cuatro años de insomnio. Iglesias, en cambio, decidido a asaltar los cielos, ha empezado a tocar el paraíso con la punta de los dedos.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

La Venezuela indolora de Pablo Iglesias

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Miguel Henrique Otero.- Una extraña atmósfera rodea al anuncio del pacto entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Una parte de la sociedad española, la mayoría, no ha tardado en denunciar el peligro que esta alianza significa para España. Por las redes han circulado fragmentos de videos en los que uno y otro, se hacían mutuas acusaciones, hasta hace apenas unas semanas. Quienes, en su momento, escucharon los argumentos de ambos, concluyeron, quizás de forma precipitada, que una alianza, cuyo resultado sería convertir a Pablo Iglesias en vicepresidente de España, era imposible.

En medio de la crispación y nervio que este “preacuerdo” ha generado, hay que destacar esto: el embarazo, el desasosiego, incluso el malestar que el pacto produce en el PSOE. No le gusta a nadie, aunque lo hayan votado. Es una decisión impuesta por Sánchez, que ha producido una silenciosa desmoralización. Esa desmoralización, aunque ahora apenas sea visible, será un factor corrosivo, dentro y fuera del gobierno, si es que logran los votos necesarios para ello.

De inmediato han comenzado las apuestas sobre cómo será un posible cogobierno de Sánchez e Iglesias. Mi tesis es que será de continuos enfrentamientos. En un primer trecho, soterrados y en voz baja. Más adelante, será inevitable que las disputas y las confrontaciones salten a la esfera pública. ¿Qué fundamentos me autorizan a hacer este pronóstico?

Lo creo porque Sánchez e Iglesias comparten una misma desesperada necesidad: la de alcanzar el poder al costo que sea. Sánchez quiere dar el salto de presidente en funciones a presidente legítimo, aun cuando este obligado a pactar con el que, en el fondo, es su más peligroso enemigo. No son Pablo Casado ni Santiago Abascal ni Albert Rivera, los verdaderos enemigos de Sánchez. No lo son, porque los tres, con sus diferencias y especificidades, comparten los rasgos primordiales de la cultura política democrática. Esto es esencial. Los tres guardan ciertos límites que no cruzarían nunca, con respecto a las leyes, el respeto a las instituciones, al estatuto de la Monarquía, la convivencia y, esencial, con respecto a la unidad de España.

El meollo es este: Pablo Iglesias produce una enorme desconfianza, no solo entre políticos del centro o la derecha: también en las filas de la propia izquierda. Produce desconfianza por su odio al sistema democrático, por la ferocidad con que maneja su propia organización, por la ausencia de respeto con que recibe o procesa todo argumento o posición que no coincida con la suya. Iglesias no está hecho para la convivencia democrática, sino para imponer un estado de cosas, a su medida y donde él sea el protagonista indiscutido de toda la realidad. Nadie debe olvidarlo: su modelo, su único modelo, es Hugo Chávez.

Sobre la relación de Pablo Iglesias con la Venezuela de Chávez y Maduro se han escrito muchas cosas, pero todavía insuficientes. Hasta que no se produzca un cambio en el poder, no será posible conocer la cuantía real del financiamiento que Iglesias, Juan Carlos Monedero y el partido Podemos recibieron de la cleptocracia dictatorial que ha devastado al país. Iglesias ha sido un factor activo para impedir iniciativas a favor de la defensa de los derechos humanos, por ejemplo. Es prudente recordar que, entre muchas otras, es autor de declaraciones como esta: Venezuela es una de las democracias más consolidadas del mundo, y lo que está pasando allá es una referencia para países del sur de Europa, para los ciudadanos europeos.

Hasta ahora, Iglesias no ha mostrado absolutamente ninguna sensibilidad hacia la situación de Venezuela y de los venezolanos (a diferencia de su exsocio, Iñigo Errejón, que ha reconocido la debacle venezolana). Sus declaraciones son las de un autómata de la política: pulsa un botón y repite sandeces como que Maduro es una víctima o que hay un golpe de Estado. Ni una palabra sobre la brutal represión, el sistema de torturas, los asesinatos por parte de fuerzas militares, policiales y paramilitares. Nada sobre la hiperinflación, el auge de las epidemias, la muerte de ancianos y niños por inanición. Ni una frase, por ejemplo, sobre la más reciente advertencia de la FAO, entidad que hasta el 2013 emitía constantes declaraciones sobre las bondades nutricionales de la revolución bolivariana, y que acaba de reconocer que 4,3 millones de personas han huido del país, y que los venezolanos necesitan urgente ayuda alimentaria externa, para detener la epidemia de hambre que se profundiza cada día.

Es paradójico: el hombre que se proclama a sí mismo como el más importante líder de la izquierda de España, que infla el pecho para hablar de justicia social, no menciona a Venezuela. La Venezuela que habita en su mente es indolora, desechable. El padecimiento de personas y familias, no le alcanza. La destrucción de la vida real está fuera de su campo perceptivo. Le basta con decir que todo ello es un invento de la oposición de derechas y del imperialismo norteamericano. Como todo sujeto tomado por una ambición desmedida, la de alcanzar el poder al costo que sea para destruir la institucionalidad democrática, despacha, niega, se quita de encima los hechos.

¿Qué significa para Venezuela que Iglesias se convierta en vicepresidente de España? Nada menos que esto: será un activista que influirá en la política exterior de España, con el propósito de mantener a Maduro en el poder. Punto.
Miguel Henrique OteroMiguel Henrique Otero


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

Los ciudadanos, rehenes de Pedro Sánchez

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Es una evidencia que España necesita un Gobierno, pero para llegar al preacuerdo presentado ayer por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias no hacía falta malgastar tanto tiempo y tantas energías, pues pudieron suscribirlo en mejores condiciones tras las elecciones generales de abril. Los españoles hemos sido rehenes, al ser convocados de nuevo a las urnas el pasado domingo, de la estrategia electoralista del líder del PSOE, que hizo un cálculo equivocado que no solo le ha costado a él setecientos mil votos, tres escaños y perder la mayoría absoluta en el Senado, sino que le ha salido muy caro al país, que en una estéril etapa de interinidad no ha podido abordar ni el desafío independentista ni la desaceleración económica.

En una manifiesta evidencia de que el presidente en funciones ha utilizado espuriamente su potestad para repetir las elecciones generales, lo que fue imposible durante seis meses se ha desbloqueado en un día y medio. PSOE y Unidas Podemos han alcanzado un preacuerdo para formar un «Gobierno de coalición progresista» en el que Pablo Iglesias sería vicepresidente, a pesar de que este pasado verano parecía absolutamente imposible: el propio Sánchez afirmó en septiembre que un Gobierno con Iglesias en puestos estratégicos no le dejaría dormir. El líder socialista estaba convencido de que mejoraría su posición con nuevas elecciones y por eso permitió que se agotaran los plazos, a sabiendas de que paralizaba el país prácticamente durante un año, de que avivaba el hartazgo de los votantes y de que deterioraba las instituciones. Ahora, más debilitado, cede, pero el daño causado es irreparable.

Este preacuerdo, de todos modos, es un primer paso, porque ambas fuerzas solo suman 155 votos (120 del PSOE y 35 de Podemos), que quedan muy lejos de los 176 de la mayoría absoluta. Han anunciado a toda prisa un acuerdo que necesitará el concurso imprescindible de varios partidos más para reunir los apoyos suficientes que aseguren primero la investidura y, después, la gobernabilidad. Y no es tarea fácil, porque la suma obliga a contar o con los independentistas o con Ciudadanos. Primero tienen que lograr el sí de PNV, Más País, PRC, BNG y Teruel Existe. Después tienen que apalabrar la abstención de ERC y Bildu, una opción muy contraproducente con los recientes actos de violencia en Cataluña aún muy vivos. O necesitarán convencer a Cs, que no es fácil que colabore con un gobierno con respaldo de los nacionalistas vascos, ni viceversa. Está claro que nadie quiere unas terceras elecciones. Ahora bien, la irresponsabilidad de Pedro Sánchez sitúa a España en un escenario en que ni está claro que vaya a haber un Gobierno ni, menos aún, que vaya a poder gobernar de forma estable.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: