Connect with us

Internacional

Un lobby islamista presiona para coartar la libertad de expresión en Occidente

Published

on

Foto de familia de los asistentes a una reunión de la Organización de Cooperación Islámica
Comparta este artículo.

La prestigiosa analista Judith Bergman acaba de revelar en las páginas del Gatestone Institute cómo la Organización de Cooperación Islámica (OIC, por sus siglas en inglés) está intentando poner coto a tu libertad de expresión en diferentes países occidentales.

Bergman destaca cómo, de un modo irónico, el “Primer Foro Islámico-Europeo para examinar formas de cooperación para poner coto al discurso del odio en los medios”, tuvo lugar el pasado mes de junio en el Press Club Brussels Europe.

Loading...

El director del departamento de información de la OIC, Maha Mustafá Aqel, explicó que el foro es parte de la estrategia mediática para contrarrestar la “islamofobia”:

“Nuestra estrategia se centra en interactuar con los medios, el sector académico y los expertos en varios temas relevantes, además de interactuar con los gobiernos occidentales para generar conciencia, apoyar los esfuerzos de los organismos de la sociedad civil musulmana en Occidente e implicar a esta última en el desarrollo de planes y programas para contrarrestar la islamofobia”.

A diferencia de todas las demás organizaciones intergubernamentales, el OIC ostenta poder religioso y político. Se define como:

“La segunda mayor organización intergubernamental después de Naciones Unidas con 57 países miembros repartidos en cuatro continentes. La Organización es la voz colectiva del mundo musulmán […] que apoya todas las causas que más interesan a los más de 1.500 millones de musulmanes en el mundo”.

Bergman explica cómo según la carta fundacional de la OIC, uno de los objetivos de la organización es “diseminar, promover y preservar las enseñanzas y valores islámicos basados en la moderación y la tolerancia, promover la cultura islámica y salvaguardar el patrimonio islámico así como “proteger y defender la verdadera imagen del islam, para combatir la difamación del islam y fomentar el diálogo entre civilizaciones y religiones”.

En la 11ª Sesión de la Conferencia de la Cumbre Islámica (Sesión de la Uma Musulmana del siglo XXI) celebrada en Dakar (Senegal) los días 13 y 14 de marzo de 2008, los países miembros de la OIC decidieron “renovar nuestro compromiso para trabajar más duro para asegurar que la verdadera imagen del islam se proyecta mejor sobre el mundo” y “tratar de combatir la islamofobia que pretende distorsionar nuestra religión”[6].

En 2008, la OIC publicó su Primer Informe del Observatorio de la OIC sobre Islamofobia. Este documento enumeraba una serie de interacciones que los representantes de la OIC tuvieron con los públicos occidentales, incluidos el Consejo de Europa, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y académicos y otras universidades como Georgetown y Oxford, y decía:

“La cuestión que se subrayó en todas estas interacciones fue que la islamofobia está ganando cada vez más terreno en la mentalidad de la gente común en las sociedades occidentales, un hecho que ha creado una percepción negativa y distorsionada del islam. Se hizo hincapié en que las sociedades musulmanas y occidentales tendrían que abordar el problema con un sentido de compromiso para poner fin a la islamofobia […]. La islamofobia representa una amenaza no sólo para los musulmanes, sino para el mundo en general”.

“La OIC fue explícita en sus exigencias a Occidente”, recuerda Bergman. “En un comunicado entregado en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, el secretario general de la OIC pidió que Europa “enjuiciara y castigara la discriminación racial […] mediante el marco de una legislación adecuada” y también “fortalecer las leyes existentes sobre discriminación y el el ‘tratamiento desigual’ y discriminatorio adoptado por los directivos del consejo de la UE”.

Hoy, muchos gobiernos europeos están enjuiciando a sus propios ciudadanos por criticar al islam o a los musulmanes, por ejemplo en Suecia, Alemania y Reino Unido, aunque se desconoce si este desarrollo de los acontecimientos puede atribuirse directamente, o en qué medida, a la OIC.

En Suecia, por ejemplo, los pensionistas en especial han sido procesados por hacer comentarios críticos sobre el islam en Facebook. Una mujer de 71 años se refirió a los denominados menores sin acompañante como “niños barbudos” y dijo –no incorrectamente (aquí, aquí y aquí)– que algunos habían participado “en violaciones y demolido sus centros [de acogida]”. En febrero de 2018, un tribunal sueco la sentenció a pagar una multa por “incitación al odio contra un grupo étnico”.

En Alemania, un periodista, Michael Stürzenberger, recibió una sentencia de seis meses de cárcel suspendida por publicar en su página de Facebook una foto histórica del gran muftí de Jerusalén, Hay Amin Al Husseini, estrechando la mano de un gerifalte nazi en Berlín en 1941. La fiscalía acusó a Stürzenberger de “incitar al odio hacia el islam” y “denigrar el islam” al publicar la fotografía.

Además de cultivar contactos de alto nivel con actores occidentales, la OIC también está siguiendo una exhaustiva estrategia mediática, acordada en Arabia Saudí en diciembre de 2016 y centrada en Occidente.

La estrategia mediática de la OIC afirma que uno de sus objetivos es:

“Aumentar la interacción con los medios y profesionales, mientras se promueve una imagen veraz y factual del islam. Se debe dirigir el énfasis a evitar cualquier vínculo o asociación entre el islam y el terrorismo, o el uso de retórica islamófoba en la guerra contra el terrorismo, como la de caracterizar a los criminales terroristas de fascistas “islámicos” o extremistas “islámicos”.

Parte de esa estrategia ya ha tenido mucho éxito en todo el mundo occidental, donde las autoridades y los medios no quieren referirse a los terroristas musulmanes como islámicos, sino que los describen sistemáticamente como “trastornados mentales”.

La OIC también señala que le gustaría que los profesionales de los medios y los periodistas “desarrollen, articulen e implementen códigos de conducta voluntarios para contrarrestar la islamofobia”, mientras que colaboran con los gobiernos occidentales para “generar conciencia contra los peligros de la islamofobia al abordar la responsabilidad de los medios sobre el problema”. La OIC dice además que le gustaría formar a periodistas extranjeros para “abordar el fenómeno del odio y la difamación de la religión islámica”, como ejemplificó el reciente Foro Europeo-Islámico, donde se presentó a los asistentes el “Programa para formar a los profesionales de los medios y reorientar los estereotipos sobre el islam” de la OIC.

Como se sostuvo antes aquí, los periodistas europeos –ayudados por la UE– ya son muy proclives a censurarse a sí mismos, lo que significa que el trabajo de la OIC ya está más que medio hecho en lo relativo a Europa.

Por último, la estrategia mediática de la OIC pide fomentar “una red de figuras públicas occidentales de alto perfil que apoyen los esfuerzos para combatir la islamofobia en la política, el periodismo y la sociedad civil” así como equipos de investigadores académicos y celebridades que sean las caras de la campaña.

Según Bergman, la OIC menciona los siguientes ejemplos, entre otros, de campañas mediáticas generales que pretende lanzar como parte de su estrategia mediática:

  • Campañas de televisión y publicidad “dirigidas al transporte público (bus y metro), periódicos y revistas famosos de cada país dos veces al año”.

  • Organizar tres tertulias al año en canales televisivos clave de EEUU y Europa sobre el islam con la participación de miembros escogidos de países musulmanes.

  • Diez conferencias al año en cada país (universidades, sindicatos y centros importantes sugeridos) “sobre el papel islámico para construir culturas y conectar religiones”.

  • Visitas a colegios y universidades de “equipos de especialistas” de la OIC.

  • Invitar a cien “activistas occidentales” de varios ámbitos en países musulmanes seleccionados que “puedan interactuar con intelectuales, políticos, figuras mediáticas e investigadores religiosos”.

  • Producir un documental de una hora “que examine el crecimiento de la islamofobia en occidente y su impacto en los musulmanes alrededor del mundo y las relaciones interreligiosas” que se emita “en grandes canales como la BBC británica y el Channel 4 o la PBS de Estados Unidos”.

La OIC está siendo ayudada en estos esfuerzos por “prestigiosas compañías de relaciones públicas como UNITAS Communications con sede en Londres (Reino Unido), y Golden Cap, con sede en Yeda (Arabia Saudí)”. La OIC promete que también creará un fondo para financiar iniciativas locales contra la islamofobia, y que hará un seguimiento de los medios y pulicará comentarios en noticias en publicaciones occidentales clave.

“Los muy ambiciosos planes de la OIC para acabar con la libertad de expresión están pasando muy desapercibidos en Occidente”, explica Bergman, quien añade que “los periodistas de los grandes medios occidentales no parecen considerar peligroso que su libertad de expresión pueda estar supervisada por la OIC, mientras que los gobiernos occidentales, lejos de resistirse, parecen, quizá para ganar votos, cómodamente dispuestos a aceptar lo que sea”.

(La Tribuna del País Vasco)


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Internacional

(VÍDEO) Terroristas “ANTIFA” anti-Trump matan a tiros a un Capitán de policía (negro) retirado en San Luis y el crimen se transmite en Facebook Live

Published

on

Comparta este artículo.

Asesinato del Capitán Dorn

Un capitán retirado de la Policía de la ciudad de San Luis (Misuri, EE.UU.) fue asesinado este martes por saqueadores mientras estaba protegiendo una casa de empeños. Su muerte fue vista públicamente durante una transmisión en Facebook Live, informan medios locales.

Ann Marie Dorn, esposa de David Dorn, relató que su marido trabajaba en la tienda, perteneciente a un amigo, y llegó allí cuando se activó la alarma antirrobo. Aproximadamente a las 2:30 (hora local) recibió un disparo en el torso y falleció en el lugar.

Loading...

Hasta el momento no hay detenidos por el caso. Las autoridades ofrecieron una recompensa de 100.000 dólares por toda información que resulte crucial para la investigación.

Entre tanto, varias personas han reportado en las redes sociales que la muerte del policía retirado fue vista durante una transmisión en Facebook Live. En ese contexto, un portavoz de esa compañía afirmó que están «entristecidos por lo que tuvo lugar en San Luis». «De acuerdo con nuestra política, el video ha sido cubierto con una pantalla de advertencia, pero permanece en la plataforma para que la gente pueda tomar conciencia o condenar el evento», indicó.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se pronunció en su cuenta de Twitter sobre la muerte de Dorn y expresó su «mayor respeto» a la familia del policía fallecido. «Nuestro mayor respeto a la familia de David Dorn, el gran capitán de la Policía de San Luis, que fue brutalmente baleado y matado por despreciables saqueadores la pasada noche. Honramos a nuestros agentes de la Policía, quizás más que nunca antes. ¡Gracias!», escribió este 2 junio.

Tim Fitch, exjefe de la Policía de San Luis, calificó a Dorn de «verdadero funcionario público», que siempre estuvo «protegiendo y sirviendo todo el camino hasta el final».

En distintas ciudades de EE.UU. se vienen sucediendo multitudinarias protestas a raíz de la muerte de George Floyd, un afroamericano de 46 años, poco después de ser detenido por presunto «fraude en curso».

De acuerdo con la autopsia, George Floyd falleció el pasado 25 de mayo como consecuencia de «un paro cardiopulmonar» que ocurrió mientras estaba siendo reducido por un agente de la ley (o varios) que lo inmovilizó y aplicó «compresión en el cuello» con la rodilla más de 8 minutos, mientras estaba detenido.

 


Comparta este artículo.
Continue Reading

Hispanoamérica

Venezuela: El narcogobierno de Maduro utiliza la valija diplomática para enviar cocaína a España, Francia, Alemania, Holanda e Italia

Published

on

Comparta este artículo.

Por Joaquín Abad/Mil21.-

Un antiguo miembro de las FARC, Alexander Duque González, ahora colaborador de la DEA, ha realizado unas declaraciones a los periodistas Roberto Granda, de España, y Herbin Hoyos, de Colombia, en el programa Estado de Alarma, donde narra las vinculaciones de Venezuela y Ecuador en el tráfico de cientos de toneladas de cocaína a Europa y Estados Unidos.

Loading...

Según este testigo de la Corte Sur del Estado de Nueva York, en el sumario donde el Fiscal General William Barr solicita la extradición de la cúpula del gobierno venezolano por narcoterrorismo, Rafael Correa fue financiado por las FARC para la presidencia de Ecuador, con el compromiso de que les facilitara el paso de la droga procedente de Colombia y Perú por su país y la utilización de los puertos del Pacífico en las costas ecuatorianas.

Incluso se llegó a colocar un alijo de 50 kilos de cocaína en uno de los barcos del candidato contrario, Álvaro Novoa, para que el escándalo lo apartara de la presidencia y despejar la llegada de Rafael Correa.

El propio Alexander Duque fue el encargado de entregarle a Correa el dinero que necesitara para su campaña electoral.

Declara que el personalmente facilitó setenta toneladas de cocaína por encargo del gobierno de Venezuela, siendo el Jefe de la Inteligencia Miliar, en persona, Hugo Carvajal, quien se hizo cargo de la mercancía que era transportada en aviones y que se repartía a diferentes plazas con destino Europa, Estados Unidos y Canadá.

Alexander Duque dice que mucha de la droga que se suministraba a Venezuela, era enviada en maletas de 40 hasta 60 kilos cada una, en valija diplomática a las embajadas de Madrid, Paris, Berlín, Roma y Ámsterdam, para sobornar a autoridades y políticos. Esto lo comentó cuando se le preguntó su opinión sobre las famosas maletas que acompañaban a Delcy Rodríguez, en el pasado mes de enero, a su paso por el aeropuerto de Barajas acompañado del ministro Ávalos, que como se publicó, cambió su versión unas ocho veces hasta reconocer que facilitó el tránsito de la vicepresidenta a su llegada a España, a pesar de que tenía prohibido el ingreso en territorio de la unión europea.

El periodista colombiano Herbin Hoyos sostiene que cuando Hugo Carvajal huyo de Venezuela se refugió en España hasta que la justicia estadounidense solicitó su extradición, que no pudo cumplimentarse porque desapareció de su domicilio, y que fue protegido por el sector de Podemos que tiene vinculaciones con Venezuela, señalando directamente a Pablo Iglesias, actual vicepresidente del Gobierno de Pedro Sánchez.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Internacional

Donald Trump firma su orden contra Twitter y Facebook y dice que «el fact-checking es activismo político»

Published

on

Comparta este artículo.

Donald Trump ha firmado su anunciada «orden ejecutiva» sobre las redes sociales a cuenta de la batalla que ha lanzado en los últimos días y que comenzó cuando Twitter decidió desafiar al presidente incluyendo de forma sorpresiva mensajes sobre verificaciones de sus afirmaciones, el famoso ‘fact-checking’ cada vez más en boga últimamente.

En este sentido, Trump se ha descolgado afirmando que «el fact-checking es activismo político». Lo dijo en plena denuncia sobre la parcialidad de los responsables de las principales redes sociales que, dice, están en contra de los conservadores.

Loading...

Trump apareció con un ejemplar del New York Post en su mesa del despacho oval de la Casa Blanca antes de firmar públicamente su nuevo decreto sobre las redes sociales. El de Trump es un movimiento que parece, empero, más político que con aplicaciones reales, más encuadrado en su batalla dialéctica que en algún tipo de normativa aplicable que vaya a cambiar algo a corto plazo en el funcionamiento de las redes sociales.

Sí que ha mostrado intención Trump de acabar con la «sección 230» de la Ley de Decencia de Comunicaciones, que exime a estas plataformas de responsabilidad por el contenido que publican. Según las intenciones de Trump, si las redes sociales censuran contenido, pasarían a ser responsables del contenido que sí se publica, y estarían sujetas a esa normativa por tanto.

Trump ha asegurado que los ‘fact-checkings’ que las redes sociales realizan son «decisiones editoriales» que, según él, están dirigidos por las grandes tecnológicas de la liberal Silicon Valley con el objetivo de dañar a los conservadores republicanos. «Estamos hartos de ello» ha sentenciado Trump firmando una orden que dice que pretende defender la libertad de expresión.

El origen de la nueva batalla

Esta última batalla entre Donald Trump y Twitter, su medio de comunicación preferido, por otra parte, arrancó, o más bien, estalló, el martes. Trump estaba colgando mensajes en los que aseguraba que el voto por correo en las elecciones estaba manipulado, deslizando la idea de que se estaba preparando un fraude electoral.

Entonces, los responsables de Twitter decidideron dar un giro a su estrategia e intervenir directamente en los mensajes de la cuenta de Trump. En los dos mensajes críticos hicieron sendas inserciones a modo de ‘fact-checking’ o verificación de hechos, dando a entender que las afirmaciones del presidente no eran ciertas.

Haciendo ‘click’ en las inserciones de Twitter, el usuario accedía a una zona donde se recopilaban una serie de informaciones que desmentirían las afirmaciones de Trump sobre ese supuesto fraude en el voto por correo.

Era evidente que la batalla estaba planteada y que Trump haría algo para contraatacar tras este posicionamiento de Twitter, el servicio de publicación de mensajes más utilizado por él. Por cierto, la de Donald Trump es la octava cuenta con más seguidores de todo el planeta, con 88 millones de seguidores. El número 1 mundial en Twitter es, precísamente, su antecesor en la Casa Blanca, Barack Obama, con 127 millones de seguidores. Entre ellos, actores y cantantes famosos.

Pues bien, ya este miércoles, Trump dio su primer paso adelante. El presidente tomó la palabra para asegurar que «regulará» o incluso «cerrará» las redes sociales si «silencian» a las voces conservadoras, horas después de que Twitter incluyese por primera vez un aviso que ponía en duda la veracidad de un mensaje del mandatario.

«Los republicanos creen que las plataformas de redes sociales silencian por completo las voces conservadoras. Las regularemos firmemente o las cerraremos antes de dejar que ocurra algo así», ha añadido, considerando que ya en 2016 estas redes intentaron -«y fracasaron»- algo similar. «No podemos dejar que una versión más sofisticada ocurra de nuevo», ha advertido.

Trump ha asegurado que tampoco se puede permitir la implantación del voto por correo, «una vía libre para el engaño, la falsificación y el robo de papeletas». Con este sistema, ha afirmado el mandatario, «ganará el que más engañe».


Comparta este artículo.
Continue Reading

Elija el idioma / Choose your language

ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish