Connect with us

Opinión

Herejías antiguas en tiempos nuevos

Published

on

Comparta este artículo.

Las verdades como los errores, sean en el terreno de la filosofía o en el de la teología, se repiten de forma natural por desconocimiento de la verdadera doctrina, tropezando en la misma piedra o por infección diabólica provocada por los enemigos de siempre contra la Iglesia de Cristo.

De esto el mundo no se librará mientras las inculturas religiosas y filosóficas sigan haciendo la labor disolvente en el marco del escepticismo y el relativismo.

Loading...

Pero el católico debe exigirse esa solidez de formación que le haga ser libre (la verdad os hará libres), y sentirse firmemente amarrado al puerto contra las embestidas de las olas, con la maroma de sus convicciones en la verdadera doctrina revelada.

Faltando esa solidez, todo se presta a dudas y eternas y vacías discusiones. Dos errores viejos, y que siguen siendo peligrosos para la espiritualidad católica, son el gnosticismo y el pelagianismo.

El gnosticismo ya surgió en los comienzos del cristianismo en época apostólica. Se presentaba con un ropaje de ciencia de alta especulación, pretendiendo representar la verdadera ciencia divina y humana mezclando ideas helenísticas y orientales con otras cristianas. Defendían una oposición eterna entre Dios y la materia como origen del mal. De ahí el “dualismo”. Y Cristo, solo sería un Redentor como emanación del Ser Supremo y no como persona divina concreta. Así, se disuelve la doctrina salvífica concreta en un aprecio inmenso de la propia inspiración subjetiva y con ella se destruye la moral objetiva.

La Iglesia lo desenmascaró y combatió con los apóstoles Pedro y Pablo y San Justino y San Ignacio de Antioquía y, entrando el siglo II, San Ireneo, San Hipólito y Tertuliano, en la instrucción de los fieles.

Un tal Pelagio, británico pero que gozaba en Roma de fama de hombre espiritual, comenzó a defender a principios del siglo V que el hombre con su libertad es capaz de obrar el bien por sí mismo, con sus propias fuerzas, y sin el auxilio de la gracia de Dios, librarse de todo pecado y que éste no se transmita al respeto de la especie humana.

Esto halagaba la vanidad humana, atribuyéndole el obrar el bien al margen de las ayudas de la gracia divina.

Lo pudo decir por su soberbia espiritual de asceta y contra el concepto pesimista que había de la naturaleza humana.

Fue esencialmente San Agustín quien más combatió esta herejía, reconociendo la necesidad de la gracia ante el lastre del pecado original que seguimos heredando. El Padre Zósimo condenó esta soberbia y narcisista doctrina.

El hombre actual, cuando se desvía de las prácticas religiosas (católicos no practicantes), puede caer en estos errores gnósticos de inventarse sus propios errores. Creencias e interpretaciones de la fe y la moral, sintiéndose autosuficiente en sus cumplimientos “a su manera”.

Para el gnosticismo, no se salva uno ni con la fe ni con las obras, sino con ese “conocimiento” subjetivo a gusto de cada quien.

Para el pelagianismo, no se salva con la fe, sino solo con las obras.

Para el protestantismo no se salva con las obras, sino solo con la fe.

Y para el catolicismo, solo nos salvamos con las obras concordes con las exigencias de la fe.

Así podemos resumir y distinguir cada camino de salvación en fondo y en forma, libres de aduladoras doctrinas que nada tienen que ver con la ortodoxia única y verdadera católica.

Vemos cómo la naturaleza del humano no cambia con el paso de los siglos… Tenemos las mismas tendencias al pecado, y la gracia y la oración están para combatir esos peligros de incumplimiento.

Seguimos siendo de carne y polvo, pero nuestras limitaciones pueden convertirse en polvo enamorado por la gracia divina, cuando el humano sigue unido a los recursos redentores del Salvador y unido a esos Sagrados Corazones que laten eternamente por la feliz realización de nuestra eterna bienaventuranza.

Los errores se repiten, pero las virtudes nos enaltecen, triunfando de las pequeñeces terrenales.

¡Nada sin Dios!

Párroco de Villamuñio, León.


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Rafael Bardají: “El PP debe desaparecer”

Published

on

Comparta este artículo.

Rafael Bardají. (*)

El mantra anda ya instalado en muchas mentes: si la derecha quiere ganar algún día, no puede ir a las elecciones dividida. Poco importa que la izquierda si acuda a las urnas fragmentada, la derecha así no vencerá. Eso es lo que se dice sin preguntarse por qué el centro-derecha lo disputan tres partidos.

No voy a entrar aquí y ahora a explicar  por qué existen Ciudadanos, PP y Vox. Lo que sí parece claro es que, independientemente de la palabrería sobre la unidad, quienes más quieren una suerte de refundación de los constitucionalistas suelen ser siempre los más débiles políticamente hablando.  Es decir, en estos momentos los C’s de Inés Arrimada. Tal vez por eso se haya topado con la falta de generosidad de un PP que sigue soñando con su antiguo carácter imperial de ser el único sol que brillaba a la derecha del socialismo español. La nuestra es una política de horcas caudinas, no de generosidad.

Loading...

No sé si Ciudadanos acabará por sucumbir al empuje del PP de Pablo Casado o podrá recuperar a los cientos de miles de sus votantes que se quedaron en casa en los anteriores comicios. Pero de lo que si estoy convencido plenamente es de que para salvar a España de sus demonios el PP y Vox no pueden competir por un mismo espacio. Es más, me atrevería a decir  que para salvar a España de su suicidio colectivo sólo Vox podría intentarlo. Esto es, que el PP es más bien y todavía un obstáculo y que por eso debe desaparecer.

Los problemas de España hoy no hunden sus raíces económicas (aunque la crisis los agudice). Son problemas de índole cultural o civilizacional, mucho más relacionados con qué somos y qué aspiramos a ser, que con lo que tenemos y podemos gastar. Y eso es algo que nunca el PP llegó a entender, dada su visión esencialmente economicista de la política. Su empeño en presentarse siempre como grandes gestores se debe a su forma de separar política e ideas, gestión y batalla cultural.  Bien por desdén hacia el pensamiento, bien por cobardía a la hora de enfrentarse a la izquierda, se ha permitido una hegemonía contracultural en la España postfranquista que está en la raíz misma de nuestros males. Que los jóvenes en buena parte quieran ser funcionarios y no arriesgarse como emprendedores; que los parados prefieran cobrar los subsidios antes que trabajar en una labor que no sea lo suficientemente cómoda para ellos; que la palabra sacrificio haya desaparecido a favor del disfrute inmediato; que la educación se centre en cualquier cosa –desde enseñar felaciones a cómo defender a las mariposas autóctonas- menos en lo importante educativamente hablando, matemáticas, cálculo, lógica, historia…; que la licenciatura y másters se hayan sobrevalorado y convertido en un derecho universal, relegando otras alternativas formativas, como la antigua FP; que las instituciones esenciales de nuestra sociedad, como la familia estructurada, de padres y madres, se considere algo arcaico y que la modernidad de las uniones de todos los géneros sea vea como lo vital; que los hijos no sean ya más una apuesta existencial, sino un capricho o una carga insufrible; que la fe sólo se vea como una creencia a ridiculizar  en una sociedad absolutamente materialista y pagana… todo eso se debe no a un corrimiento de valores natural e inexorable con el paso de los tiempos. Es el resultado de opciones políticas y en nuestro caso concreto, de la falta de visión de un PP que nunca ha querido o sabido calibrar el peso y el impacto de las ideas en nuestra forma de vida.

Es más, pasado el anuncio de la regeneración con el que se aupó a Pablo Casado al frente de los populares, en anunciada ruptura con los años de rajosorayismo, las aguas han vuelto a su cauce natural y poco o nada ha cambiado a mejor. Da igual donde se mire, si a Alonso en el País Vasco, a Feijó en Galicia o Díaz Ayuso en Madrid. Su planteamientos existenciales están más cerca de la socialdemocracia y la izquierda, que de planteamientos de centro-derecha o conservadores.  No se han enterado que ya no se trata de impuestos, sino de identidad.

Habrá muchos que discrepen de mi opinión y estarán dispuestos a darle al PP su voto, aunque sea pinzándose la nariz, y conseguir así echar a la izquierda del poder. Mi única defensa es que echen cuentas y miren el pasado cercano: una cosa es estar en el gobierno y otra el poder. Cuando el PP ha estado reinando en la Moncloa si, tenia el gobierno, pero ejercía el poder como se viniera de la izquierda. Y nada, nada, me lleva a pensar de que no volvería a hacerlo otra vez. Sólo hay que escuchar a los marotos de turno que tanto abundan en el equipo de Casado. Aunque se lograse echar a Sánchez e Iglesias, se volvería a alimentar el monstruo de las anti-España, porque lo único que saben hacer es tenderle la mano y alimentarlo, no combatirlo para acabar con él.

El PP tuvo todo su sentido histórico, pero su tiempo es ya algo del pasado. Que los españoles se den cuenta de ello a tiempo dependerá de muchas cosas, entre ellas la inteligencia de quienes compiten por su espacio. No podemos olvidar tampoco que no siempre que se nos da la libertad de votar, elegimos bien. Que no se nos olvide la España del Chiquilicuatre. Pero, esta vez, el riesgo de pegarnos nosotros mismo un tiro mortal, es demasiado alto como para permitirnos frivolidades y equivocaciones. Espero.

 

Rafael L. Bardají.

Badajoz (1959). Rafael Bardají es experto en política internacional, seguridad y defensa.

Comparta este artículo.
Continue Reading

Opinión

(Audio Completo) El coronel de La Legión Enrique de Vivero insta a la Policía a no obedecer órdenes que puedan constituir un delito de prevaricación

Published

on

Comparta este artículo.

El coronel de La Legión Enrique de Vivero Fernández ha instado a la Policía a no obedecer las órdenes que puedan constituir un delito de prevaricación. Lo ha hecho en el programa «Buenos días España», de Radio Cadena Española, en el que se analizaron los últimos acontecimientos relacionados con el coronavirus y el estado de alarma.

«Las protestas eran de esperar y con los despropósitos del Gobierno irán a más. La gente está cansada de tanto encierro y tanta arbitrariedad en la toma de decisiones», señaló el coronel Vivero en el espacio conducido por Santiago Fontenla.
.
Lamentó que el Partido Popular se abstuviera en la última votación para la ampliación del estado de alarma. «Con esta actitud no está dando solución a sus votantes. Los partidos políticos tienen que reconocer que el gobierno ha traspasado todas las líneas rojas. El Gobierno ha declarado un pseudo estado de alarma, que en realidad es un estado de excepción», manifestó el alto mando militar.

Loading...

Por otra parte, Enrique de Vivero denunció que «la inviolabilidad del domicilio, recogido en la Constitución, ha sido otro derecho fundamental conculcado por el gobierno», por lo que reiteró su llamamiento a favor del incumplimiento de «órdenes manifiestamente inconstitucionales».

«Las autoridades políticas y los mandos policiales están impartiendo una serie de órdenes que van en contra de los derechos fundamentales reconocidos en nuestra constitución. Los mandos policiales y las autoridades que han dado la orden de disolver la supuesta concentración de 14 personas en Sevilla podrían haber cometido más de un delito. La ley dice que para considerarse concentración se requiere un número mínimo de 20 personas. Cuando se reciba una orden manifiestamente ilegal y contraria a la Constitución, se ha de hacer saber al que la ha ordenado, la salvedad del precepto constitucional que se está infringiendo», señaló.

Recalcó a continuación que Policía y Guardia Civil han requerido al Ministerio del Interior para que deje de dar órdenes «manifiestamente ilegales». Agregó que «la población española quiere claridad y transparencia en las decisiones del Gobierno, cosas que actualmente no hay». «La prórroga por un mes del estado de alarma, que el Gobierno está preparando, se sale de la Constitución», apostilló.

Por su parte, el director de AD y colaborador del espacio, Armando Robles, contrapuso la actitud de los actuales mandos policiales con la del capitán Cerviño, que en 1986 desoyó las órdenes del delegado del Gobierno en Melilla, el socialista Andrés Moreno Aguilar, para que disolviera por la fuerza una manifestación pacífica de patriotas melillenses que protestaban contra la arabización de la ciudad. «Aquel dignísimo capitán de la Policía consideró que los manifestantes no representaban ningún peligro y se negó a obedecer una orden injusta. Yo fui testigo de aquel acontecimiento», dijo.

PINCHE ABAJO PARA ESCUCHAR LA INTERVENCIÓN DE ENRIQUE DE VIVERO EN RADIO CADENA ESPAÑOLA:


Comparta este artículo.
Continue Reading

Opinión

(IMÁGENES DE LOS HECHOS) «Buenos días España» denuncia el papel de policías y guardias civiles: «Ni en Venezuela se sanciona a las personas por llevar la bandera nacional»

Published

on

Comparta este artículo.

El programa «Buenos días España», de Radio Cadena Española, ha denunciado hoy la actitud de Policía y Guardia Civil al calor de la emergencia del coronavirus. «La represión va en aumento. Esta ya no es nueastra Policía ni nuestra Guardia Civil. Ni siquiera en la Venezuela de Maduro se identifica y sanciona a las personas por portar la bandera nacional», denunció Armando Robles, director de AD y colaborador del espacio que conduce y dirige Santiago Fontenla.

«Nadie debe olvidar las imágenes de estos días». añadió.

Las imágenes de la Policía Nacional acudiendo como alma que lleva el diablo a la madrileña calle de Núñez de Balboa para reprimir la manifestación patriótica de protesta contra el arresto domiciliario del gobierno, nos retrotrae a la actuación de aquellas patrullas de control que, en plena guerra civil, perseguían y reprimían toda disidencia y rebeldía.

Loading...

Indiferentes a la sonora cacerolada con la que el pueblo recibió a las fuerzas represoras, los dóciles agentes policíacos se dedicaron a multar y a denunciar a los transeúntes y a llamar compulsivamente a los interfonos de las viviendas para averiguar, sí o sí, la identidad de ese infame disc yokey que, tras poner el himno nacional, amenizaba la tarde vecinal con piezas musicales.

 

 

 

En fin, todo un ejemplo de lo que nos espera. A pesar del placentero efecto que provoca cualquier uniforme policíaco-militar en el universo sentimental de la derechona española, está claro que los parámetros con los que actúa la Policía Nacional y la Guardia Civil han cambiado radicalmente: represión policial a toda manifestación antigubernamental, considerada ahora como algarada ilegal y dejadez quasi absoluta cuando se trata de evitar y castigar un verdadero delito. Y encima pedirán la equiparación salarial para dejarnos a todos por cornudos y, además, apaleados.

PINCHE ABAJO PARA ESCUCHAR EL PROGRAMA:


Comparta este artículo.
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: