Connect with us

Vascongadas

Una pareja paquistaní cobraba 10.000 euros al mes en ayudas sociales en Vitoria

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Una pareja de origen paquistaní residente en Vitoria podría haber falseado su identidad hasta en diez ocasiones para conseguir ayudas sociales de forma fraudulenta. Él cobraba seis rentas de garantías de ingresos (RGI) al mismo tiempo y su mujer, otras cuatro. Estas percepciones sociales eran otorgadas desde las oficinas de empleo y ayudas sociales del Gobierno vasco, Lanbide, adonde acudía esta pareja de defraudadores para cobrar. Una renta que, según publica « El Correo», podría variar entre los 6.000 y los 10.000 euros mensuales. Se calcula que durante los más de tres años que engañaron al Gobierno vasco, ganaron 395.000 euros. Cuatro personas ya han sido arrestadas por estos hechos.

Fue la Diputación de Álava (PP) la que denunció en 2013 que se había detectado una llegada masiva de menores de Pakistán, que recalaban en los centros de acogida de la capital. De hecho, la población paquistaní se ha triplicado, de 500 a 1.500 personas censadas. A raíz de aquello, la Ertzaintza ha descubierto una red que habría falseado documentación para facilitar el cobro de las ayudas sociales a personas de aquel país. En Vitoria se han descubierto un centenar de empadronamientos falsos de paquistaníes. Un entramado que estaría vinculado con la captación de menores en la región norte del país (Lahore). Allí ofrecían a sus padres llevarlos al País Vasco, donde sus hijos podrían vivir de las instituciones previo pago de hasta 6.000 euros. Viajaban a través de Turquía, Grecia y Barcelona, hasta alcanzar la capital alavesa.

Indignación de la opinión pública alavesa

Otros casos flagrantes han incendiado en el último año a la opinión pública alavesa, que ha visto cómo condenados como un abusador sexual han seguido cobrando la RGI después de ser sentenciados. A la pregunta de por qué se concentra esto en Álava, el diputado general, Javier de Andrés (PP), responde:«Es en todo el País Vasco, pero ni PNV ni Bildu lo denuncian. La normativa aquí es laxa, hay mala gestión y cero control. Se les ponen sueldos sociales altos, sin demostrar nada, y funciona el boca a boca», denuncia.

Se calcula que se han cobrado indebidamente86 millones

Vitoria se ha convertido en el epicentro del debate sobre los requisitos exigibles para el acceso de cualquier ciudadano a las ayudas sociales. En concreto, el regidor de Vitoria señaló en verano a los extranjeros de origen magrebí, «argelinos y marroquíes», por venir a «vivir de las ayudas sin querer trabajar». Según datos oficiales del Gobierno vasco, un 65 por ciento de estas nacionalidades cobran ayudas, lo que para el PPrefleja una «situación anómala» y tiene un «efecto llamada».

Se calcula que el cobro indebido de prestaciones en el País Vasco desde 2012 se eleva a 86 millones, según datos oficiales. El alcalde de la capital alavesa, Javier Maroto, y el PP vasco llevan meses denunciando en solitario los «abusos» cometidos en particular por una parte de la población, inmigrantes en situación irregular, que al no poder acceder al mercado regular «perpetúan» su situación como receptores de las ayudas sociales. En el País Vasco estas ayudas son superiores a las del resto de España, hasta 866 euros al mes más otros complementos, como ayudas para el alquiler (250 euros).

(ABC)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
1 COMENTARIO

Vascongadas

La extrema izquierda europea tratará de tomar el corredor Irún-Biárriz coincidiendo con la reunión del G-7 en la ciudad francesa

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Partidos políticos, organizaciones sindicales y asociaciones de todo tipo ligadas a los movimientos independentistas vascos y a la extrema-izquierda de Francia y España tratarán de hacerse con el control de las principales calles y de las carreteras que forman parte de los 30 kilómetros que separan la localidad fronteriza de Irún de Biárriz, la urbe gala donde entre el 24 y el 26 de agosto se celebrará la reunión del grupo del G7, formada por algunos de los principales países del mundo.

Reunidos en la plataforma G7 Ez, más de medio centenar de movimientos sociales secesionistas, comunistas y anarquistas afirman que “hay muchos motivos para luchar en contra del capitalismo que representa el G7 y a favor de la construcción de un mundo basado en un nuevo modelo”.

Los integrantes de esta iniciativa, entre la que encuentran formaciones políticas (Sortu, Ernai, Podemos, Ezker Anitza, Partido Comunista francés), organizaciones sindicales (CGT, Steilas, Hiru) y movimientos feministas, antidesahucios o de los “chalecos amarillos”, afirman que “la cumbre del G7 simboliza la superioridad de las potencias occidentales, siendo su principal objetivo la toma de compromisos para eternizar el capitalismo y profundizar en el neo-liberalismo”. Además, estas entidades, con amplia experiencia en la toma de espacios públicos y en el diseño y puesta en marcha de numerosas acciones de convulsión callejera, creen que “la situación del mundo que simboliza el G7 es muy grave: cambio climático, aumento de la desigualdad, guerras imperialistas, crecimiento de la violencia machista, migración forzada y superioridad de las multinacionales”. Por si todo esto fuera poco, los voceros de estas organizaciones de extrema-izquierda añaden que “esta cumbre del G7 tiene la particularidad de realizarse en Euskal Herria, un territorio donde las resistencias al capitalismo, el heteropatriarcado y el imperialismo, así como la voluntad de construir un mundo diferente, siguen vivas”.

La Plataforma G7 Ez, que afirma querer “un mundo feminista y descolonial”, donde se “agriete el heropatriarcado” y en el que “se derriben las fronteras porque nadie es ilegal”, organizará un amplio cartel de conferencias, charlas, concentraciones, manifestaciones e iniciativas de protesta entre Irún y Biárriz, que incluirán tanto zonas previamente establecidas de los diferentes municipios como numerosos espacios infraestructurales (carreteras, autovías, vías de ferrocarril, etc).

Para responder a estas acciones, el Gobierno francés ha diseñado un férreo dispositivo de seguridad en el que tomarán parte más de 5.000 policías y 4.000 militares. Un centenar de unidades de las CRS (Compañías Republicanas de Seguridad), las fuerzas antidisturbios galas, especializadas en el control del orden público, se desplazarán hasta la zona que, en su epicentro, estará absolutamente cerrada a cal y canto para los participantes en el G7. De hecho, la totalidad de la zona de la playa y alrededores del centro de Biárriz se dedicará exclusivamente a servir de base de trabajo a los participantes en el encuentro y a los medios de comunicación.

Según cuenta La Tribuna del País Vasco, tanto el CNI como los Servicios de Información galos, que están siguiendo con especial atención las posibles amenazas existentes contra el encuentro del G-7, tienen constancia de que a los movimientos “oficiales” de protesta se unirán cientos de anarquistas, zadistas, ‘antifas’ y radicales, originarios especialmente de países como Alemania, Holanda o Bélgica, que buscarán desarrollar acciones violentas en diferentes puntos urbanos. Del mismo modo, todas las fuerzas de seguridad dedicadas al control del evento se encuentran especialmente en alerta por la permanente amenaza que el terrorismo islamista supone para este tipo de actos.

(La Tribuna del País Vasco)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Vascongadas

Coca Cola patrocinó un acto popular en el que se rindió culto a terroristas de ETA

Published

on

Imagen: COVITE
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) ha enviado una carta al presidente de Coca Cola Iberia para informarle de que Coca Cola ha patrocinado una fiesta en la localidad vizcaína de Galdácano en la que se instaló una carpa con fotos y dibujos de miembros de ETA encarcelados para exigir su liberación. “Lamentablemente las instituciones no siempre cuentan con la voluntad de impedir este tipo de actos, como se ha podido comprobar este fin de semana en Galdácano. Lo que nos queda es apelar a la responsabilidad social de firmas como Coca Cola para que no financien ni promuevan indirectamente este tipo de actos”, afirma Ordóñez en su misiva.

Según explica COVITE, la fiesta a la que COVITE hace referencia es el Mozoilo Eguna o “Día del mochuelo” en euskera, y la organizan 17 asociaciones culturales y deportivas de Galdácano pertenecientes a diferentes ámbitos. Desde hace tres años se celebra cada mes de junio y se publicita como un espacio en el que poner en valor las tradiciones propias del municipio. Este año, entre los organizadores de la fiesta se encontraba la agrupación juvenil Zizpa Gazte Konpartsa, vinculada a la izquierda abertzale, y con un amplio historial de homenajes a presos de la banda terrorista. “Como en ediciones anteriores, su particular aportación a la cultura de Galdácano ha consistido en instalar una carpa decorada con fotos y dibujos de miembros de ETA encarcelados para exigir su liberación”, asegura Consuelo Ordóñez.

“Para nosotros, como familiares de personas que han sido asesinadas de la forma más cruel, ir paseando por las calles de Galdácano o cualquier otro pueblo y toparnos con la cara de los asesinos de nuestros familiares supone una verdadera humillación”, denuncia la presidenta de COVITE en su carta. “Llevamos años denunciado que rendir culto público a los terroristas atenta no solo contra la dignidad de nuestros familiares, sino contra la del conjunto de la sociedad. En los últimos años hemos podido comprobar cómo las fiestas y jornadas populares del País Vasco y Navarra se han convertido en el caldo de cultivo perfecto para que las plataformas radicales afines a ETA lleven a cabo homenajes y actos públicos de culto al terrorista”.

(La Tribuna del País Vasco)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Vascongadas

Un periodista de la BBC investiga el pasado de uno de sus ancestros vascos y descubre que se dedicó al tráfico de esclavos en Chile

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Jaime González, un periodista de la BBC, empeñado en investigar el papel jugado por sus antepasados en el tráfico de esclavos, descubre que Pedro Nicolás de Chopitea, tatarabuelo de su abuelo y originario de la localidad vizcaína de Lequeitio, emigró en la última década del siglo XVIII a Santiago de Chile, donde se convirtió en uno de los hombres de negocios más importantes de la capital chilena, comerciando con todo tipo de bienes entre Europa y Sudamérica.

“En algunos casos, entre los cargamentos que se transportaban a su nombre, también había esclavos”, explica González, quien detalla que la participación de Chopitea en el comercio esclavista ha sido documentada por el historiador chileno Francisco Betancourt Castillo, que durante diez años ha estado estudiando el rol de los comerciantes vascos en Chile durante la última etapa de la colonia.

Según narra el periodista de la BBC en su reportaje, el profesor Betancourt le explica que en esa época, en la que el tráfico de esclavos aún no estaba prohibido, era habitual que grandes comerciantes del Cono Sur como Chopitea se dedicaran en algunas ocasiones a esta actividad si se daba una coyuntura favorable y aprovechando sus redes de contactos. “Eran operaciones mercantiles triangulares. Por ejemplo, transportaban productos subtropicales desde Perú hacia Chile y Argentina, y esclavos desde Buenos Aires hacia Valparaíso y Lima. Si bien la trata de esclavos no era en ningún caso la principal actividad comercial de Chopitea, su participación en este negocio queda patente en la correspondencia que mantuvo con dos de sus socios. Chopitea era el vínculo entre ellos dos geográficamente. Se encargaba de recibir los esclavos que llegaban a Chile desde el Río de la Plata. Se encargaba de la financiación que estas operaciones requerían y luego del traslado de los esclavos, a veces en sus propios barcos, hacia el Perú, a los mercados urbanos de Lima y el Callao”.

Jaime González relata en su reportaje que en las cartas que le muestra Betancourt, fechadas entre 1803 y 1804, “el cajero de Chopitea da detalles de varias caravanas de esclavos que mi antepasado tenía que recibir en Chile. Lo más impactante de leer esta correspondencia son las descripciones sobre el estado en el que se encontraban los esclavos, tanto anímica como físicamente, mientras eran trasladados de un territorio a otro. Eran travesías que se podían prolongar durante dos meses en las que, si no morían víctimas de las duras condiciones del viaje o de las enfermedades, los esclavos perecían tras escapar y tener que sobrevivir en un territorio que les era totalmente desconocido. Precisamente en una de las cartas, el cajero de Chopitea cuenta cómo se habían escapado varios esclavos después de que alguien les hubiera dicho ‘que los llevaban en mala tierra, en donde la gente tenía cuatro ojos y comía gente, y que a ellos se los comerían luego que llegasen, echándolos en calderas de aceite hirviendo. Y esto les puso tal terror que estaban aguardando la ocasión para huirse como en efecto lo verificaron’”.

Según le explica el historiador a González, “de estas cartas se desprende que para para estos comerciantes, participar en el tráfico de esclavos ‘era algo complejo’. Por un lado hay un incentivo económico que hacía que a los esclavos se los contabilizara como ‘piezas’, como cualquier otra mercadería. Pero uno puede percibir en las cartas que hay cierta preocupación o cuidado porque se está tratando con una mercadería que es distinta a las demás”.

Durante las batallas por la independencia de Chile a principios del siglo XIX, Pedro Nicolás de Chopitea, igual que muchos otros comerciantes peninsulares radicados en Santiago, apoyó al bando realista que defendía los intereses de la Corona española. Eso hizo que todos sus bienes y propiedades fueran confiscados y se viera obligado a abandonar Chile con su familia, radicándose en la ciudad de Barcelona en 1819.

(La Tribuna del País Vasco)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: