Connect with us

Deportes

El Mallorca firma una gran remontada y asciende a Primera a costa del Deportivo

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Real Mallorca regresó esta noche a Primera división después de encadenar dos ascensos consecutivos con Vicente Moreno (Valencia 26-10-1974) como protagonista de un milagro pocas veces visto en el fútbol español. El entrenador, que en 2015 ya condujo al Nástic de Tarragona a la élite, no tuvo dudas dos años después cuando Robert Sarver, el propietario, y Maheta Molango, consejero delegado, le presentaron su proyecto y le ofrecieron el banquillo del club balear, que entonces penaba en el pozo de Segunda división B. Una complicadísima categoría de la que el técnico consiguió sacar al equipo el pasado curso en un inolvidable duelo en el estadio del Mirandés. Sin despertar aún del sueño, solo una temporada después, Vicente Moreno repitió este domingo la hazaña al igualar la ventaja lograda por el Deportivo en el partido de ida (2-0) y colocó al conjunto balear en la mejor Liga del mundo. Un doble salto desde Segunda B a Primera división con el sello de la NBA que fue certificado anoche gracias a los goles de Budimir en la primera parte y de Salva Sevilla y Abdón Prats tras el descanso. La victoria ante los gallegos provocó la locura en Son Moix, con invasión de campo incluida, y desató la gran fiesta que llevaba esperando la afición isleña desde hace años.

Las Islas Baleares vuelven a tener fútbol de Primera de las manos de Vicente Moreno y de Robert Sarver, propietario de los Phoenix Suns desde enero de 2016 y el hombre que apostó por el técnico cuando Maheta Molango propuso el nombre del valenciano para sacar al equipo de Segunda B tras el descenso al final de la temporada 2016-17. Un palo duro de asumir que no asustó a Sarver después de su entrada en el Real Mallorca asesorado por Steve Nash, célebre estrella de la NBA.

Nombrado dos veces «MVP» de la NBA y retirado en 2014 como uno de los mejores bases de la historia, donde figura como el tercer máximo asistente, Nash comenzó a encariñarse de las Islas a través de su mujer, que de pequeña veraneaba en Fornalutx, localidad del norte de Mallorca. Miembro del mismo grupo inversor del que forma parte el propietario de los Suns, el equipo en el que desarrolló la mayor parte de su carrera, Nash y Robert Sarver compraron el Real Mallorca en 2016 junto al extenista Andy Kohlberg, el ahora presidente. Anoche pudieron celebrar el ascenso a Primera división, la meta que les llevó a tomar el control de un club que arrastraba importantes deudas económicas. Desde su llegada han inyectado ya más de 30 millones de euros para asegurar la continuidad de una entidad que con el ascenso, celebrado en el palco por Rafael Nadal, ve despejarse el futuro.

Nash, accionista y consejero, se ha convertido en el mejor embajador del Real Mallorca, un club en el que la parcela deportiva corresponde a Maheta Molango, un exfutbolista que pasó por los equipos inferiores del Atlético de Madrid, y que militó en clubes de las Islas Británicas de segunda fila como Brighton, Oldham o Wrexham. Él es el encargado del día a día del club y la conexión con Robert Sarver.

El quinteto del ascenso

Sarver, Nash, Kohlberg, Molango y Vicente Moreno, el quinteto del ascenso junto a una plantilla que a lo largo de la temporada se ha hecho fuerte en Son Moix, donde el Deportivo dejó escapar esta noche los dos goles de ventaja que consiguió en Riazor. El aliento de un Son Moix que vibró como hace años no lo hacía fue determinante, primero, para remontar el 2-0 que traía el Dépor de Riazor, y después, para impulsar a un grupo de jugadores que luchó hasta la extenuación durante los 90 minutos. El partido tuvo de todo. Dramatismo y emoción cuando Abdón Prats marcó el tercero, el gol del ascenso, éxtasis y emoción a raudales cuando miles de aficionados celebraron la gesta en el césped y al grito de «A Primera, oé,oé».

El partido fue intenso de principio a fin. El equipo balear intentó ponerle una marcha más a su juego desde el principio ante un rival que salió con la intención de dormir el partido y dejar que pasaran los minutos con el objetivo de no poner en riesgo la cómoda ventaja que traía de la ida.

Los dos equipos afrontaron el choque con las bajas de Marc Pedraza y Álex Bergantiños, protagonistas de la desgraciada acción en Riazor, que culminó con el mallorquinista sancionado con dos partidos, y el deportivista, con 70 puntos de sutura en sus labios. Vicente Moreno decidió prescindir del argentino Leo Suárez y del mallorquín Abdón Prats, titulares en Riazor, para dar entrada al canario Aridai Cabrera y al croata Ante Budimir.

José Luis Martí, por su parte, dejó en el banquillo a Fede Cartabia, autor del primer gol de su equipo en A Coruña. Cada acción ofensiva de los mallorquinistas, cualquier duda en las filas visitantes que hicieran abrigar esperanzas de que el primer gol estaba cerca, fue celebrada con júbilo por una gradas convertidas en el jugador número 12 de su equipo.

Lesión de Nahuel

Por ello, el gol de Budimir (min.20) provocó una explosión de alegría en Son Moix como no se veía desde hace años. Tras una maniobra excepcional, el croata se perfiló hacia su pierna buena, la izquierda, para soltar un latigazo pegado al palo imposible para Dani Giménez. El Dépor, que perdió a Nahuel (min 29) por lesión -le sustituyó Carlos Fernández- aguantó el chaparrón como pudo, pero en contadas ocasiones pisó el campo contrario.

Sus jugadores pidieron penalti (min. 4) por una caída de Borja Valle, y vieron como el colegiado les anulaba un gol de Vicente (min. 43) que vino precedido de una falta previa. El ritmo frenético que quiso imponer el equipo de Vicente Moreno convirtió el partido en una sucesión de entradas al límite del reglamento, donde cada balón era peleado como si se estuvieran jugando los últimos minutos del partido y con todo por decidir.

El toque, la pausa y el peligro latente de los contragolpes del Dépor no frenaron el ímpetu de un Mallorca que no solo jugaba contra un rival encerrado en su campo, sino que también contra el reloj. Los jugadores bermellones buscaron con ahínco el segundo gol, no cejaron en su empeño en ningún momento impulsados por un público incansable que les empujaba sin cesar.

Son Moix, con el balear Rafa Nadal como aficionado de excepción, estalló con el tanto de Salva Sevilla (min. 61), otro golazo, de falta directa. El veterano centrocampista andaluz clavó el balón desde fuera del área. Se alcanzaba la hora del partido y el Mallorca había logrado lo más difícil: neutralizar la ventaja del Deportivo y esperar a que no sucediera nada más hasta la prórroga.

El 2-0 le convertía en equipo de Primera si con ese marcador acababan los 120 minutos por su mejor clasificación en la Liga 1/2/3 (quinto) que su rival (sexto). El conjunto de Martí estaba obligado a reaccionar porque el ascenso se le escapaba de las manos, y lo hizo adelantando sus líneas en busca del gol de la tranquilidad.

Lo tuvo Quique (min. 78) con un remate espectacular desde el punto de penalti para obligar a Manolo Reina a hacer el paradón de la noche. A 9 minutos para el final, Abdón Prats, que había sustituido a Aridai Cabrera, enganchó un disparo demoledor, también desde fuera del área, que puso en pie a las gradas y a su equipo, en Primera División.

El Dépor, ahora si lanzado sobre el área rival, lo intentó a la desesperada, pero ya sin tiempo: su sueño del ascenso se acabó, esta temporada, en las isla de Mallorca.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Deportes

Zidane, los seis meses perdidos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Tomás González-Martín.- Las fotos tras el PSG-Real Madrid que escuecen a algunos hinchas blancos
Llegó como una inyección de vitamina para revitalizar al triple campeón de Europa, que había perdido su rango en una temporada que debía ser de transición. Zidane volvió al cargo con mucho tiempo por delante, todavía en el curso anterior, con el fin de iniciar el renacimiento. Y las decisiones tomadas a lo largo de medio año, dentro y fuera del campo, han sembrado la preocupación en el Real Madrid.

La cronología de los hechos produce incertidumbre. Se le concedió potestad para crear la plantilla, decidir las bajas e intentar conseguir los fichajes que deseaba. Sus posiciones comenzaron a extrañar. No quería Marcos Llorente, a Reguilón, a Ceballos, a James y a Bale. Pedía el fichaje de Pogba. El Real Madrid traspasó al sobrino de Gento, pero cedió a Ceballos y a Reguilón. No deseaba perderlos. En agosto, el club dialogó con Zinedine para quedarse con Bale y James, pues las ofertas de traspaso no eran buenas. Hoy, los mejores jugadores del Real Madrid son ellos dos, junto a Benzema. Realidad que provoca más incógnitas, pues desvela que los descartes no eran futbolísiticos, sino de relación personal. Y la mala andadura del equipo remata una situación tensa, pues se analiza que Zidane no ha encontrado el camino.

Este Real Madrid no está trabajado. No hay movimientos defensivos automáticos ante cada situación de pérdida de balón o ataque del rival. Se nota en las reacciones tardías ante el ataque del contrario o ante un mero saque de banda del adversario. Y las malas decisiones tácticas acaban por pintar un cuadro en penumbra. Zizou se equivocó frente al Valladolid al dejar al Real Madrid sin centrocampistas y en París repitió el error.

Zidane tiene que cambiar muchas cosas. Atreverse a quitar a varios consagrados cuando las cosas no salen. No puede dirigir un segundo año de transición. Será duro quitar a hombres que ganaron la gloría con él, pero no puede vivir del pasado porque ni el club ni los aficionados admitirán un proceso lento. La intensidad que reclama en sus hombres debe exigirla y, si no la hay, ha de sentar a los futbolistas que no la aplican en el césped. O le sentarán a él.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Deportes

El PSG saca los colores a un Madrid sin alma (3-0)

Published

on

Angel Di Maria celebra un gol
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Real Madrid dejó un pobre imagen este miércoles en París tras encajar la primera derrota de la temporada (2-0) en el partido inaugural de la fase de grupos de la ‘Champions’, un duelo decidido con un doblete del exmadridista Di María antes de la primera parte, cuando los blancos pasaron sus peores momentos.

El Parque de los Príncipes fue el primer test serio para el Real Madrid de Zidane y lo suspendió con rotundidad. Ni tan siquiera consiguió añadir emoción a un partido que evidenció las carencias defensivas del 13 veces campeón de Europa. Tanto Carvajal como Varane fueron un auténtico regalo para los franceses, que jugaron a su gusto.

Tras los empates con Levante y Villarreal en Liga, el Madrid hincó la rodilla en su quinto envite del curso, el primero con entidad, y demostró que su plantilla ni es larga, ni está bien confeccionada. Sin apenas centrocampistas disponibles y con una amplia lista de ausencias, Zidane no supo tocar la tecla que cambiase el decorado con el marcador en contra.

Los blancos jugaron con una desesperación inusitada y con la impaciencia que debería haberle evitado su enorme experiencia. Entre el exsevillista Sarabia y el senegalés Gana Gueye, el dominio del PSG fue total en la sala de máquinas. Y cuando el marcador dio la mano a los franceses, la posesión se convirtió en su mejor aliado.

La noche arrancó mal para un Madrid que sufrió con las dudas de Militao y con el resultado desde bien pronto. Se rozaba el cuarto de hora y Di María ajustició a sus excompañeros con un zurdazo violento tras recibir un pase del español Juan Bernat. El tanto alivió a los de Tuchel y les permitió mejorar el control del encuentro pese a las importantes bajas de Neymar, Mbappé y Cavani.

Un disparo de Hazard, que lo intentó sin suerte y una falta de Bale, que acarició el larguero, fueron las únicas ocasiones de un Madrid que a punto estuvo de ‘enchufarse’ al partido con una vaselina de Bale. El galés controló el balón con la mano y el gol fue anulado tras la revisión del VAR. Esa jugada hubiera cambiado el desenlace para los de Zidane.

El equipo merengue trasmitió tristeza e incapacidad cuando llegó el 2-0, obra también del argentino Di María. El ‘fideo’ conectó un zurdazo desde la frontal del área y sentenció a su rival sin ningún temor a celebrar su doblete pese a su pasado blanco. A partir de ahí, el Real Madrid fue sólo Benzema.

Y ni la presencia del ariete francés -el seguro más fiable en los últimos tiempos- pudo equilibrar la balanza. También marcó en una jugada anulada por claro fuera de juego de Lucas Vázquez. El PSG, por su parte, buscó el tercero para no despertar a la bestia. La duda es si la bestia es la que era hace dos temporadas cuando Zidane no había anunciado su adiós.

A diez minutos para el final llegó otro cabezazo de Benzema, que tampoco cogió portería. Keylor Navas no tuvo que parar un solo balón del Real Madrid en todo el partido, un claro síntoma de lo que fue el conjunto blanco, que sigue sufriendo cada vez que falta Sergio Ramos. Su ausencia en los cinco últimos partidos se saldó con cinco derrotas.

Para colmo, el PSG no levantó el pie del acelerador y sentenció con el tercero en un contraataque. Otra vez Bernat protagonizó la construcción de la jugada y Meunier fue quien machacó a Courtois y al Real Madrid en un partido para olvidar antes de visitar al Sevilla de Lopetegui este domingo. Esta temporada ya se le está haciendo larga y sólo acaba de empezar.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Deportes

Despiden a periodista deportivo italiano por decir que la única forma de detener a Lukaku sería “con 10 plátanos”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Un periodista deportivo, especializado en fútbol, fue despedido este fin de semana en Italia por hacer un comentario –que se consideró racista– sobre el futbolista Romelu Lukaku, de ascendencia congoleña, mientras hablaba de sus cualidaes deportivas durante un programa radial, informa Il Fatto Quotidiano.

El experto deportivo Luciano Passirani elogiaba en ese momento las cualidades de Lukaku, quien se sumó esta temporada al Inter de Milán. Sin embargo, en un intento por destacar aún más las cualidades del jugador de nacionalidad belga, el experto no encontró mejor forma que decir que “solo se puede parar a Lukaku dándole 10 plátanos para comer”.

A pesar de que Passirani intentó explicar que lo que había dicho era una “broma”, sus declaraciones causaron indignación en las redes sociales y entre los oyentes de la radio, por lo que pocas horas después fue despedido de su trabajo.

Disculpa pública

Al día siguiente, el periodista deportivo aseguró no ser racista y lamentó la situación, explicando que durante su carrera conoció a muchos jugadores de color y nuca tuvo ningún problema, según el medio Corriere dello Sport. “Me gustaría disculparme con Lukaku en persona”, dijo Passirani.

“El fútbol es un juego para todos y no debemos aceptar ninguna forma de discriminación que lo avergüence. ¡Espero que las federaciones de fútbol de todo el mundo reaccionen fuertemente ante todos los casos de discriminación!”, escribió por su parte Lukaku días atrás en su cuenta de Instagram, refiriéndose a otro incidente racista del que fue víctima, cuando fanáticos del Cagliari lo acosaron con supuestos ‘cantos de monos’ durante un partido.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: